26/04/2001 | 704

«Ni por más ni por menos. Vamos por lo nuestro»

Intervención de Jorge Altamira
Por Editor

«Es para mí un enorme orgullo poder dirigirles la palabra en este congreso. Es que el objetivo principal que hemos tenido, desde que ingresamos a la Legislatura, fue valernos de esa posición para hacerla un instrumento de organización de los trabajadores, desocupados y desalojados, víctimas de la política capitalista dentro de la ciudad. Veo con orgullo la presencia de compañeros de los hospitales, barrios, desalojados, municipales. Toda esa lucha nos ha servido para organizarnos y transformarnos en una fuerza que se tiene que hacer valer. No es una banca lo que vale para derrotar los planes: lo que vale es la movilización y la organización. Al servicio de ella pusimos nuestra condición de diputado.


«Este congreso es muy oportuno: hace una semana, Cavallo se reunió con Ibarra para planificar la ofensiva final de los especuladores sobre la ciudad. Al hacerlo, confirmaron la denuncia que hicimos en la campaña electoral, que tanto Cavallo como Ibarra estaban unidos por el mismo propósito de entregar la Capital a los especuladores, y echar a los compañeros de los barrios y sus casas, porque ese lugar es el que necesitan para sus shoppings y negociados. Nuestra denuncia se ha confirmado. Pero ahora que ellos se reunieron, nosotros, los piqueteros y luchadores, también nos estamos unificando para darles la batalla final.


Tenemos una gran ventaja al estar en la Legislatura. Porque además de pele ar en el barrio o en el lugar de trabajo, peleamos en las entrañas del enemigo. Veamos si no la Villa 31, donde el gobierno lanzó ese proyecto del Fondo Mujica, que rápidamente se reveló que era un verso. Una plata que no se sabía de dónde venía ni a dónde iba. Porque no es para el barrio, sino para sacar a los compañeros de la Villa y dejar el lugar despejado para los negociados inmobiliarios. Ellos lo aprobaron en la Comisión de Presupuesto de la Legislatura, donde tienen mayoría. Pero nosotros pedimos que fuera a la Comisión de Vivienda, donde ocupamos un lugar. Hubo una enorme resistencia, pero logramos pasarlo a Vivienda. Y fuimos a explicarle a los compañeros de la Villa lo que estaba en juego. Y ayer, en una asamblea en la Villa, 200 compañeros se reunieron y discutieron las alternativas que nosotros les llevamos. Yo, la semana que viene, voy a estar en la Comisión de Vivienda, peleando, no el proyecto de los especuladores, sino el que votó la asamblea de la Villa (aplausos).


Piqueteros políticos


«Para eso, los trabajadores queremos representantes y tribunos políticos. Para eso, queremos que los piqueteros se levanten como dirigentes políticos. Insisto, porque ahora que se habla *con justicia* de la corrupción de los políticos, ¡cuidado! ahora hablan de la corrupción, pero cuando aprobaron la reforma laboral y las privatizaciones, decían: ‘¡Qué bien los políticos!’ Ahora que todo se viene abajo, la culpa es de los políticos. Pero lo que quieren es echar mugre sobre el político que está naciendo, sobre la necesidad que tenemos los obreros de nuestros propios políticos. El trabajador que lucha para que el gobierno esté en manos de la clase obrera, ese obrero es un político. Queremos miles y miles de políticos de la clase obrera. Y van a ser los compañeros piqueteros, que se reúnen en todo el país, en Tartagal, en Neuquén. En Capitán Bermúdez, donde los compañeros están ocupando la Intendencia con el apoyo del movimiento obrero de la zona, y con quienes, desde aquí, nos solidarizamos (aplausos).


«Compañeros: hablamos con orgullo del piquetero. ¿En qué se distingue de otro trabajador? En que no agachó la cabeza. El dice: ‘Yo voy a salir a defender lo nuestro. Si me quieren echar de mi casa, no me dejo desalojar. No me dejo cagar de hambre, no me dejo despedir’. En cambio, en la Legislatura, el piquetero es casi un delincuente. A raíz del juicio para condenar a algunos piqueteros, hubo que debatir la cuestión. Desde la banca del PO, por primera vez en la historia, se escuchó la defensa de los piqueteros: no sólo de los de ahora, sino de los del año 1900, de los que lucharon por las primeras leyes obreras, del piquetero que fue mi padre, de los piqueteros del 17 de octubre; una defensa, en fin, que dejó enmudecidos a los otros representantes. Compañeros: para triunfar, tenemos que demostrarle a la sociedad que el piquetero es una nueva gran figura humana. Que en el seno de nuestra clase, surge una figura que lucha desinteresadamente por los intereses colectivos. Mientras que en la otra clase, están los Yoma y los lavadores de dinero. Estamos ante un nuevo ser humano frente al ser humano acabado y podrido que expresan los capitalistas. Hay que demostrar nuestra moral, histórica y humana. Compañeros: ¡Vivan los piqueteros argentinos!


