17/02/2011 | 1165

Tandil: la Ley de Paisaje Protegido es una estafa

Que une a Scioli, Lunghi (UCR) y el kirchnerismo

En 2009, la lucha por la protección de las Sierras de Tandil llevó al gobierno de Scioli y del intendente Lunghi a impulsar la ley de «Paisaje Protegido».

La nueva normativa sólo afecta a las cuatro canteras que se encuentran cercanas al éjido urbano y de los principales paseos turísticos. Se les otorga un plazo de dos años para «reconvertirse». Un futuro y discrecional «plan de manejo del paisaje protegido» reglamentará la reconversión.

Desde que se sancionó la ley en el Senado provincial las canteras afectadas han incrementado el ritmo de producción y hasta los días domingos se escucha el trabajo de la molienda: no hubo ningún freno a la destrucción del medio ambiente serrano.

El Organismo Provincial del Desarrollo Sustentable (OPDS) se reunió con el intendente para discutir los primeros borradores para la reconversión turística de las canteras. El plan contempla megaconstrucciones en las sierras (hoteles cinco estrellas y otras alternativas) que profundizarán la agresión al medio ambiente, destruyendo una flora y fauna únicas en el mundo, y afectando al paisaje con construcciones sobre la cota máxima permitida por otras leyes vigentes. La ley permite a los capitalistas de las canteras (que han ganado millones a costa de la destrucción de un recurso no renovable con impacto sobre los recursos hídricos de la zona) reconvertirse en operadores turísticos, el «boom» de la ciudad.

La habilitación de la construcción en las canteras es una «cabeza de playa» para el desarrollo de countries en todo el entorno serrano de la ciudad. El desarrollo turístico y la renta sojera empujaron la especulación inmobiliaria a precios astronómicos concentrando la propiedad en muy pocas manos. Hay más de seis mil familias sin techo propio, mientras el crecimiento de las construcciones no se ha detenido en estos diez años. El trabajo en negro y la superexplotación laboral que se cobró la vida de varios trabajadores de la construcción han cimentado las ganancias de los capitalistas.

El Partido Obrero llama a movilizarse para derrotar esta pérfida ley exigiendo:

• Anulación de la ley de Paisaje Protegido y declaración de áreas protegidas para todas las sierras del distrito, transformándolas en una reserva natural pública. No a las construcciones en las Sierras.

• Expropiación sin pago de todas las canteras, confiscación de la piedra producida para obra pública, bajo control de los trabajadores.

• Garantía salarial para los obreros mineros equivalente a la máxima categoría.

• Confiscación de todo terreno improductivo y destinarlo a viviendas sociales, bajo control de los trabajadores de la construcción y de las organizaciones sin techo.

En esta nota

También te puede interesar: