fbnoscript
17 de mayo de 2018 | #1502

FUA: congreso vaciado

Por Julián Asiner

El pasado fin de semana (12 y 13 de mayo) se realizó en Rosario el Congreso de la Federación Universitaria Argentina. Miles de representantes y militantes estudiantiles de todo el país se dieron cita en un momento convulsivo del país. El congreso era la oportunidad para debatir esta situación y que la FUA tomara la iniciativa para organizar al movimiento estudiantil en defensa de la universidad y de sus grandes demandas, desde el reclamo de los docentes contra el techo salarial hasta la defensa de las carreras y títulos frente a las reformas privatistas bajadas por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos​ (OCDE), pasando por la necesidad urgente de un boleto educativo ante los tarifazos en curso.

Nada de esto fue debatido, sin embargo, en Rosario.

El vaciamiento político de la FUA fue la política de una Franja Morada asediada por la crisis de propio gobierno. El gobernador mendocino Alfredo Cornejo, que venía de respaldar el llamado de Macri al FMI, se reunió con los pibes radicales en Rosario. Franja Morada tuvo que recalcular su estrategia después de la crisis provocada por la anterior presidenta de la FUA, Josefina Mendoza, al votar como diputada de Cambiemos la reforma previsional. Frente a la amenaza de un potencial “frente anti-Franja” que los desplazara de la FUA, los radicales apelaron a la caja de la Secretaría de Políticas Universitarias (SPU) para disciplinar a los rectores y fragmentar a la oposición. Contra las cuerdas, Franja logró retener la federación negociando la presentación de listas de la JUP (PJ) y el MNR (del PS que gobierna Santa Fe) por separado.

El rol del kirchnerismo

El primer antecedente del triunfo de la Franja había sido la votación del presidente del consejo que reúne a los rectores de las universidades de todo el país (Consejo Interuniversitario Nacional -CIN), donde peronistas, kirchneristas y “socialistas” apoyaron al radical Hugo Juri, de Córdoba, el principal ideólogo de la contra-reforma macrista que descalifica las carreras. El segundo antecedente había sido la elección del radical Fernando Tauber en La Plata, con apoyos (retribuidos en cargos) de Miles, La Mella y La Cámpora. Ayer, el CIN en pleno debió actuar para asegurar la continuidad radical en la FUA. Quedaron pedaleando en el aire las agrupaciones nacionalistas y centroizquierdistas que durante meses venían “luchando” para que la JUP de Pichetto y Urtubey y el MNR de Lifschitz encabezaran una lista contra los radicales. El Congreso de la FUA fue un termómetro de la situación política: los macristas de la universidad están mal, pero aún cuentan con el respiro que le dan los gobernadores y rectores de la oposición patronal.

Ante el fracaso del frente “anti-Franja”, el kirchnerismo, La Mella y las agrupaciones que se alinean en el espacio “San Cayetano” (Cepa, Sur, Evita) terminaron presentando sobre la hora una lista encabezada por el Miles. El dato no es menor, ya que Miles es una “creación” del burócrata sindical Daniel Ricci, de Fedun, un dirigente peronista que durante años se dedicó a entregar todas y cada una de las reivindicaciones de los docentes universitarios a los diferentes gobiernos de turno. Sin posibilidades de ir detrás del PJ y sus rectores, estas agrupaciones se alinearon con la burocracia sindical docente.

La lista de la izquierda

El otro gran dato de la FUA fue el crecimiento de la izquierda. Nuestra lista, “La Izquierda en la FUA”, logró congregar a un gran número de agrupaciones de izquierda e independientes (UJS-PO, PTS, Izquierda Socialista, Hagamos Lo Imposible, Cauce-Marabunta, Juventud Insurgente, Nueva Opción de Luján). Crecimos un 65% en delegados respecto del congreso anterior y pasamos a ubicarnos en el cuarto lugar, por encima del MNR. La inmensa mayoría de los votos fueron aportados por la UJS, quintuplicando a la segunda fuerza del frente. Como planteó nuestro compañero Federico Casas, quien nos representará en la Junta Ejecutiva de la FUA, “nuestra lista fue la única ‘anti-macrista’, ya que llamamos a la juventud a luchar sin ataduras con los gobernadores, rectores y burócratas que colaboran con Macri”.

El congreso repitió el arsenal de maniobras utilizado por la Franja y la JUP (con mayoría propia en la Ejecutiva) para alterar y manipular la distribución de los delegados. Las truchadas abarcaron a todo el proceso, desde la presentación de actas hasta la distribución y asignación. Por caso, la Federación Universitaria de la Universidad de las Artes (Funa), constituida el año pasado y presidida por la UJS, no fue reconocida como tal. La votación de la conducción se realizó en dos tandas, una en la cual participamos un grupo de listas y otra más tarde, que Franja Morada acordó con la lista de Miles y el kirchnerismo. Esta irregularidad implicó que circularan actas con listas y resultados distintos. En Página/12, la Mella y los K denunciaron un fraude para bajar su votación y dejar a la JUP en tercer lugar, a pesar de lo cual terminaron presentándose y avalando las actas.

La UJS convoca al movimiento estudiantil a sacar las conclusiones de Rosario y superar este congreso de la FUA vaciado y corrupto.  Ganemos la calle con la unidad obrero estudiantil para enterrar los planes de Macri, el FMI y todos los explotadores

Compartir

Comentarios