31/01/2002 | 739

Zamora se queda sin letra

Por Editor

Hace sólo dos semanas, Zamora declaró en la televisión que el cacerolazo era un fenómeno espontáneo en su quintaesencia, que jamás podría ser replicado por un llamado organizado. Quien osara hacerlo, dijo, fracasaría.


El cacerolazo del 25 pasado, llamado por la Asamblea Interbarrial, desmintió las presunciones de Zamora, pero lo que es peor lo dejó sin letra. Porque, ¿qué otra cosa es Zamora sino el rechazo a la actividad conciente y organizada?