fbnoscript
24 de noviembre de 2017

"¡Abajo el patriarcado, el capitalismo, el imperialismo y el colonialismo!"

Documento unitario leído en el acto por el Día Internacional contra la Violencia hacia la Mujer.
Por Corresponsal
Cada 25 de noviembre nos encuentra a las mujeres de toda América Latina y el mundo, organizadas en las calles de cada país, en el día de la lucha contra toda forma de violencia hacia las mujeres. Este día representa un histórico y continuo repudio al brutal asesinato de las hermanas Minerva, Patria y María Teresa Mirabal, militantes políticas por las libertades democráticas, sucedido en 1960, en manos de la dictadura de Rafael Trujillo en la República Dominicana. Esta fecha fue elegida en el Primer Encuentro Feminista de Latinoamérica y el Caribe en 1981.
 
Más de medio siglo después, en un contexto latinoamericano y mundial, donde el ajuste y la represión golpean directo a las mujeres, a las y los trabajadores, a las luchas sociales, pueblos originarios y disidencias sexuales, consideramos indispensable recuperar el origen del Día Internacional de la No violencia contra las Mujeres. Por eso salimos a las calles, marchamos y nos encontramos hoy en Plaza de Mayo, donde nuestros cuerpos se convierten en lucha y contra el saqueo, la explotación, la violencia patriarcal y la muerte; con el ejemplo de las hermanas y Mariposas Mirabal, Berta Cáceres, Laura Iglesias, Sandra Cabrera, Nilda Eloy y como tantas otras mujeres de toda nuestra América y el mundo. Para amplificar nuestras voces en un grito colectivo:
 
¡Abajo el patriarcado, el capitalismo, el imperialismo y el colonialismo!
 
Este 25 de noviembre estamos una vez más en las calles, para enfrentar el ajuste y todos los ataques que lleva adelante Mauricio Macri junto con los gobernadores y gobernadoras en las diferentes provincias del país. Y esta convocatoria se inscribe en las enormes movilizaciones populares y del movimiento de mujeres, como lo son los históricos Encuentros Nacionales de Mujeres, el Ni Una Menos, el Paro Internacional de Mujeres, el Paro del miércoles negro del 19 de octubre, la lucha contra el 2x1 y el esclarecimiento de la desaparición forzada y asesinato de Santiago Maldonado.
 
Nosotras NO NOS CALLAMOS MÁS y nos apropiamos del espacio público con coraje, para denunciar las violencias que sufrimos:
 
Al menos 1 femicidio por día
 
Los crímenes de odio, travesticidios y transfemicidios
 
Las muertas y presas por abortos clandestinos
 
Nuestras mujeres desaparecidas por las redes de trata con fines de explotación sexual y laboral
 
La violencia y el hostigamiento por parte de las fuerzas policiales, ante nuestra disidencia sexual, avalados por los códigos contravencionales vigentes y el protocolo represivo contra la comunidad LGTTTBIQ+ de Patricia Bullrich.
 
El disciplinamiento para la sumisión de nuestros cuerpos a base de violencia psicológica, verbal y física. El acoso, el abuso y la violación, de los cuales el Estado también es responsable.
 
El recorte presupuestario por parte del gobierno, hacia las políticas públicas para la erradicación, prevención y sanción de la violencia contra las mujeres.
 
La precarización laboral, la doble jornada laboral que se nos impone.
 
La precarización de la vida, el ajuste económico, los tarifazos
 
La pobreza que nos golpea doblemente a nosotras de la mano de las políticas de recortes y ajuste, feminizando la pobreza.
 
Esta movilización confluye con las luchas de todo el país que protagonizamos las mujeres y el pueblo trabajador, contra las brutales reformas antipopulares y antiobreras que impulsa el gobierno de Macri, con el apoyo de los gobernadores, la oposición patronal y con la complicidad o inacción de las dirigencias sindicales de la CGT y la CTA.
 
Mientras congelan los salarios y se proyectan paritarias de miseria, los tarifazos arrecian en todos los servicios, beneficiando a los pulpos energéticos que desde hace décadas llevan adelante el vaciamiento.
 
