Y si los jubilados decimos ¡Basta!

El gobierno, como todo el mundo sabe, se ha propuesto ‘reconstruir poder’.    No a costa de los grandes capitalistas o de los que más tienen, que siguen gozando de subsidios y excepciones impositivas, y ahora de aumentos de tarifas.

No de los sojeros o grandes capitales agrarios, que siguen pagando nada por el impuesto a la tierra, o que falsifican el origen de las cosechas (paraguayas) para no pagar retenciones.

Menos de los exportadores de cereales, cuya estafa con las declaraciones juradas falsas, por casi dos mil millones de dólares, acabará en el largo sueño de los tribunales.

Mucho menos a costa de Marsans y sus secuaces, que han vaciado Aerolíneas durante mucho más de una década.

El gobierno se ha propuesto ‘reconstruir poder… ¡a costa de los jubilados!

Con el pretexto de cumplir con una orden de la Corte para modificar la ley de ‘solidaridad’ de Cavallo, ha mandado un proyecto de ley que ratifica, incluso con agravantes, el régimen del ministro del corralito.

La nueva ‘movilidad’ arranca de una jubilación licuada por varios años de congelamiento, con lo cual perpetúa en el tiempo la desvalorización de los haberes.

Quien ganaba 800 pesos en marzo de 2001 se fue en marzo de 2008 a 1.335 pesos, pero si se le hubiera reconocido la movilidad habría debido ganar en esa fecha 2.000 pesos, y estos 2.000 pesos se habrían convertido en la base de la nueva movilidad; si ganaba 1.600 pasó en marzo de 2008 a 2.427, cuando habría debido estar en 4.100.

La nueva ‘movilidad’ parte de una licuación del 40 por ciento de las jubilaciones.

Al igual que lo había hecho Cavallo, el proyecto de Cristina condiciona la ‘movilidad’ a la recaudación tributaria, de modo que si ésta no crece o lo hace por debajo de la inflación, la jubilación no sube o cae.

La nueva movilidad es semestral, aunque la inflación mensual ya está cerca del 2 por ciento, pero además fija un tope al crecimiento de las jubilaciones.

Tampoco es móvil la jubilación mínima, porque le otorga la responsabilidad de fijarla al Parlamento.

El primer aumento de la ‘movilidad’ se aplicará recién ¡en marzo de 2009!

Llamamos a una movilización nacional por:

  • 82 por ciento móvil sobre el salario del cargo en actividad;
  • haber mínimo equivalente al 82 por ciento del salario mínimo;
  • pago de la retroactividad a los jubilados que tuvieron aumentos inferiores al costo de vida;

• por un régimen de jubilaciones único, financiado con el impuesto a las ganancias, las retenciones, los aportes patronales y gravámenes extraordinarios al capital, que sea gestionado por los trabajadores y los jubilados.