20/09/2007 | 1010

Orán: Lara Gros y Barberá son astillas del mismo palo

Por Corresponsal Partido Obrero de Orán

Desde los cortes de los docentes en 2004, que dieron origen a la gran huelga de los maestros en 2005, Orán ha sido escenario de grandes luchas que cuestionaron el poder político y económico.


Las huelgas de los municipales autoconvocados han puesto al descubierto que el Municipio funciona en base al trabajo en negro de cientos de changarines y a los bajos salarios de los trabajadores efectivos. Todo esto para sostener a un puñado de amigos del gobierno que manejan los sectores privatizados, como el mercado de abasto.


Estas huelgas también han mostrado que la organización independiente de los trabajadores es una clave para triunfar. Los autoconvocados le hicieron un paro al intendente Barberá después de casi veinte años. Las burocracias de Soem y UPCN han sido aliadas eternas de “Coco”.


Con estas luchas el gobierno de Barberá entró en una crisis que llegó a plantear incluso su retiro anticipado. Sin embargo, el “Coco” pasó la crisis. Para esto contó con la complicidad del concejal Acosta, que le dio un voto para aprobar un presupuesto hecho a la medida de los intereses de sus empresarios amigos. Por su parte, el PRS opositor, y en particular su ‘líder’, Lara Gros, hicieron todo el esfuerzo para que el intendente del trabajo en negro llegue hasta las elecciones.


Otra lucha clave ha sido la lucha contra la impunidad y contra el trabajo infantil. En ambos casos fueron contra el principal poder económico del departamento, el Ingenio San Martín del Tabacal.


El pasado 15 de septiembre se cumplió el primer aniversario del brutal asesinato de Fabián Pereyra a manos de la seguridad privada del Ingenio. La empresa norteamericana tiene un país propio dentro del nuestro, con su propia ley y sus propias fuerzas armadas. Lara Gros es asesor legal de esta empresa, que así como asesinó a Fabián, les pasa la topadora a las comunidades aborígenes que defienden sus tierras. Las tierras del Ingenio rodean a la ciudad de Orán impidiendo el desarrollo urbano y creando un enorme déficit de terrenos para vivienda. ¿Qué hará Lara, si llega a la Intendencia, frente a este problema, siendo empleado del Ingenio? No hay dudas de que El Tabacal seguirá conservando esas tierras, comprando nuevas en el resto del departamento, expulsando más campesinos y aborígenes, para sostener el enorme negocio que significa la exportación de azúcar.


Para acumular más dólares, a pesar de que gana de a cientos de millones, el Ingenio hace trabajar a los niños. Esto provocó una gran crisis política que el pueblo de Orán no olvida. La crisis se produjo gracias a la gran defensa que hizo de los derechos de estos niños el Partido Obrero y su concejal Josefa Cardozo.


Como consecuencia de esta lucha, los concejales de Wayar-Barberá y de Urtubey-Lara Gros, se unieron para echar a Cardozo del Concejo Deliberante. Quisieron expulsarla por defender los intereses populares, como lo hizo con los municipales, como lo hizo con los trabajadores del mercado, con los docentes, como lo hizo con los que luchan por la tierra y la vivienda.


Una parte del pueblo comprende que el viejo régimen busca una nueva oportunidad de legitimación, aunque es el mismo, podrido, viejo régimen; y también que nuestra representación política es la expresión de un proceso popular y tiene la capacidad de dar una organización y una perspectiva a las inquietudes populares.


Los militantes del PO le decimos al pueblo de Orán que la presencia parlamentaria es valiosa cuando está al servicio de la organización y de la lucha, que son los únicos medios para imponer la satisfacción de las reivindicaciones populares. Así lo han demostrado las luchas recientes, sobre todo la del nuevo asentamiento.


La función de un parlamentario del PO no consiste solamente en hacer, en la Legislatura o en los Concejos, un mejor uso de la bancada que el que hacen los representantes de los intereses capitalistas, y por sobre todo un uso honesto. Su función es, por sobre todo, valerse de esta herramienta conquistada con el voto popular para reforzar la acción que emprenden los trabajadores y despertar la atención de todo el pueblo hacia ella. No es sólo denunciar los atropellos del poder contra todas las clases que viven de su trabajo, sino también estimular su acción unificada para poner fin a esos atropellos. La representación política no sustituye la acción popular, como lo pretende la doctrina constitucional de la clase capitalista, sino que debe ser un incentivo a la lucha popular.


El pueblo de Orán tiene una salida. Construyamos una alternativa popular junto al PO. Reforcemos esa bancada en el Concejo para que más luchadores honestos ayuden a desenvolver en la calle y en el parlamento la lucha por nuestras reivindicaciones.


Por una ciudad para los que viven de su trabajo.

En esta nota

También te puede interesar:

Según datos oficiales del Indec. La desocupación supera el 9%.
La ley Triaca es una nueva transferencia de los trabajadores a los capitalistas con un objetivo estratégico, de fondo, el de una mayor flexibilización laboral