16/10/2003 | 821

Viva la Revolución Boliviana

Las masas bolivianas están protagonizando un levantamiento histórico.


Es que la insurrección en marcha resume la experiencia de siglos de su pueblo.


Desde la colonia, Bolivia solo ha conocido el saqueo de sus recursos mineros y la explotación inmisericorde de su proletariado indígena.


El PO llama a comprometerse vivamente con la victoria de esta revolución.


La derrota del imperialismo y de sus agentes en Bolivia por parte de la insurrección obrera y campesina será nuestra victoria.


El alzamiento de las masas en Bolivia pone al desnudo la tarea que dejó pendiente el Argentinazo. Asistimos, de nuevo, al pacto con el FMI, al pago de la deuda, a su canje por riquezas nacionales (educación, tierras, negocios), al hipotecamiento nacional en beneficio del imperialismo.


El imperialismo ha dado el total respaldo al masacrador Sánchez de Lozada y a sus fuerzas armadas. Lo mismo han hecho la OEA y cada uno de sus gobiernos.


En medio de la masacre y del alzamiento popular los Kirchner y los Lula no se han hecho oír para condenar la represión y el asesinato de centenares de trabajadores.


Sí para defender a las instituciones de los masacradores.


La llamada «defensa de las instituciones» encubre su complicidad política con la masacre del pueblo.


El mismo imperialismo yanqui y la misma OEA tienen preparado, sin embargo, un «plan B».


Saben que la insurrección acabará con Sánchez de Lozada y temen que el pueblo arrebate las armas al ejército.


Buscan un Duhalde para Bolivia. Para eso negocian con Evo Morales.


Este centroizquierdista hizo todo lo que pudo para bloquear la revolución y ahora acepta transar sobre la base de una salida limitada a la renuncia del Presidente.


Llamamos a manifestar en la calle en forma permanente para arrancar la victoria.


Por un Gobierno obrero y campesino.


Saquemos nuestras propias conclusiones políticas de la experiencia boliviana.


Por la unidad socialista de América Latina.

También te puede interesar:

Se encarecen las vacaciones para los trabajadores, los más perjudicados por la medida oficial.
Los compromisos financieros suman casi 9.000 millones de dólares hacia marzo, mientras que las reservas internacionales líquidas están en terreno negativo.
Fue el pasado viernes por una convocatoria efectuada por el FIT-U.
Y un apriete a la oposición para que ponga sus huellas en la entrega.