10/09/1999 | 641

«¿Por qué no hay un paro de trabajadores de las aerolíneas?»

Por Editor

Prensa Obrera entrevistó a un grupo de delegados del personal técnico que trabaja en Ezeiza que, por temor a represalias, pidió mantener el anonimato. Los compañeros confirmaron, una a una, las denuncias sobre la falta de mantenimiento de los aviones, la tercerización de las reparaciones y la violenta presión sobre el personal embarcado y de tierra que ejercen todas las empresas privadas. Esta es su opinión de cómo enfrentar la política patronal que ha provocado esta catástrofe.


«Las patronales están haciendo un lock-out para apretar al juez y seguir la joda. ¿Qué vamos a hacer nosotros con respecto a la seguridad? Acá murieron compañeros y estamos todos conmocionados. Cuando mataron a Víctor Choque hicimos un paro de solidaridad de 15 minutos; acá nos han matado compañeros, ¿y no va a pasar nada? ¿Vamos a seguir volando así? ¿Qué va a pasar cuando se retomen los vuelos y los compañeros de Lapa se nieguen a volar? A los técnicos de Lapa les han prohibido que declaren que estuvieron trabajando en los motores del avión que se estrelló. En Aerolíneas, hemos tenido compañeros técnicos con gravísimos accidentes de trabajo.


«Necesitamos una movilización nacional de los gremios aeronáuticos para imponer el estricto respeto de las condiciones de seguridad y mantenimiento y para acabar con la flexibilidad laboral. Somos los trabajadores movilizados y no los ‘organismos de control’ menemistas los que podemos imponerlo. ¿Si no es ahora, hasta cuándo vamos a esperar?».

También te puede interesar:

Extraordinario incremento de la explotación de la fuerza de trabajo.
La referente de la Coalición Cívica boga por una mayor flexibilización en aras de la reforma laboral.
De la convocatoria participaron funcionarios del gobierno, empresarios y dirigentes de gremios industriales
En las puertas de la Cámara de Comercio de EE.UU en el país.
Un congreso entre el gobierno, los empresarios y la burocracia sindical al servicio de flexibilizar los convenios.
Solo el FIT-U lucha por el reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario, para combatir la desocupación.