23/08/2007 | 1006

Un acto «clasista» con Espinoza (y Balestrini)

La CCC definió su voto en La Matanza

Fernando Espinoza, actual intendente de La Matanza y mano derecha de Balestrini, fue el orador central del acto de adjudicación de las 44 viviendas que constituyen el barrio René Salamanca, en Gregorio de Laferrere, organizado por la CCC, constructora de ese barrio. Espinoza fue, además, quien cortó las cintas simbólicas de la inauguración.


“Hoy va a ser un día que va a quedar para siempre en la historia de La Matanza, por lo que significa el poder inaugurar el barrio construido por la propia organización de la CCC”. Antes, Luis D´Elía había traído el saludo de su propia organización, que dejó de ser una corriente de lucha para construir una agencia del gobierno, proclamando que la CCC y la FTV eran “hermanas para siempre”.


“Espinoza recibió además una plaqueta en nombre del diputado Alberto Balestrini (candidato a vicegobernador de Scioli), que no pudo concurrir”.


Esto es llamado por el periódico Hoy del 8 de agosto, “un acto clasista”. Alderete llamó a Fernando Espinoza “compañero y amigo”, y elogió públicamente a Balestrini.


Las palabras y los hechos


La presentación de las 44 viviendas como barrio (propio de una agenda electoral), es un acto de ocultamiento político por partida doble.


El barrio Salamanca se hizo como parte del programa “Techo más Trabajo”. Se trata de cooperativas de trabajo en las que los compañeros cobran un tercio de la canasta familiar sin cobertura médica ni seguro por accidentes. Por esta vía el gobierno logra tres cosas. Uno, abaratar la mano de obra y promover la autoexplotación. Dos, cooptar a las organizaciones piqueteras. Tres, eliminar los conflictos laborales.


Lo dice la propia CCC: “con muchos cuestionamientos de afuera y algunas dudas entre nosotros, decidimos encarar igual, formar cooperativas”, dice una compañera (ídem).


Hoy las cooperativas de trabajo tienden a ser eliminadas en función de la gestión directa de la “patria contratista” o a convertirse en subsidiarias de ésta.


El acto constituyó, por otra parte, un ocultamiento monstruoso de la criminal política de viviendas del gobierno K. Un informe de Aysa referido, entre otros distritos críticos, a La Matanza, planteó que “para que los caños (de las cloacas) lleguen a las calles habrá que esperar. Los pronósticos más optimistas hablan de 15 años y de inversiones millonarias” (Clarín, 24/6).


El PCR plantea que, en octubre, se enfrentarán “dos coaliciones de centro derecha”, la de Cristina K y la de sus oponentes (Hoy, 25/7).


Son sólo palabras. Lo que desnuda la política del PCR es el acto en Laferrere; su voto por una de "las coaliciones de centroderecha".

En esta nota