24/04/2021

Rosario, capital de la realidad alterna de Perotti y Fernández

¡Medidas de emergencia ya!

El mismo día en que desde la Asociación de Clínicas y Sanatorios privados se anunciaba que «el sistema privado de Rosario está prácticamente colapsado», el Presidente Alberto Fernández, junto al gobernador de Santa Fe, Omar Perotti, y los intendentes de Rosario y La Capital, Pablo Javkin y Emilio Jatón, realizaron una extensa conferencia de prensa en la que prácticamente no se hizo referencia a la crisis sanitaria. Eso sí, sobraron los aplausos entre los funcionarios para auto congratularse por sus gestiones de gobierno de oficialistas y «opositores», que continúan esquivando las restricciones que debieron tomarse hace semanas y siguen brillando por su ausencia.

Los anuncios estuvieron centrados en la realización de obras públicas que favorezcan la circulación de la soja hacia los puertos del Gran Rosario. Son dos proyectos de accesos a puertos por la ruta A012 –ruta 9 y la repavimentación de la ruta nacional 9 entre las ciudades de Rosario y Córdoba. Todo esto apunta a agilizar el acceso a la Hidrovía del Paraná, sobre la que no hubo ningún anuncio luego de la alharaca sobre la creación de una empresa estatal. Se acerca el vencimiento del actual contrato que afecta a la principal vía navegable de exportación nacional y todo indica que el gobierno ha decidido no hacer olas y prorrogar la actual licitación.

Está claro que el gobierno del Frente de Todos está jugado a la salida exportadora para pagar la deuda externa y al FMI, so pena del encarecimiento de los alimentos en el mercado interno y la devastación sobre los recursos naturales que contrae el modelo sojero. Frente a los rumores de un aumento de las retenciones a las exportaciones en medio del actual «boom sojero», que se traduce en una renta extraordinaria para el sector, el gobierno equilibra entre las presiones del Fondo y el capital agrario con estos anuncios que apuntan a aumentar el volumen exportable del poroto de soja y sus derivados.

Alerta roja

Esta orientación rabiosamente capitalista quiso ser maquillada con el anuncio de obras para llegar al «100% de la red cloacal en Rosario», en boca del kirchnerista Ministro de Gobierno, Roberto Sukerman. Mientras tanto, 2500 personas realizaban un piquete en Villa Olímpica porque hace dos días están sin agua, al igual que numerosos barrios de la zona norte de la ciudad. La responsabilidad individual termina donde empiezan las responsabilidades del Estado, que en este caso ni siquiera provee los recursos para lavarse las manos.

Lo más grave fueron los no-anuncios frente a un cuadro sanitario alarmante en Santa Fe. El sistema de salud se está quedando sin camas críticas y en algunos lugares ya se cuentan con los dedos de una mano. «La ocupación de camas hospitalarias en Rosario entró de un salto al nivel en el que se considera ya situación de stress sanitario», informa Página 12, pero los últimos anuncios se limitaron a restringir la circulación vehicular de autos particulares después de las 20.30h, con bares y restaurantes abiertos hasta las 12am, a los que se podrá  llegar en taxi o a pie. Por el contrasentido de esta medida, Perotti fue tendencia de burla nacional, pero estas contradicciones solo expresan que el gobierno no está dispuesto a tomar ninguna medida de restricción ni la asistencia económica para evitar las aglomeraciones. Junto con esto, la Ministra de Salud, Sandra Martorano, negó la posibilidad de ampliar las camas críticas de Rosario aunque ni siquiera se han vuelto a rearmar los dispositivos de emergencia de la primera ola.

El único anuncio se dio en el caso de La Capital provincial, donde se instalará un hospital militar de campaña que grafica un cuadro de guerra a la que la población trabajadora asiste sin recursos materiales. Desde el año 2020, las y los trabajadores de la salud de esa zona están reclamando por la precarización laboral y los bajos salarios, algo que afecta fuertemente al sector de enfermería de toda la provincia, porque la ley que los reconoce como personal profesional no ha sido reglamentada por el gobierno del Frente de Todos.

El abismo se asoma en Rafaela y Venado Tuerto, donde la riqueza sojera no ha desbordado en ninguna mejora de la situación social ni en un refuerzo del sistema sanitario. En el hospital Eva Perón, ubicado en Granadero Baigorria, ya anunciaron que no tienen más camas, un problema que afecta al nodo del cordón industrial del Gran Rosario y San Lorenzo. Allí informaron que el promedio de edad de los internados en estado crítico por Covid es de 40 años (La Capital, 20/4), un rango etario que corresponde a los obreros de las grandes plantas cerealeras, aceiteras, químicas, etc. allí radicadas, mostrando que los protocolos no se aplican porque los comités mixtos están dominados por las patronales.

