Viniste en representación del MIJP.


Para nosotros es un orgullo hablar en este acto, ya que siempre nos han invitado. Creo que más allá de lo que es un partido u otro, entendemos que son compañeros que han venido luchando a lo largo y lo ancho del país y han levantado siempre la bandera de la libertad de Raúl Castells. Para nosotros eso es un orgullo y por eso estoy presente.


¿Cómo está Raúl?


El esta acusado de «coacción agravada» desde el 13 de junio, cuando fuimos 2.000 compañeros al Municipio de Lomas de Zamora. Por esa causa le darían de cinco a diez años de prisión. Ahora está en un Comando de Patrullas en Avellaneda, pero la jueza Marisa Salvo ha pedido su traslado a una penitenciaría. Estamos luchando para mantenerlo en Avellaneda, porque no es lo mismo que esté en un comando, donde está solo, que en una cárcel. Estamos luchando para que no se lo traslade y para que le den nuevamente el arresto domiciliario (como en la anterior detención).


¿Qué balance sacan en el MIJP de las dos asambleas piqueteras y de los planes de lucha?


Pienso que es justo, más allá de que no nos hayan invitado. Es justo, es bueno. Para nosotros, mientras sea en contra del gobierno, es justo. Nosotros estuvimos cortando el Puente Pueyrredón el miércoles en solidaridad con los compañeros piqueteros que se han reunido y por la libertad de todos los presos y procesados. No hemos participado, pero nos parece justo ese congreso aunque no estemos de acuerdo con que no nos hayan invitado o, tampoco, con que lo hayan chiflado a Moyano. Me parece que fue un error porque, aunque sabemos quién es Moyano, quizás hubiera sido bueno responsabilizarlo con un paro con los piqueteros.


Nosotros estamos por la solidaridad de todas las organizaciones; respetamos a todas las organizaciones. Porque hay que golpear a De la Rúa, a Cavallo y a todos los gobiernos que nos están haciendo pasar lo que padecemos los desocupados, los jubilados y el pueblo argentino. Tendríamos que golpear todos juntos y me parece muy bien la propuesta del PO de movilizar el 21. Porque este gobierno está debilitado, pero todavía sigue gobernando. Hay que decir basta a esta política y a estos gobiernos.

También te puede interesar:

El comienzo de la crisis terminal de la centroizquierda argentina. Escribe Néstor Pitrola.
Fue en el marco de un reclamo alimentario y de la postergada asistencia económica a los desocupados.
Necrológica de un ajustador y represor que gobernó apoyado en el progresismo argentino
A 15 años de la rebelión popular que determinó su caída como ministro de Economía y luego la del gobierno de De la Rúa todo, el economista hace un panegírico de sí.