fbnoscript
13 de abril de 2018

Acto contra el golpe frente a la Embajada de Brasil

El Partido Obrero y el PTS desarrollaron este viernes un acto frente a la embajada de Brasil contra el golpismo en ese país. Las consignas de la convocatoria fueron: “Rechazamos la detención y proscripción de Lula”, “Fuera Temer y sus reformas contra el pueblo trabajador”, “Por el fin de la intervención militar en Rio de Janeiro”, y “destitución de militares golpistas”.

El acto empezó con un saludo de mineros de Río Turbio, que se movilizaron este miércoles en Buenos Aires contra los despidos y el ataque a su convenio colectivo.

“Mientras hoy estamos movilizados frente a la embajada de Brasil, en la ciudad de Lima se está desarrollando una reunión de conspiradores internacionales contra los pueblos de América Latina, uno de cuyos propósitos es defender al gobierno de ladrones de Temer y la injerencia y el golpismo de las Fuerzas Armadas de Brasil”, dijo Jorge Altamira, dirigente del Partido Obrero, que estuvo a cargo del cierre del acto.

 

Acto del PO y el PTS contra el golpismo eN Brasil • Rechazamos la detención y proscripción de Lula. • Fuera Temer y sus reformas contra el pueblo trabajador. • Por el fin de la intervención militar en Rio de Janeiro. • Destitución de militares golpistas.

Posted by Partido Obrero on Friday, April 13, 2018

Señaló que Trump decidió no ir a esa cumbre porque está preparando un violentísimo ataque militar en Medio Oriente, junto a la británica Theresa May y el francés Emmanuel Macron (el presidente combatido por los estudiantes, jubilados, trabajadores de Air France y ferroviarios). Un ataque que podría engendrar una respuesta rusa. “Estamos discutiendo una política belicista que condiciona toda la política mundial del imperialismo”, analizó. 

Golpismo continental

En Lima está, sin embargo, el vicepresidente Mike Pence, que discute con Macri cómo aplicar sanciones contra Venezuela. “Macri es apoyado por Estados Unidos como parte de una política de seguridad continental. Por eso plantea el embargo y eventualmente una intervención militar o un golpe de Estado contra Venezuela. Estamos frente a un golpismo continental”, denunció.
Con respecto al golpismo en Brasil, cuestionó la noción de “golpes parlamentarios”. “No hay justicia ni parlamento que pueda dar un golpe si no tiene el apoyo de las Fuerzas Armadas”, precisó. Eso fue lo que ocurrió en ocasión del impeachment de Rousseff. Recordó también que las fuerzas armadas que hoy militarizan Río de Janeiro aprendieron esa tarea en Haití, cuando fue enviado el ejército de Lula y Cristina Kirchner al servicio del imperialismo a derrocar al entonces presidente Bertrand Aristide.

Cuestionó a las corrientes de izquierda que levantan la consigna “Fuera Temer” y al mismo tiempo dicen que no hay un golpe, cuando Temer mismo es un producto del golpe y se mantiene por la prisión de Lula y la intervención militar en Río. “Acá lo que tenemos es un gobierno golpista”, reflexionó.

Altamira cuestionó severamente al PT, que denuncia el ataque contra Lula pero no ha llamado a una huelga para enfrentarlo. “Han estado negociando la sobrevivencia política de Lula, como hicieron con Rousseff”, dijo. Y advirtió del peligro de las políticas de frente popular que procuran una conciliación de clases.

También denunció al movimiento fascista de Jair Bolsonaro y se pronunció “por la derrota del golpe y el fascismo a manos de la clase obrera. Todo progreso conquistado por medio de la lucha de clases y de la independencia política es una victoria política del proletariado mundial”.

Planteó la necesidad de llamar a una conferencia internacional de la izquierda obrera y socialista que quiere luchar contra el golpe, contra Temer, y por la unidad socialista de América Latina.

La mano de la embajada yanqui

Christian Castillo, dirigente del PTS, sostuvo que “el carácter del encarcelamiento de Lula, como antes el impeachment [contra Dilma Rousseff] es claramente reaccionario”. Y prosiguió: “No se puede creer las mentiras de que a esos jueces y la clase dominante brasileña les preocupa la corrupción. Ellos han puesto a Temer en el poder para que desarrolle un plan de ajuste como el que lleva adelante Macri en Argentina”.  Denunció que detrás del golpe “está la mano de la embajada norteamericana” y cuestionó también a “una parte de la izquierda [que] llegó a decir que la cárcel de Lula fue un triunfo de la movilización popular”, confundiendo el golpismo con la movilización. También criticó al gobierno de Lula por sus políticas de ajuste y a los sectores de izquierda que se han subordinado políticamente a él. Y denunció el crimen de Michelle Franco, la concejal asesinada después de denunciar la intervención del ejército en Río de Janeiro.

El acto culminó con el canto de La Internacional.

En esta nota:

Compartir

Comentarios