Políticas

7/7/2007

|
897

Se profundiza el conflicto de la obra social


El conflicto por Asunt (la obra social de la UNT), que estalló hace semanas, tiende a profundizarse. Su presidente renunció jaqueado por la lucha de los afiliados no docentes y docentes, y por las denuncias de corrupción. Las autoridades universitarias nombraron un sucesor, pero manteniendo a los otros directivos designados por el Rectorado y todos los ajustes que se hicieron en contra de la salud de los afiliados (recorte de prestaciones, eliminación de descuentos en la farmacia, incrementos en la cuota de los afiliados adherentes y graduados, etc.). El elegido es Rodolfo Surcar, dirigente provincial del Partido Socialista, quien es director del área de presupuesto del Rectorado. También en Asunt, el centroizquierda es llamado a aplicar los ajustes sobre los trabajadores.


 


Los afiliados comprendieron la maniobra. Los no docentes votaron en asamblea continuar con el paro y el lunes 25 definirían las próximas medidas. Lo docentes decidieron iniciar un plan de lucha con paros progresivos. Tanto docentes como no docentes participarán de la marcha del 25 de abril, en defensa de la obra social.


 


La conducción del gremio no docente plantea como salida que la obra social se adecue a la Ley de Obras Sociales Universitarias. Los docentes del Frente Docente por el Cambio estamos explicando que ello no es una salida, ya que hay que mantener a la obra social dentro del ámbito de la universidad, exigiendo que la misma se haga cargo del déficit actual. La asamblea de docentes de Artes se pronunció en contra de la Ley, y la mayoría de los integrantes de Adiunt se oponen al pasaje de Asunt a la Ley.


 


Las acciones en defensa de la obra social se profundizarán. Adiunt exige la reforma del Estatuto. Los docentes del partido estamos interviniendo, planteando que la salida pasa por tener una obra social dirigida y controlada por sus verdaderos dueños: los afiliados.