04/02/2016 | 1398

Urtubey quiere imponer los despidos matando de hambre a los municipales

Los municipales reclaman el pago de los salarios adeudados desde el mes de diciembre de 2015. El reclamo , ha unido, tanto a los trabajadores precarizados (contratados e incluso en negro) como a los de planta, y ha desnudado la burocracia sindical de ATE, principal gremio que nuclea a los trabajadores
Por Luis S.


Los municipales reclaman el pago de los salarios adeudados desde diciembre de 2015. El reclamo, ha unido, tanto a los trabajadores precarizados (contratados e incluso en negro) como a los de planta, y ha desnudado la burocracia sindical de ATE, principal gremio que nuclea a los trabajadores. Esto último porque, cansados de decenas de conciliaciones obligatorias -en donde el gremio ATE los obligaba a conciliar y volver a trabajar-, decidieron iniciar el paro de actividades el 21 de diciembre pasado, y luego de varios días de cortes de la ruta, y con una represión policial de por medio, pudieron hacer mover de sus butacas a la dirigencia, a la que no le quedó otra que apoyar el paro.


Coronel Moldes es un pueblo al sur de la ciudad de Salta, con aproximadamente 6.000 habitantes; a pesar de ser pequeño en población, los servicios municipales que presta son amplísimos; pues, el municipio tiene que garantizarlos en un vasto territorio, no sólo en el ejido urbano, sino que abarca todas las zonas aledañas al dique Cabra Corral, uno de los principales destinos turísticos de la provincia.


El responsable de la bancarrota municipal es el intendente Osvaldo García, un burócrata inescrupuloso del FpV, que gobierna su tercer período bajo el amparo del gobierno de Urtubey.


Este intendente, fue destituido por el Concejo a través del juicio político, en el que se pudo comprobar el mal desempeño de su función; sin embargo, la Justicia provincial frenó la destitución hasta las últimas  consecuencias.


Entre otras cosas, el juicio político pudo demostrar: una apabullante auditoría municipal que dejó en evidencia el total desmanejo de la administración (por ejemplo, no se sabe cómo gobernaba si no tenía registro de las resoluciones del Ejecutivo que encabeza) y de la economía (la auditoria concluyó que no se podía saber cuánto era la deuda consolidada ni flotante); un sinnúmero de litigios judiciales por libramiento de cheques sin fondo, que dio por resultado el embargo de casi todos los edificios municipales y la pérdida de gran parte del parque automotor; la comprobación del miserable trato a los trabajadores (algunos de los cuales al trabajar en negro no tuvieron cobertura de ART al sufrir accidentes); la malversación (desaparición) de fondos destinados a crear un museo gaucho.


Desde el gobierno provincial, pese a tener en sus manos los informes de la auditoría, que ya anticipaba esta situación desde 2013, decidieron igualmente apoyar a García, y recién parecen haberse enterado del Estado de las cuentas municipales, la última semana, al declarar el ministro de Gobierno Juan Pablo Rodríguez, que la gestión de García en esas condiciones “era inviable”.


Los legisladores provinciales del pueblo presentaron el pedido de intervención, no sin antes declarar que el intendente era su amigo y que lo apoyaban pese a su “difícil situación”, pero el gobierno de Urtubey titubea al decidir en llamar a sesiones extraordinarias; pues, las intervenciones en su periodo no sólo han sido un fracaso y no han podido regimentar la lucha de los trabajadores, sino que el conflicto de Coronel Moldes se desenvuelve en momentos en que otros siete municipios se encuentran en conciliación obligatoria. Para el régimen de Urtubey, una intervención municipal no es garantía para poder frenar los reclamos salariales, el freno a los despidos, y el estado asambleario y de movilización que se acrecienta, por eso apuesta al desgaste y especula si con eso podrá sacar a la gente de la calle.


Exigimos, el pago inmediato de los salarios adeudados. No a los despidos. Hay que unificar la lucha de los siete municipios en los que ha habido despidos con una medida que vaya sobre el poder político provincial  cosa que hasta ahora se niegan a hacer los sindicatos.

También te puede interesar:

El cierre de las alianzas electorales. Alberto y Cristina bendicen al macrista Sáenz.
La visita del dirigente del Partido Obrero culminó con una gran asamblea en la zona norte de la ciudad.
La justicia busca encubrir la responsabilidad policial imputando a trabajadores del Samec.
6 locros simultáneos para contribuir  a la Campaña Financiera del Partido Obrero