Estas medidas sólo agravarán el cuadro de violencia social contra nuestras familias: sin trabajo, sin vivienda, sin comida, sin escuelas públicas ni hospitales, recortando todo lo que esté a su paso, deteriorando las precarias políticas públicas, sólo habrá más violencia social y estatal hacia las mujeres.
 
Por eso decimos: ¡No a los tarifazos! ¡Abajo la cobertura universal de salud y los operativos anti-educativos y privatistas! ¡Unidad de las trabajadoras y trabajadores para derrotar la reforma laboral, previsional e impositiva contra el pueblo trabajador! ¡Paro general y plan de lucha!
 
Las mujeres somos mayoría entre los desocupados, desocupadas. La brecha salarial en comparación con los varones por la misma tarea es el del 27%. Mientras que la informalidad y la precarización golpean mayormente a las mujeres de la economía popular. Los hogares más pobres entre los pobres, son lo que tienen a mujeres solas con hijos/as a cargo. La reforma a la baja de los convenios colectivos de trabajo golpearán doblemente a las mujeres trabajadoras, que ya nos vemos privadas de derechos elementales como los jardines infantiles, lactarios, licencias adecuadas, y somos quienes sufrimos el acoso laboral y mayormente los despidos arbitrarios. Es lo que sucederán con la cláusula del presentismo que han pactado los gobiernos con las burocracias sindicales, que depreciarán aún más nuestros salarios, siendo que las mujeres somos las principales cuidadoras gratuitas de la niñez y los adultos mayores. Desde esta jornada de lucha repudiamos el convenio leonino contra las mujeres empleadas de casas particulares cerrado por la CGT de $8.000. Esta entrega involucra a más de un millón de mujeres, el 20% de la fuerza de trabajo femenina ocupada.
 
Basta de despidos y suspensiones. Ningún despido de trabajadoras y trabajadores estatales. Ocupación de toda fábrica y dependencia que cierre o despida.
 
No a la reforma laboral. Defensa de los convenios colectivos de trabajo. Salario igual a la canasta familiar.
 
No al aumento de la edad jubilatoria. 82% móvil para nuestras jubiladas y jubilados
 
¡Por la unidad de las y los trabajadores para derrotar el ajuste!
 
El presupuesto 2018 expresa el ajuste venidero hacia las áreas más sensibles para garantizar un acompañamiento a mujeres, trans y travestis en situación de violencia. No existe ningún plan real para prevenir, sancionar y erradicar la violencia contra las mujeres de la mano de los gobiernos ajustadores, que desmantelan los ya insuficientes programas abocados a la prevención y asistencia de casos de violencia, con trabajadoras precarizadas y sin instrumentos para actuar adecuadamente. Como lo vienen denunciando las trabajadoras de la Dirección de la Mujer de la Ciudad de Buenos Aires, el magro presupuesto destinado a la atención de las víctimas de violencia de género está siendo tercerizado en ONG privadas, muchas de ellas de cuño clerical y amigas del gobierno. Mientras tanto se continúa incumplimiento la creación de centros integrales de asistencia a la mujer. Reclamamos la creación de centros de atención con equipos interdisciplinarios en planta permanente y el fin del vaciamiento de las áreas de asistencia. Construcción de casas refugios adecuadas y asistencia económica equivalente a la canasta familiar para las víctimas de violencia a cargo de Estado:
 
Exigimos la implementación ya de la ley 26.485 con un presupuesto acorde.
 
¡Basta de vaciamiento de la asistencia a la mujer!
 
¡Asistencia integral YA bajo control de las trabajadoras de los programas y organizaciones de mujeres!
 
También exigimos que el Estado garantice el acceso a la vivienda, el trabajo digno y a la salud, para las víctimas de trata. Así como también el asesoramiento jurídico gratuito para las víctimas y sus familias, para garantizar una correcta re inserción de esas niñas y mujeres que han visto sus derechos humanos vulnerados. Reparación del daño y restitución de derechos con efectivas políticas públicas de salud, trabajo educación y vivienda, para las personas que quieran salir de la prostitución.
 