La importancia de los planteamientos políticos


«Compañeros: tomemos por ejemplo el caso de la represión policial, que es un infierno para los jóvenes y también para los adultos, principalmente si tienen el cabello y la tez oscuros. Ibarra quiere que le transfieran la policía al Gobierno de la Ciudad. Sería un caso fantástico de autonomía, dicen, que la Federal esté bajo control del gobierno. En nombre de la democracia, se quiere institucionalizar la represión. ¡Quieren transferir a esta misma policía que coimea en los partidos de fútbol! Nadie se opuso. Yo, en dos oportunidades, me opuse. No quiero la Federal en la Capital. ¿Qué planteamos? Una nueva institución, reclutada entre las organizaciones de derechos humanos, a cargo de la defensa de la propiedad de los trabajadores, de sus viviendas. No como en Padelai, donde el gobierno se ha instalado para confiscarle a los vecinos una propiedad que vale millones de dólares. Una fuerza que defienda al obrero contra la confiscación capitalista. Una organización reclutada entre los trabajadores, y no la policía de la dictadura, reclutada entre torturadores y coimeros.


«Algunos me decían: ‘¿Para qué te esforzás en debatir, si finalmente le hablás a los crápulas? Además, hay un bloqueo de los diarios respecto de los debates en la Legislatura’. Pero lo seguí haciendo, con la convicción de que esos planteamientos, reproducidos en toda la ciudad, iban a permitir un congreso como éste. Y que esos planteamientos se divulguen. Un ejemplo: el 19 de abril se cumplía otro aniversario del crimen de Bulacio. La Alianza propuso una resolución consagrándolo como ‘Día de la no violencia’. Para ellos, es lo mismo que un comisario mate un chico, a que un chico se defienda del atropello de un comisario. Yo defiendo al chico y denuncio la violencia de la policía. ¿Qué quieren decir con ‘Día de la no violencia’? En un país donde la violencia es monopolio de las fuerzas de seguridad, donde la violencia es legítima por parte del Estado, ¿qué quieren decir? ¿Ese día se cierran las comisarías? ¿Ese día se suspende el Estado? Lo menos que podríamos hacer, señalé en el debate de la sesión, es decir que hoy se instaure el Día contra la violencia policial. Después, en el debate, pretendieron limitar la condena a la ‘violencia policial ilegítima’. Pero yo les contesté: la muerte de 1.000 chicos desde 1985 hasta hoy, revela una metodología, que debe ser repudiada. Fue un ataque violento a sus posiciones. Finalmente, se alteró el proyecto y quedó consagrado como Día contra la violencia policial (aplausos). Pero los diarios no informan. Ahora Página/12 informa que se consagró Día contra la violencia policial… por moción de la Alianza, y el PO no figura. Y toda la denuncia y el análisis nuestro, no está mencionado.


«Compañeros: no hay barrio que no hayamos defendido. No sólo Soldati, Lugano u Oculta. Cuando las inundaciones en Belgrano, dimos una batalla brutal. Fuimos los únicos que pedimos una comisión investigadora. Una parte de los vecinos vino y escuchó. Hoy, en los diarios, sale que la comisión investigadora que rechazaron aliancistas y justicialistas, hoy la hace un juez, por pedido de los vecinos. ¿A qué quiero llegar? Que cuando se tiene una política y una estrategia, se sabe a dónde se quiere ir y unificamos los propósitos, se abre un rumbo, aunque seamos uno entre 60. ¿Cuántas veces fuimos a la 1-11-14 para defender al Cuerpo de Delegados?


La Legislatura está llena de comisiones participativas. Todos participan. La participación es el cuento para que el trabajador se desahogue, pero no se resuelve nada. Hacen falta 150.000 viviendas y sólo han puesto 30 millones de pesos para Vivienda. Denuncié que el Banco de la Ciudad no ponía un peso para Vivienda. Decían que si la plata del banco iba para Vivienda, éste se fundía, porque los trabajadores no iban a pagar. Decíamos que sí: que si se construían, habría más trabajo y por lo tanto más impuestos, y por esta vía el banco recuperaría el dinero aportado. ‘Nosotros somos más vivos’, nos contestaron: ‘Nos dedicamos a comprar los títulos de la deuda externa del gobierno’. Yo les dije: ‘¿No ven que son títulos de un país quebrado, que no puede pagar la deuda? Cuando se vengan abajo, el banco va a quebrar’. Es lo que está ocurriendo hoy; teníamos razón nosotros. Los capitalistas usan los bancos para vaciar el país.


«Estas conclusiones están planteadas en las reivindicaciones que hoy levantamos: subsidiemos a los compañeros desocupados, hay dinero para ello en las grandes empresas y monopolios radicados en la ciudad. ¿Cómo puede ser que con un ingreso per cápita de 24.000 dólares por habitante, el 50% de los trabajadores de la ciudad gana menos de 400 pesos? Tenemos que ir a defender a los compañeros desalojados, en sus barrios *La Boca, San Telmo, donde en 1910 los inquilinos les pararon la chata a los capitalistas inmobiliarios con una huelga general. Parar los desalojos. Comisión Investigadora de los hoteles miserables, verdaderos agujeros donde van a parar los desalojados, manejados por punteros del radicalismo y del PJ y donde se pagan fortunas, con cuya plata se podría construir viviendas. Tenemos programa, tenemos un plan de acción, tenemos una conciencia. Compañeros: este congreso fue convocado por un Polo Obrero. Reivindicamos nuestra condición de clase obrera. Una clase obrera con una de las historias más ricas del mundo. Decimos: no nos doblegarán. Ahora que fracasaron por completo, ahora que todo se derrumba, deben gobernar los trabajadores. Ahora, los que vamos por lo nuestro somos nosotros. No tenemos la jactancia de los políticos truchos, que siempre van ‘por más’. No vamos ni por más ni por menos, vamos por lo nuestro.»

 

En esta nota

También te puede interesar: