20/11/2003 | 826

No viven ni dejan vivir

Hay que seguir con la lucha. Durante este tiempo han sucedido varios hechos en La Plata, en la localidad de Los Hornos. No podemos dejar que este sistema tan corrupto nos siga destruyendo de esta manera.


A mí, en particular, me van matando lentamente, sacándome todo lo que tengo y lo que me costó muchos años de trabajo y sacrificio. En septiembre me robaron reiteradas veces, incluso se llevaron recortes de diarios sobre del Puente Pueyrredón. El 11 de noviembre pasado, a la madrugada, prendieron fuego mi casa, dejándome sin nada. Además, han roto y robado el comedor del Polo de los Hornos, y encima tenemos tres compañeros que son seguidos por un vehículo que una de las compañeras vio en la Comisaría 3ª de Los Hornos. Meses atrás (y no tan atrás) le quemaron el comedor al Mtd Aníbal Verón, y le robaron varias veces al comedor de la Ctd Aníbal Verón; eso sin contar los vecinos que son robados continuamente en la zona.


En esta localidad hay una mafia terrible que es comandada desde la Comisaría 3ª ( en esta seccional el comisario está investigado por enriquecimiento ilícito).


El gobierno ha montado un operativo encubierto contra los movimientos piqueteros con bandas de lúmpenes que ellos organizan y protegen. Este tipo de delitos pasa en todos los barrios y localidades; ellos (los ratis) dicen que los delincuentes somos los piqueteros.


En todos los medios nosotros salimos como los piqueteros duros, los vagos que no queremos trabajar y que cortamos las calles. No les importa que somos seres humanos que tenemos familias y nos cagamos de hambre, y tenemos que salir a pelear contra este gobierno por un trabajo digno, el cual nos reprime, nos procesa e inicia causas contra nosotros. No nos da trabajo, nos roba; lo peor de todo: «nos mata», y encima no le gusta que salgamos a reclamar justicia.


Quieren que me acobarde y deje de luchar. Si piensan que dejándome sin casa me voy a callar, están muy equivocados. Tengo una familia y lucho por ella, y nadie ni nada me va a detener hasta que tenga una verdadera justicia. Dejaré de luchar cuando me muera.


A pesar de las pérdidas, la lucha recién comienza y hay Kosteki para rato; y no voy a bajar los brazos por nada en el mundo.


Compañeros, no dejen de pelear por un país digno y justo para todos. Sin la lucha no tenemos futuro, el futuro lo tenemos que construir nosotros, luchando, con otro 19 y 20 de diciembre, para sacar a toda la mierda que nos mata de hambre.


[email protected]

También te puede interesar:

Se cayó la versión trucha de la Bonaerense sobre Chano Charpentier, pero el gobierno sigue avalando el accionar policial.
El ministro de Seguridad bonaerense busca avanzar con un reforzamiento represivo.
La gente intercambia productos a cambio de comida, una muestra devastadora del derrumbe social.
Un gran desafío en una ciudad de fuertes contrastes sociales.