A su vez, el recorte de programas y presupuestos orientados a la erradicación de la violencia de género y la efectivización de nuestros derechos, los despidos masivos, la ausencia de políticas que promuevan condiciones igualitarias en el acceso al trabajo para mujeres, lesbianas, gays, trans y travestis y la falta de políticas que garanticen nuestra soberanía total sobre nuestros cuerpos muestran el carácter reaccionario y misógino del Gobierno.
 
El ajuste se viene sobre nuestras espaldas con más desocupación, mayor precariedad en nuestras condiciones de vida, con criminalización de las mujeres migrantes que sufren la xenofobia y el racismo de los gobiernos. Estas luchas y demandas pendientes nos exigen salir a la calle, redoblar la apuesta por la organización colectiva y la unidad de quienes luchamos día a día.
 
Exigimos la igualdad de condiciones para el acceso al trabajo.
 
Exigimos trabajo genuino para las trabajadoras víctimas de trata. 
 
Basta de represión, persecución, abuso y extorsión policial a las trabajadoras sexuales y a las personas en situación de prostitución. Exigimos la derogación de los artículos contravencionales que permiten mantener detenidas sin orden judicial a cualquier persona y que criminalizan el ejercicio de la prostitución en 18 provincias.
 
Sabemos que para que el ajuste sea mayor, mayor será el accionar violento de las fuerzas represivas del Estado. La acción de todas las instituciones del Estado ante la violencia contra las mujeres y los femicidios es de total complicidad: comisarías que maltratan y se niegan a recibir o cajonean las denuncias, jueces y funcionarios que amparan a toda la cadena de violencia contra las mujeres y garantizan la impunidad.
 
¡Destitución de los jueces y funcionarios que amparan a los violentos! Reivindicamos a las miles de mujeres y familiares que se organizan para salir de estas situaciones violentas y tomar el camino de la lucha, como se demostró masivamente en el Ni una menos y cada vez que salimos a defender nuestros derechos. Justicia para las víctimas de violencia.
 
Desprocesamiento de las y los más de 5000 luchadores populares. Libertad inmediata a todas las presas políticas de nuestra América. Libertad a Milagro Sala. También exigimos el cese de hostigamiento judicial a la dirigente mapuche Moira Millán. Basta de persecución, encarcelamiento y demonización de las comunidades que resisten al saqueo y el extractivismo de los bienes comunes, a manos del poder económico concentrado. Derogación de todas las leyes represivas y del DNU antinmigrantes de Macri
 
Denunciamos que el gobierno de Cambiemos busca disciplinar y someter a las mujeres y a las lesbianas, Gays, Travestis, Trans, Bisexuales, Intersex y todas las identidades sexuales disidentes, como bien quedó claro en la publicación anunciada mediante el Boletín Oficial del Protocolo para la detención del colectivo LGTTTBIQ+. Una aberración que no sólo garantiza que la violencia héteropatriarcal se cumpla a base de violencia sobre nuestros cuerpos disidentes.
 
Repudiamos el protocolo para la detención de personas LGTTBIQ+, como también repudiamos el accionar y avance de todas las fuerzas represivas. Exigimos, un estremecido pedido de justicia por el asesinato de Santiago Maldonado. Denunciamos la responsabilidad de Mauricio Macri y exigimos la renuncia de Patricia Bullrich. Denunciamos el encubrimiento y el accionar de gendarmería, como también denunciamos a todos los grandes grupos económicos apropiadores de nuestras tierras. ¡Fuera Lewis, Fuera Benetton! ¡Justicia por Santiago Maldonado!
 
Nosotras exigimos los derechos que nos pertenecen. Queremos decidir sobre nuestro cuerpo y no morir ni ir presas por eso. Queremos una vida libre de violencia machista y una sociedad nueva, libre del patriarcado, el capitalismo, el colonialismo y el imperialismo. Nosotras nos queremos VIVAS, nosotras nos queremos LIBRES.
 
