13/09/2001 | 721

San Isidro: «vienen por más»

En los medios gráficos y en cables zonales, los candidatos del gobierno y de la UCR dicen que San Isidro es distinto. Nombran los countries, las Lomas de San Isidro, la Horqueta, el Tren de la Costa, etc. Pero desconocen los barrios populares como La Sauce, La Uruguay, Barrio Chino, Barrio Santa Ana, La Cava.


La Cava tiene una superficie de 22 hectáreas, 1475 viviendas aproximadamente, habitadas por entre 12.000 ó 13.000 personas. La desocupación allí es del 60%, afectando especialmente a los jóvenes de 18 a 35 años.


Por esta realidad que los candidatos del ajuste hacen que no ven, más tarde o más temprano les vamos a pasar factura.


El sábado 1° y el 3 de septiembre, los trabajadores de los planes Trabajar y Bonaerense se encontraron con el regalo de primavera de Ruckauf: el cobro en patacones.


En La Cava, en el barrio 20 de Junio, la Quinta del Niño y la Cava Chica, empieza una resistencia al pago en patacones y comienza a organizarse.Ya ni las bolsitas que traen 7 u 8 artículos frenan la ira de los trabajadores. Ni De la Rúa ni Ruckauf pueden contener el odio de las masas. En San Isidro, los candidatos de la UCR plantean que el problema es la delincuencia en el distrito, el alcoholismo y la droga y con eso cierran el problema.


Lo que quieren estos cipayos no es urbanizar La Cava, sino hacer un negocio inmobiliario. Ninguna tregua con los candidatos del ajuste y el FMI. Por la defensa de nuestros barrios obreros populares. Por una comisión de defensa del barrio.

También te puede interesar:

Vamos por el congreso del FITU para potenciar a los trabajadores, a los luchadores y a la perspectiva obrera y socialista. Escribe Eduardo Salas
Panorama político de la semana.
No hay igualdad entre oprimidos y opresores. Abajo la masacre sionista sobre Palestina.
El canje de Leliq por bonos del Tesoro prepara las condiciones para una corrida bancaria.
El pronunciamiento sobre la negociación con el FMI que reúne a Daer, Moyano, Boudou, Insfran, Micheli, Zaffaroni y otros. Escribe Néstor Pitrola.