24/07/2014 | 1324

Provincia de Buenos Aires: no al tarifazo en el agua, basta de arsénico por red

EXCLUSIVO DE INTERNET

Aguas de Buenos Aires aumentó la tarifa un 180 por ciento, y no hizo ninguna de las obras comprometidas. En muchas localidades el agua no es potable.



El Organismo de Control de Aguas de Buenos Aires (Ocaba) ha convocado a una audiencia pública en la localidad de San Cayetano. A 505 kilómetros de la CABA, 231 de Mar del Plata, 90 de Necochea, 92 de Lobería y 113 kilómetros de Tres Arroyos… es el lugar elegido para debatir un ajuste tarifario para la provincia de Buenos Aires.

ABSA (Aguas de Buenos Aires SA) ha solicitado el ajuste, luego haber aumentado la tarifa un 180%, sin haber realizado ninguna de las obras necesarias, entre ellas las plantas potabilizadoras, que aseguren agua potable y sin arsénico.

ABSA presta servicio público de agua y cloacas en 91 localidades de la provincia a 3.700.000 usuarios, es una empresa 90% propiedad del Estado y 10% del Sindicato de Obras Sanitarias.

El servicio es deficitario en calidad y en cantidad. El agua no es potable en diversas localidades donde sigue alto el contenido de arsénico, aluminio y sales de hierro, superando largamente los valores indicados por la OMS. No hay obras de mantenimiento ni inversiones mínimas que garanticen la prestación adecuada; y a pesar que desde noviembre de 2013 la Suprema Corte ordenó a ABSA el inicio de las obras (plantas depuradoras), esto no ha sucedido.

Desde distintos distritos (Pehuajó, 9 de Julio, Casares, Trenque Lauquen y otros) se están organizando viajes masivos de representantes de la lucha contra la arsenicosis. La oposición política en el Deliberante de Pehuajó resolvió hacerse presente con una delegación para rechazar el incremento de la tarifa.

Si en la audiencia se viabiliza el aumento, éste impactará sobre usuarios domiciliarios y comerciales, tengan o no medidor.

El tarifazo no tiene sustento ya que el 91% del agua es utilizada por la industria y el campo, en tanto el 9% restante es para consumo doméstico» (Ferré, Secretaría General de la Gobernación, Letra P, 16/7).

Para cobrarles el agua a los empresarios del campo y la industria, Scioli viene dando vueltas desde el 4 de setiembre del año pasado, cuando reglamentó una ley de los 90′ y fijó un canon al uso del agua como insumo industrial que nunca implementó. El gobierno deja correr a los industriales y, en cambio, pone fecha y hora para sancionar el tarifazo al pueblo. Mientras, miles de afectados por la arsenicosis deambulan por la provincia sin que los intendentes ni la gobernación tengan otra política que ocultar la endemia y su responsabilidad.

Un dato central es que el Obusman a cargo de la Audiencia Pública es Carlos Bonicatto, quien inventara en el conflicto docente una conciliación obligatoria trucha.

El 19 de agosto todos a San Cayetano.

No al tarifazo. Basta de arsénico por red. Que se cumpla con el fallo de la Corte Suprema: 1) multas a ABSA por $1.500.000. 2) obras potabilizadoras ya.

Lisandro Martínez