03/10/1998 | 599

Tres planteos sobre el peronismo y la clase obrera

La mesa redonda en la UTN de Avellaneda

«Reforma laboral y desempleo» fue el tema de una mesa redonda que tuvo como panelistas a Jorge Montero (de la CI de la refinería Shell), Norma Giménez (CI del Diario Popular), Roberto Martino (Movimiento de Trabajadores Desocupados de Florencio Varela), Néstor Calvo (secretario general de ATE Avellaneda) y Néstor Pitrola (CI de Editorial Atlántida). Esta ‘reforma’ pretende reducir las indemnizaciones, transformar al contrato de trabajo en ‘contrato basura’ y liquidar los convenios por industria.


Flexibilidad, desempleo y sindicatos


Jorge Montero denunció que la desocupación masiva era la contracara necesaria de la flexibilidad laboral y las vinculó con la crisis capitalista de sobreproducción. Agregó que la desregulación petrolera había transferido a cuatro pulpos una renta de 8.000 millones de dólares anuales, mientras que en la refinería Shell el número de trabajadores había sido reducido a la tercera parte.


Norma Giménez analizó la proliferación de los contratos precarios en el gremio de prensa.


Martino también vinculó la flexibilidad a la desocupación en masa. Planteó que la actual estructura de sindicatos por industria no se adecua a una realidad»donde proliferan los grandes grupos económicos». Martino convocó a afrontar la desocupación en unidad con sectores capitalistas pequeños (por ejemplo, contratistas de la construcción) tras el reclamo de planes de obras públicas y viviendas populares.


Calvo concordó con un planteo de alianza entre la clase obrera y la pequeña producción, y destacó el papel del sindicalismo opositor —y de sus diputados— en la oposición al tratamiento de la ‘Ley Erman’. Finalmente, Néstor Pitrola destacó que lo que «ha caducado, no son los sindicatos por industria sino la burocracia sindical». También denunció a las centrales sindicales opositoras por la «tregua que mantienen desde el año pasado y su apoyo a la Alianza que se viene pronunciando sistemáticamente a favor de la ‘desregulación’ laboral».


El peronismo y una salida independiente


La relación de la clase obrera con el peronismo fue abordada por Montero para quien «no existe hoy un punto de unidad política y social de los trabajadores». Martino señaló que el movimiento obrero y popular está derrotado y que sólo puede reconstruirse a partir de reivindicaciones inmediatas y no de «referencias ideológicas».


Para Calvo, no existe una fractura de la identidad peronista de la clase obrera: «el peronismo no está agotado, aún está muy arraigado», dijo.


Coordinación, salida obrera


Pitrola dijo que sí había un agotamiento del peronismo y, en general, de todas las variantes patronales. Señaló que para luchar en serio contra la reforma laboral, los sindicatos debían romper con Duhalde y la Alianza.


Los panelistas y los activistas presentes en la reunión exploraron la posibilidad de retomar una coordinación zonal, que se ensayó en varias oportunidades durante 1996 y 1997. La mesa resolvió editar un folleto con el conjunto de las exposiciones realizadas y hacer otra mesa debate sobre «reforma laboral y mujer trabajadora».


 

También te puede interesar:

Rescate de la deuda a costa de liquidar los derechos laborales.
Levanta toda una orientación contra los derechos de los trabajadores y los demás sectores populares.
La lucha obtiene la reincorporación de los despedidos.
Se trata de un incremento de la productividad en medio de suspensiones, despidos y desinversión.
Ante la prohibición de despidos por la pandemia los empresarios hacen valer su voluntad por otros medios.