29/04/2015 | 1361

Sigue la lucha contra el vaciamiento del Hospital de Wilde

delegada del Hospital de Wilde, de municipales de Avellaneda


Hace unos días, un ruidoso cacerolazo arrancó desde la puerta del hospital y se dirigió hacia centro comercial de Wilde, por la avenida Mitre, reclamando contra la provincialización.


 


En el trayecto nos encontramos con los «viejos vecinos» de Wilde, aquellos que pusieron en pie el hospital, que muy emocionados nos manifestaron su repudio al intento del intendente de sacarse de encima el hospital que ellos fundaron en la primera mitad del siglo pasado.


 


Este cacerolazo se sumó a la manifestación de una semana antes a la plaza Alsina de Avellaneda, al Puente Pueyrredón y a la Secretaría de Salud, siempre acompañados por vecinos y sus organizaciones, por miembros de la CD y delegados del sindicato de municipales y organizaciones populares.


 


La denuncia de los despidos surtió efecto; ahora, el municipio sacó un nuevo decreto «corrigiendo» el del 31 de marzo, que daba de baja a los agentes; el nuevo dice «se transfiere» a la provincia de Buenos Aires y deja entrever que después que las autoridades tengan toda la documentación de los trabajadores «procederán a evaluar» quienes están en condiciones de pasar al ámbito provincial.


 


En estos días apareció por el hospital el jefe de gabinete del Ministerio de Salud, el Dr. Garrido, quien fue duramente interpelado por los trabajadores.


 


Las autoridades provinciales, junto a los directivos del hospital, están corriendo rumores y amenazas, advirtiendo que quien no entregue la documentación no cobrará el sueldo. Pero si lo que se hace es «una trasferencia, tienen nuestros datos en los legajos; es evidente que se trata de una maniobra para embarrar la cancha. La patronal provincial y municipal presiona para que se levante la retención de tareas y asamblea permanente, declarada el 31 de marzo (por esa media no se atienden los consultorios externos, aunque si los pacientes internados y la guardia de emergencia).


 


La falta de atención de los consultorios externos es absoluta responsabilidad del intendente Ferraresi, del gobernador Scioli y de su ministro de Salud, el Dr. Colla, quienes quieren aplicar el ajuste a la salud pública, dejando sin atención a miles de familias trabajadoras.


 


La solidaridad con esta lucha contra la provincialización y el vaciamiento es fundamental. El sindicato municipal de Avellaneda, al que están afiliados la mayoría de los trabajadores del hospital, y que viene acompañando el reclamo contra la provincialización debería declarar una medida de acción de todos sus afiliados en defensa del hospital.

También te puede interesar:

Nuevamente se pospuso el examen de ingreso, luego de la filtración de datos personales y confidenciales.
Hablemos de derechos sexuales y reproductivos.
Marchan desde las puertas del hospital. ¿Cómo seguimos después?
En vísperas de una rebelión hospitalaria.