Exigimos nuestro derecho a decidir sobre nuestros cuerpos. Exigimos que los partidos que tienen mayoría en el Parlamento traten y aprueben el proyecto presentado por la Campaña Nacional por el Derecho al aborto legal, seguro y gratuito. Denunciamos la injerencia clerical y de la Iglesia Católica y otras iglesias en los contenidos de educación sexual y en el bloqueo a los abortos no punibles.
 
¡Separación de la Iglesia del Estado!
 
¡Rechazamos la ley de libertad religiosa como también la financiación del Estado a la Iglesia! ¡Queremos un Estado laico!
 
¡Inmediato tratamiento del Proyecto de Interrupción Voluntaria del Embarazo de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto!
 
¡Educación sexual para decidir, anticonceptivos para no abortar, aborto legal, seguro y gratuito para no morir!
 
¡Aplicación del protocolo por la interrupción del embarazo en todo el territorio nacional! ¡No a la criminalización de los profesionales de la salud que garantizan derechos!
 
Y aquí están nuestros cuerpos, fortalecidos de protesta. Aquí estamos para decir que vamos a seguir luchando contra las redes de trata, contra los proxenetas y su convivencia con el poder político de turno. La trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual y laboral constituye una de las formas más extremas de la violencia patriarcal y capitalista. Aprovechando situaciones de vulnerabilidad social y desprotección, las redes operan sometiendo a miles de mujeres a la peor de las explotaciones. Desde la sanción de la ley de trata en 2008, bajo el kirchnerismo, no se ha desmantelado ni una sola red. Y aquí están nuestros cuerpos, fortalecidos de protesta. Aquí estamos para decir que vamos a seguir luchando contra las redes de trata y el proxenetismo, y su convivencia con el poder político de turno y las fuerzas represivas del Estado.
 
Exigimos el desmantelamiento de las redes de trata con fines de explotación sexual y laboral. Y el cierre de todos los establecimientos donde se lucre a costa de la explotación sexual ajena de mujeres, travestis y trans.
 
Es imprescindible contar con un registro único de desaparecidas en democracia y un registro de huellas dactilares de entierros NN, para facilitar las búsquedas. Y que se declare la imprescriptibilidad del delito para que las víctimas puedan obtener justicia sin importar el tiempo transcurrido.
 
Exigimos que aparezcan nuestras mujeres desaparecidas por redes de trata . El Estado es responsable por cada desaparecida.
 
Las mujeres decimos: ¡Las seguimos buscando, las queremos con vida! ¡Desmantelamiento de todas las redes de trata! Aparición de Marita Verón, Florencia Penacchi , Johana Ramallo Maira Benitez y todas las mujeres desaparecidas. Castigo a todos los responsables materiales y políticos.
 
Exigimos el cumplimiento del cupo laboral trans y travesti. Ley de reparación histórica integral.
 
Derogación de los códigos contravencionales. Basta de crímenes de odio, basta de femicidios, transfemicidios y travesticidios. ¡Justicia por Diana Sacayán! ¡Pepa Gaitán y Lohana Berkins, presentes! Justicia por todas las mujeres asesinadas y violentadas.
 
 Exigimos la absolución de Higui, la absolución de Dayana Gorosito, la libertad de Victoria Aguirre y de todas las mujeres que son criminalizadas por la justicia clasista machista y patriarcal.
 
Justicia por Melina Romero y Daiana Colque.
 
Compañeras y hermanas de todo el país y América Latina decimos:
 
¡Basta de violencia machista y patriarcal!
 
¡Libres y vivas nos queremos! ¡El Estado y los gobiernos son responsables!
 
¡Juntas unimos nuestras voces, en un grito de guerra contra el patriarcado y el capitalismo!
 
¡Arriba las compañeras, con todas las fuerzas de la historia que escribimos!
 
Contra toda forma de explotación y opresión, llamamos a nuestras hermanas de todo el mundo a seguir luchando de manera independiente de todos los gobiernos de turno.

Compartir

Comentarios