08/05/2016

Tierra del Fuego, un laboratorio de la crisis

Patricia Jure, diputada neuquina del PO en el FIT, escribe desde la gran lucha del sur


Han sido días conmovedores en Ushuaia. Los trabajadores enfrentan el ajuste mancomunado del gobierno provincial (FPV) y nacional (PRO). Un paquete de 10 leyes aumentan la edad jubilatoria, separan las cajas del IPAUSS, recortan prestaciones sociales, despiden trabajadores estatales y docentes, y confiscan parte del salario para un fideicomiso. A ello,   se suman los tarifazos y la inflación. Una batería de medidas ajustadoras para garantizar el pacto buitre de Macri y los gobernadores.


La lucha con acampe ha superado todas las maniobras y ataques (patotas con zona liberada, descuentos masivos, detenciones, decreto de ilegalidad de sindicatos, grupos de tareas, espionaje, aislamiento mediático, etc). Los trabajadores se aferran al frente único de lucha (Unión de Gremios) a pesar de deserciones de dirigentes como los de ATE (muchos delegados y trabajadores continúan en el acampe y marchas).


Los compañeros liberados viven bajo un régimen que incluye horas de reclusión domiciliaria. La anulación de las causas y la libertad sindical se suman a la larga lista de reivindicaciones. El acampe es una escuela de organización y unidad frente a las condiciones adversas que incluyen al clima. Una nueva movilización, luego de la liberación de los detenidos, avivó el fuego con miles en las calles. El lunes 9 será una jornada importante en Río Grande. Los sindicatos deben ser recibidos y Bertone reconoce a los "legales", pero sobre todo a los que no están luchando. Se vienen momentos decisivos. El reclamo del paro nacional fue fervientemente aplaudido en la marcha del viernes. Han estado presentes nuestra diputada nacional por Mendoza, Soledad Sosa y la infatigable abogada Claudia Ferrero recorriendo comisarías y juzgados en los momentos tensos, reclamando la libertad.


La experiencia vertiginosa de esta lucha es un laboratorio. Macri y Bertone quieren derrotar a la clase obrera fueguina,  como mojón ejemplar del nuevo régimen ajustador. Para los trabajadores, está la vital necesidad de una victoria y el saldo de un debate que hace apenas meses dominaba el escenario del ballotage y ahora lo comprueban, con el PRO y el FPV en un frente único de ajuste. Para el novel y joven Partido Obrero fueguino, está el desafío de luchar para que la clase obrera abra camino a una intervención politica independiente, y a la construcción de una alternativa obrera y socialista ante esta masacre social.