13/11/2003 | 825

El cuerpo de delegados del Polo Obrero de la Capital – que representa a más de 25 organizaciones – votó de manera unánime realizar un plan de lucha para enfrentar los planes antiobreros del gobierno de Ibarra, que pretende arrasar con los comedores populares y golpear a las organizaciones piqueteras que han organizado a los desocupados en la ciudad.


La movilización se hará a la Jefatura de Gobierno el vi ernes 14; a las 10:30 horas partimos de Avenida de Mayo y 9 de Julio.


Se votó, además, la realización de una campaña de pintadas, volanteos y recorridas barriales para apuntalar la marcha.


Esta marcha surge luego de haber agotado una serie de negociaciones.


Reclamamos aumento de las entregas de alimentos para sostener los comedores y merenderos populares, subsidios para las cooperativas de vivienda y trabajo genuino en todo tipo de emprendimientos relacionados con el Gobierno de la Ciudad o empresas contratistas privadas.


Cuando realizamos estos planteos, absolutamente genuinos, no recibimos del Gobierno de la Ciudad otra contestación que provocaciones, haciendo referencia al triunfo electoral de Ibarra. Funcionarios engreídos, juegan con el hambre de nuestro pueblo y creen contar con el apoyo electoral del pueblo para ello. Niegan apoyo a la iniciativa de los trabajadores desocupados, e incluso tienen la intención, a partir de diciembre, de no reconocer más las reivindicaciones ya conseguidas. Así pretenden restablecer el «orden» y la autoridad del Estado ibarrista en la ciudad.


Por eso, frente al planteo de aumento de las partidas de alimentos contestan que hay que analizar comedor por comedor. En algunos casos   se atrevieron a decir que la gente pase a otros comedores (obviamente, dirigidos por sus punteros).


Pero la protesta popular se está desarrollando y organizando: una cantidad de organizaciones de La Boca que apoyaron a Ibarra en las elecciones, se han comenzado a movilizar con furia, y pintaron toda La Boca con consignas como «Ibarra trucho».


Electoralmente, el gobierno perdió un cuarto de millón de votos, a pesar de contar con el apoyo del gobierno de Kirchner. Su debilidad se nota también en la escasa representación que tendrá en la Legislatura.


Alegan que el Gobierno de la Ciudad cubre el 60% de la indigencia… Pero, aun en el caso de que fuera cierto, el otro 40% ¿no come? El gobierno se propone bajar el presupuesto de ayuda social para cumplir con sus compromisos con la deuda externa que manejan los banqueros de la Ciudad.


Con respecto al tema de la vivienda, el gobierno fomenta los desalojos. Los subsidios para las cooperativas de vivienda están trabados por distintos problemas burocráticos.


En Promoción Social nos dijeron que a los comedores populares en casas ocupadas les iban a cortar el envío de alimentos (por un decreto ibarrista). Nosotros les contestamos que dieran subsidios para alquilar lugares, y que además nadie debe pasar hambre: los comedores no se cierran.


Te contestan que eso está relacionado con otra secretaría. El cuento de la buena pipa de la burocracia.


Interpretamos estos planteos como una provocación, cuyo objetivo es liquidar a las organizaciones piqueteras y de desocupados.


Otro ataque que recibimos todas las organizaciones de desocupados en la Capital es la sustitución de los planes de autoempleo por un engendro relacionado con el programa Nuestra Familia, que rebaja automáticamente los subsidios de 200 a 150 pesos. Segundo, tiene como objetivo político realizar nuevos proyectos de ayuda social punteriles.


Por toda esta situación nos venimos reuniendo con una cantidad de organizaciones como el Mtr, Mtl, Cuba y Piquete y Cacerola, con el objetivo de realizar una gran marcha y allanar el camino para obtener  nuestras reivindicaciones. En principio, todas se manifestaron a favor de participar de esta gran movilización y de un plan de lucha consecuente hasta obtener nuestros reclamos.


Reclamamos:


1) Por trabajo genuino para las organizaciones en lucha, por subsidios para todos los desocupados de la Capital y aumento de los mismos a 300 pesos. No a la reducción de los montos de autoempleo de 200 a 150 pesos.


2) Reconocimiento de todos los comedores y su puesta inmediata bajo programa, con el objetivo de desarrollarlos. También exigimos las instalaciones necesarias para el funcionamiento digno de los mismos.


3) Suspensión de los desalojos; subsidios para la vivienda teniendo en cuenta el aumento del costo de vida, y por un plan de construcción de viviendas con fondos públicos, para dar vivienda a los sin techo y trabajo a los desocupados.


4) Abajo la política del gobierno nacional y sus amigos de la Capital de penalizar la protesta, frente a la falta de repuestas respecto a nuestras necesidades. Desprocesamiento de todos los compañeros perseguidos por luchar.


Si el gobierno de Ibarra no puede responder a nuestros planteamientos, producto de sus ataduras con la patronal, entonces que se vayan y nosotros nos hacemos cargo de los recursos de la Ciudad distribuyéndolos entre las mayorías trabajadoras.

También te puede interesar:

Un gran desafío en una ciudad de fuertes contrastes sociales.
Un sector del oficialismo analiza un nuevo plan de $14.000 con contraprestación laboral.
En la población de 19 a 24 años la tasa de desempleo alcanza el 27,6% y la de trabajo informal 65%.