16/05/2013 | 1268

Repudiamos la intimidación a periodistas de TN

La Afip y la Policía Federal allanaron, el viernes 10 de mayo, los domicilios de los periodistas de TN Darío Lopreite y Sergio Lapegüe, por una supuesta causa de asociación ilícita que, a las claras, fue armada con el único propósito de permitir el operativo. Los funcionarios y policías se llevaron papeles, pendrives y otro tipo de información.


La intimidación contra los dos periodistas no puede colocarse por fuera del enfrentamiento entre el grupo Clarín y el gobierno nacional, que recientemente ha desatado una guerra de denuncias cruzadas por lavado de dinero -en particular, la de Jorge Lanata contra el empresario K Lázaro Baéz.


Los trabajadores de prensa repudiamos este claro ataque del gobierno contra ambos trabajadores de TN y rechazamos cualquier tipo de atropello o intimidación contra la libertad de expresión, en particular cuando proviene desde el Estado.


Recientemente, el gremio de prensa se declaró en estado de alerta por las agresiones a periodistas y trabajadores de prensa en el Hospital Borda. La defensa incondicional de los afectados por la guerra entre el gobierno y Clarín es un deber de todos los trabajadores de prensa, para que no sean las patronales las abanderadas de la defensa de la libertad de prensa. Las empresas periodísticas no garantizan a sus propios trabajadores y se valen de ellos como carne de cañón para su propia guerra.


La agrupación Naranja de Prensa manifiesta su solidaridad con los colegas Lapegüe y Lopreite, y convoca a todo el gremio a repudiar este burdo atropello y a desarrollar una posición propia de los trabajadores frente al enfrentamiento entre el gobierno y Clarín. 

También te puede interesar:

A un año de la presentación de otro proyecto de Ley por Zona Desfavorable que se cajonea, Prensa Obrera entrevistó a Gabriel Musa, compañero de esta lucha.
Tergiversación consciente de la agencia estatal y Zabaleta sobre la movilización piquetera.
A propósito de la cobertura del piquetazo nacional de este miércoles 18.
A pesar de la presión de las patronales se concretó una medida de fuerza en reclamo de una recomposición salarial.