Suspensión de las clases presencial ya

El Presidente aprovechó la conferencia de prensa para defender la suspensión de las clases presenciales por 15 días en el AMBA. No sintió la necesidad de explicar por qué se sigue esta modalidad en Santa Fe, donde la realidad epidemiológica general marca que deben tomarse las mismas restricciones que en Capital y Provincia. Al problema de cómo presiona la circulación de personas que van y vienen de las escuelas, debemos sumar que en toda la provincia hubo un recorte enorme del sistema de transporte público de pasajeros con fotos permanentes de hacinamientos en colectivos. Según un relevamiento de Amsafe Rosario y ATE, casi la mitad de las burbujas tuvieron que ser aisladas y el 59% del personal educativo se infectó con la Covid-19.

Fernández intentó justificarlo diciendo que «Santa Fe es la provincia que más docentes vacunó», una cobertura política de la posición «larretista» de Perotti. Las comparaciones son odiosas, más si sirven para encubrir el nivel bajísimo de vacunación general a nivel país y el hecho de que los docentes reemplazantes han sido excluidos del plan de vacunación, cuando en buena medida son ellos los que están asumiendo la presencialidad  porque las licencias entre el personal docente abundan. El miedo al contagio entre las familias pobres también es enorme, porque un niño o niña contagiados es un drama si se vive en condiciones de hacinamiento, no se tiene obra social o el trabajo es precario y no hay posibilidades de tomarse una licencia porque no asistir es sinónimo de despido.

En definitiva, termina siendo un acto de responsabilidad individual suspender la asistencia a las clases presenciales, pero siendo esta decisión unilateral, la misma redundará en una mayor deserción escolar. El gobierno coloca a la escuela en el lugar de guardería frente a la eliminación de las dispensas y se ahorra el gasto que supondría garantizar las condiciones para poder tener clases virtuales, un ajuste brutal en educación que la Juventud del Polo Obrero y Tribuna Docente vienen denunciando en sucesivas marchas al Ministerio de Educación de Santa Fe. Deben suspender ya la clases presenciales y todos los niveles de gobierno garantizar el WIFI, las compus y becas para que ningún joven se quede sin poder estudiar, los recursos para ello pueden salir de un impuesto progresivo a las grandes cerealeras que facturan 30 mil millones de dólares al año, en blanco…

 

Vacunas para todos

Frente a esta realidad espantosa,  desde el Partido Obrero y el Frente de Izquierda estamos en campaña para reclamar la intervención estatal del grupo Sigman y la incautación del principio activo de la vacuna Astra Zeneca que se fabrica en la Provincia de Buenos Aires. 22 millones de dosis ya se fugaron del país, pese a que está instalada la capacidad técnica para el fraccionamiento y envasado en el país, con lo cual se podría vacunar masivamente a la población que habita la Argentina y también proveer a la región. La producción nacional de la vacuna es posible, tal como lo demuestran los anuncios de que se fabricará aquí la Sputnik V.

Junto a esto, levantamos las medidas urgentes del Partido Obrero: intervención del laboratorio mAbxience para disponer su producción de vacunas y proceder a su envasado y vacunación masiva. Centralización de todo el sistema de salud para ampliar de urgencia la capacidad en camas críticas y ponerlas a disposición de la población. Aplicación del semáforo epidemiológico para disponer medidas de restricción en todos los distritos de riesgo. Testeos masivos. Asistencia de $40.000 a todas las personas sin ingresos. Garantía salarial del 100% de aquellos trabajadores que vean interrumpidas sus tareas por las medidas. Ruptura con el FMI e impuestos progresivos y permanentes a las grandes rentas, fortunas, bancos y propiedad terrateniente para disponer los recursos en el marco de un plan económico basado en y bajo control de los trabajadores.

En esta nota

También te puede interesar:

La ocupación de camas se encuentra en un 99% en el sector público y 97% en el sector privado.
Amsafe Rosario y la oposición a la Celeste en nuestra provincia deben coordinar a nivel nacional.
Reclamos por alimentos para los comedores y trabajo genuino.
La medidas anunciadas por Perotti, al servicio del ajuste, contra la educación y la vida.