23/08/2007 | 1006

¿Quieren acabar con los docentes?

El atentado criminal contra una manifestación de docentes y estatales en Río Gallegos debería suscitar una reflexión sin concesiones.


Fue ejecutado por un funcionario permanente del Estado y del riñón presidencial.


Varizat es un ex ministro de Gobierno del kirchnerismo, que luego de reprimir sin pausa a docentes y estatales santacruceños fue ‘premiado’ con un puesto directivo en Fomicruz —la pantalla de la que se vale Kirchner para hacer negocios mineros con el pulpo Anglo Gold.


Ocurrió en la provincia que el matrimonio presidencial se adjudica como propia.


Lo ejecuta un régimen que ha venido reprimiendo y apaleando maestras y maestros a lo largo de todo el año, quizá para mostrar con el ejemplo su pretendida capacidad para ‘absorber’ o ‘integrar’ el ‘conflicto social’.


Un régimen que, después del atropello criminal, manda quemar la Carpa docente de la Dignidad.


Tiene lugar apenas tres meses después del asesinato del maestro neuquino Carlos Fuentealba, ejecutado por la policía de Sobisch.


Y muy poco tiempo después también de la represión de Romero en Salta, donde el apaleamiento de los docentes por la policía tiene una fecha conmemorativa: la noche de las tizas (a principios de abril).


Duhalde quería acabar con los piqueteros; el régimen actual libra una guerra sin tregua contra las maestras y los maestros.


Incluso ahora las maestras y los maestros son apaleados por encontrarse en huelga en Corrientes.


En Buenos Aires, el gobernador Solá ha decidido renegar de sus compromisos salariales con los educadores de la provincia; los extorsiona con la alternativa de hundirse todavía más en la pobreza o paralizar la enseñanza a los niños y adolescentes.


Solá ya tiene la certeza de que será candidato a diputado y de que luego podría convertirse en ministro —o sea que goza de los favores de la primera dama y de uno de los campeones del camaloneaje argentino: Daniel Scioli.


Nos gobierna un régimen que ha convertido a las educadoras y educadores de Argentina en su enemigo fundamental.


¡Hay miles de docentes universitarios que trabajan sin cobrar un sueldo!


Se trata de un régimen que apela a la violencia porque tiene que proteger los negocios de la camarilla gobernante con el Banco de Santa Cruz, con Repsol, con los pulpos pesqueros y con los mineros.


Despojado de la demagogia de salón, se descubre un régimen anti-obrero, que en esta tarea incluso ‘perfecciona’ la labor de los que los precedieron.


De todos modos, el gobierno de la ‘valija’, de Skanska, Miceli, Picolotti, Greco, fideicomisos y dinero en el exterior, no titubeará en presentar de nuevo como candidato a ministro de Educación, Daniel Filmus, para mayor alegría de los que celebran la hipocresía y la perfidia.


El régimen que acaba de perpetrar un nuevo atentado contra la docencia cuenta con el apoyo, sin embargo, de la burocracia sindical de los docentes —de los Yasky y compañía, que fingen indignarse contra la ‘violencia’ en abstracto, pero que no le ponen nombre y apellido a los agresores, porque ella misma forma parte de este régimen.


La burocracia sindical es parte responsable de todas las afrentas y agresiones que sufren maestras y maestros, porque viene presidiendo dos décadas de traiciones y de derrotas del magisterio argentino.


Para que no maten a nuestra docencia y para que no entreguen nuestra educación a los mercaderes y a los negociantes, necesitamos desarrollar una alternativa obrera y socialista.

En esta nota

También te puede interesar:

Expresemos el repudio en las calles y en las urnas con el voto al Frente de Izquierda - Unidad.
Los cortes en el suministro son parte de una crisis histórica de los servicios públicos en Santa Cruz.
Con actividades en Río Gallegos y Caleta Olivia, la 1969 fue organizadora de esta jornada.
La policía de la Comisaría 6º amenazó de muerte a Sebastián Barrientos por ser chileno.