22/01/2021
TRANSPORTE PÚBLICO

No al recorte de líneas de colectivos en Rosario

El Partido Obrero y el FIT se movilizaron en rechazo de la reforma ajustadora del sistema de transporte.

El Partido Obrero, el Polo Obrero y el Frente de Izquierda se movilizaron hoy en Rosario desde la sede de la Municipalidad de Rosario hasta el Concejo Deliberante para rechazar la llamada «readecuación del transporte», que es un ajuste liso y llano de las líneas de colectivos.

En efecto, luego de que el conjunto de los bloques políticos presentes en el Concejo (radicales, socialistas, macristas, peronistas y Ciudad Futura) votaran la Declaración de Emergencia en el transporte, que le dio súper poderes al intendente Pablo Javkin para reorganizar el sistema de transporte, 11 líneas de colectivos serán recortadas y otras 25 se fusionarán a partir del lunes 25 de enero.

El 1 de febrero, el boleto de colectivo pasará a costar $45, un nuevo tarifazo que acumula la gestión del Frente Progresista con la ayuda de los bloques opositores, que también en el pasado facilitaron esa potestad a la intendenta Mónica Fein.

Crece el reclamo popular

La movilización que recorrió las sedes del poder político rosarino forma parte de las protestas que, con asambleas y cortes de calle, se vienen produciendo en las barriadas de Rosario, las más afectadas por el recorte.

Como señalamos desde el Partido Obrero durante el acto de cierre de la jornada de protesta, en el momento en que más se necesita reforzar el transporte para evitar los contactos estrechos en medio de la segunda ola o rebrote, el gobierno empuja a la población a viajar en condiciones de mayor hacinamiento. Una medida contra la vida de la población trabajadora.

El tema es muy sentido por las y los jubilados, que deben viajar al centro para hacer trámites en PAMI, Anses o los bancos donde cobran sus haberes. Y por el conjunto de la clase trabajadora que se atiende en los hospitales públicos, que están concentrados en un radio más bien céntrico.

La cuestión de la inseguridad ciudadana es también una preocupación que empujó a las y los vecinos a salir a luchar, porque objetivamente las caminatas hacia las paradas y la caída de frecuencia favorece las posibilidades de ser víctimas de un hecho delictivo, en una «Rosario caliente» por la descomposición policial y la connivencia estatal con el narcotráfico.

Asambleas populares y plan de lucha. Que no pase el recorte

De manera autoconvocada se están produciendo asambleas y acciones de lucha, como sucedió en Tablada y Villa Manuelita, barrios particularmente afectados por el recorte de la línea 146. Otra localidad especialmente perjudicada es la populosa Villa Gobernador Gálvez.

Al problema del recorte se suma el del trasbordo. Debido a esto, deberán combinarse la tarjeta Movi (municipal) con la SUBE (nacional) aumentando el costo de financiación de los pasajeros que tendrán que cargar no una sino dos tarjetas con tarifazo.

Desde el Polo Obrero y el Partido Obrero iniciamos una campaña de agitación política para que no pase este atropello. Promovemos reuniones, asambleas y autoconvocatorias vecinales para defender el derecho al transporte público de pasajeros.

De fondo, reclamamos la inmediata apertura de los libros de las líneas de transporte privatizadas para saber dónde fueron a parar los multimillonarios subsidios que no están para garantizar el servicio ni los salarios. El Estado, por el contrario, viene asumiendo todas las obligaciones mientras El Cacicque, Rosario Bus y cía, solo embolsan ganancias.

No al recorte de líneas. Abajo el tarifazo.

 

 

También te puede interesar:

Reclaman el pago de 8 meses de salario adeudado y que se respeten sus puestos de trabajo.
Que la crisis de Vicentin no la paguen los trabajadores.
El intendente de Rosario confiesa haberse vacunado mientras el 40% del personal de salud aún no recibió la primera dosis.
La falta de medidas de bioseguridad es uno de los factores de un inicio del ciclo lectivo sin las más mínimas condiciones elementales.
Hace una semana que no se sabe nada de ella.