fbnoscript
15 de septiembre de 2017

Miles de secundarios marcharon contra la reforma antieducativa y por Santiago Maldonado

Más de 5.000 jóvenes fueron del Ministerio de Educación nacional al porteño, pasando por Plaza de Mayo.
Por Tomás Eps @tomaseps
Más de 5.000 estudiantes secundarios se movilizaron hoy, en conmemoración del aniversario de la Noche de los lápices, del Ministerio de Educación nacional al porteño, en el marco de una intensa lucha de los jóvenes contra la reforma antieducativa del macrismo –un reclamo que confluyó con el de aparición con vida por Santiago Maldonado y por justicia por los compañeros desaparecidos en la dictadura.
 
La movilización –que supera a la nutrida marcha realizada la semana pasada– se produjo mientras se encuentran tomados 30 colegios de la Capital Federal contra la reforma. La mayor concurrencia con respecto a los últimos 16 de septiembre se explica tanto por la envergadura del ataque de Larreta como por el impacto y la indignación que ha despertado en la nueva camada de luchadores y en la masa estudiantil la desaparición de Maldonado.
 
La movilización pasó por Plaza de Mayo, donde los jóvenes realizaron un acto en el que expresaron frente al centro del poder político sus reclamos. Allí, los referentes estudiantiles de la UJS-Partido Obrero plantearon la necesidad de extender las tomas al conjunto de los colegios y abrir paso a un estudiantazo que quiebre la llamada “Secundaria del Futuro”, que acentúa la degradación de la educación media al establecer que el 50% del actual quinto año consista en trabajo gratuito en las empresas y el reemplazo de docentes por “facilitadores” precarizados. Asimismo, los primeros cuatro años se dividen en dos ciclos, uno básico y orientado, lo que conduciría a títulos intermedios aún más descalificados.
 
Cabe señalar que en 2013 en Capital  (al amparo de la Ley Nacional de Educación aprobada por el kirchnerismo con Daniel Filmus como ministro de Educación) se recortaron más de 40 orientaciones.
 
La reforma de Larreta es la coronación de un vasto trabajo de destrucción de la educación pública que va de Menem al macrismo, pasando por el kirchnerismo. Estos servidores de la clase capitalista apuntan a transformar el sistema educativo en un mero entrenamiento laboral y un reservorio de mano de obra barata.
 
En la movilización se oyó fuerte la demanda de que Soledad Acuña, la titular de la cartera educativa porteña, reciba al conjunto de los colegios en lucha. “El gobierno sigue respondiendo con provocaciones”, señaló Milton Vernik, de la escuela Carlos Pellegrini, en diálogo con Prensa Obrera recordando que días atrás la ministra convocó a los estudiantes a una reunión, para luego recibir solo a representantes de los colegios que no estuviesen tomados.
 
De la movilización participaron gremios docentes, en apoyo a la lucha de los jóvenes contra la reforma. Días atrás, la gremial Ademys propuso en una reunión multisectorial la realización de una marcha educativa unificada de la Capital el día 22, de docentes y estudiantes de secundarios, terciarios y facultades de la UBA, cuya convocatoria se concretaría en estos días.
 
Frente al enorme impulso estudiantil, el kirchnerismo –que conduce la Coordinadora de Estudiantes de Base– pasó de plantear que “no estaban dadas las condiciones para tomar” a presentarse como defensor de las tomas, aunque sigue interviniendo en los colegios con la línea de levantar las ocupaciones o ir a “cuartos intermedios”.
 
La lucha de los secundarios sigue creciendo, y confluye con la librada por los científicos del Conicet, que mantienen la toma del Ministerio de Ciencia y Técnica contra los despidos y el recorte en el organismo. La pelea contra el ajuste en educación y ciencia se despliega con fuerza.
 
Abajo la reforma antieducativa.
 
 

 

 

 
 
Fotos: Fede Imas

Compartir

Comentarios