08/06/2000 | 667

Paremos con todo el 9: Que la CGT y la CTA organicen la huelga activa

El gobierno aliancista del FMI no está dispuesto a retroceder. Primero fue el impuestazo; después fue la reforma laboral; ahora es la reducción de los sueldos y de las jubilaciones, y la privatización de la salud.


No estamos tampoco ante el último ajuste; vienen por más. Para obligarlo a recular es necesario que libremos una lucha a fondo, una lucha con todo.


Una lucha que anule el impuestazo; que anule la reforma laboral; que anule la rebaja de los sueldos y las jubilaciones y la privatización de las obras sociales.


Una lucha que imponga el salario mínimo de 600 pesos por una jornada de ocho horas; una jubilación equivalente; el subsidio a los desocupados; que nos devuelvan el sistema de jubilaciones, estatizando a las AFJP y restableciendo los aportes patronales; y que dejemos de pagar nosotros la deuda externa usuraria.


No podemos aceptar menos que la derogación de todos los decretos y leyes que nos han estado atacando. De ningún modo podemos aceptar una «concertación social» que admita la vigencia de esas medidas antiobreras.


Esto solamente se puede conseguir con una movilización enérgica y con un plan de lucha.


No lo vamos a conseguir con el apoyo de los Ruckauf, de los Primatesta o de los «industriales nacionales».


Lo vimos en estos días; bastó que Moyano llamara a una rebelión fiscal para que el PJ y sus gobernadores y diputados, la Iglesia con sus obispos y las «patronales patrióticas» con sus medios de prensa denunciaran a la CGT como «subversiva».


No es con aliados falsos e interesados que podremos ganar. Sólo lo conseguiremos con la intervención masiva de los trabajadores.


Para esto la CGT y la CTA deben convertir al paro del 9 en una huelga activa. LA CGT y la CTA son ORGANIZACIONES, y como tales deben servir para ORGANIZAR la movilización que le dé a la huelga profundidad y repercusión.


Organizar piquetes, para neutralizar las amenazas de las patronales y del Estado.


Organizar manifestaciones, que sirvan para convocar a la clase media que el gobierno empobrece.


Organizar cortes de ruta, para que los compañeros desocupados también puedan manifestarse en una jornada de huelga.


Las perspectivas son muy claras para todos: el gobierno de la Alianza pretende seguir gobernando en beneficio de los explotadores y de los acreedores extranjeros. Y hacerlo junto a los gobernadores e intendentes del peronismo.


Los obreros y trabajadores debemos trazar una salida propia para el conjunto del país. Un plan económico para nuestras masas, contra el del FMI y sus socios nativos.


Llamamos a la CGT, a la CTA y a todas las organizaciones y partidos que luchan, a impulsar un congreso de delegados electos en todos los lugares de trabajo y estudio, en la ciudad y el campo, incluyendo a la mujer y a la juventud.


Trazaremos así la única perspectiva nacional y popular real en Argentina.


• POR UNA HUELGA GENERAL ACTIVA.


• POR UN CONGRESO DE DELEGADOS DE BASE.


• POR UN PLAN DE LUCHA HASTA RECUPERAR LO PERDIDO.


• POR UN PLAN ECONOMICO Y POLITICO DE LA CLASE OBRERA, PARA SACAR A LA ARGENTINA DE LA CATASTROFE CAPITALISTA Y DE LOS DICTADOS DEL FMI.

También te puede interesar:

Será de $32.000 en octubre y luego un 3% más en marzo. La línea de indigencia fue de $29.213 ¡en agosto! mientras la inflación oscila el 3% todos los meses.
Sobre los últimos anuncios de Vizzotti.
El Ministerio de Economía aclaró que la reducción de subsidios energéticos será compensada con aumentos en las tarifas de luz y gas.
El gobierno desembolsará U$S1.800 millones la semana que viene para el pago de la deuda.