12/01/2017 | 1444

Un plan de guerra contra el pueblo


El gobierno de Macri -y su nuevo ministro Dujovne- han abierto el año con una declaración de guerra  contra los trabajadores:  


 


-en nombre de “relanzar” al yacimiento Vaca Muerta,  han herido de muerte al convenio colectivo de los petroleros, a costa de su salario y de su seguridad laboral. Macri anunció la intención de extender ese convenio negrero a otras ramas; 


 


-ha dispuesto una nueva reducción en las contribuciones patronales y, en contrapartida, el recorte de las prestaciones médicas del Pami; 


 


-han resuelto otro tarifazo en las naftas, que las colocará un 15% por encima del promedio internacional. 


Según el gobierno, una crisis nacional de fondo, que ha dejado a sus trabajadores y jubilados precarizados y mal pagos, tendría como salida una mayor precarización y una liquidación aún más profunda de sus conquistas históricas. 


 


Pero los responsables de la crisis nacional son otros: los megaevasores capitalistas beneficiados por el blanqueo;  los monopolios petroleros que saquearon una y mil veces las reservas energéticas; la gran patronal argentina, que es, ella misma, acreedora de la deuda externa usuraria que todos los gobiernos acrecentaron.  


 


Por eso mismo, el paquete oficial de flexibilización y tarifazos agravará la crisis y la miseria social existentes.  


 


La “respuesta” oficial a ese cuadro se ha dejado ver en la brutal represión a los manteros de Once o a los mapuches en el sur. 


 


La oposición de los Massa o Kirchner, que convivieron desde el gobierno con el trabajo precario y toda la herencia menemista -como el negrero régimen de las ART- no ha abierto la boca sobre la reforma laboral macrista. Mucho menos la burocracia sindical, que pactó con el gobierno y los monopolios energéticos el negrero convenio de Neuquén.   


 


Le cabe al activismo obrero y a la izquierda la gran tarea de poner en  deliberación a los sindicatos y a todos los trabajadores, y oponerle un programa y una lucha contra el paquete flexibilizador: 


 


-abajo la reforma laboral, defensa de todas las conquistas de los convenios colectivos; 


 


-restitución de los aportes patronales, por un Pami y Anses dirigido por trabajadores y jubilados electos;


 


-ningún despido ni suspensión, reparto de las horas de trabajo sin afectar el salario; 


 


-estabilidad laboral y pase a planta a los trabajadores de los planes sociales; 


 


-por paritarias sin techo y con representantes electos en asamblea. 


 


-abajo los tarifazos, fuera los vaciadores capitalistas de la industria energética, por su nacionalización integral bajo control obrero;


 


-por un plan económico de la clase obrera, por una salida de los trabajadores. 

También te puede interesar:

La nefasta campaña de las petroleras y el gobierno nacional.
El único piquete que mata a Vaca Muerta es la huelga de inversiones.
Se derrotan los intentos de arremeter contra los cortes.
El trasfondo de la “Operación Olivos”.
La cantidad de equipos de perforación está muy por debajo de lo anunciado, pero crece la superexplotación.