fbnoscript
8 de abril de 2018

El gobierno prepara un plan de guerra contra las jubilaciones

El diario El Cronista volvió a destacar la decisión del gobierno de implementar cambios en las prestaciones previsionales, para reducir drásticamente los beneficios de los actuales y, aún más, de los futuros jubilados. En una nota publicada el viernes en ese diario económico se comenta la entrega al Ministerio de Trabajo de un nuevo Código de Seguridad Social por parte de una comisión designada para redactarlo y que contendría los lineamientos generales de la futura estructura del sistema previsional.

Aunque no avanzan sobre las características más precisas de la ofensiva oficial, los redactores del Código destacan que los beneficios de la seguridad social se deben adecuar a "la capacidad económica o financiera del país" y que “la expectativa de vida progresa y cada vez es mayor”. Es decir que el monto de los haberes quedaría limitado al arbitrio oficial y se va a un incremento de la edad para jubilarse.

Según han reconocido funcionarios oficiales, está prevista entre las modificaciones el aumento de la edad jubilatoria obligatoria a 67 años en el caso de los varones y a 65 en el de las mujeres (ya se adelantó la “voluntaria” a los 70 años) y también la cantidad mínima de años de aporte (de los actuales 30 años) para poder acceder al beneficio previsional.

Pero el golpe partiría desde el inicio. El plan prevé que se reduzca el porcentaje sobre el sueldo del primer haber jubilatorio, tal como lo reclamara el Fondo Monetario, para convertirla en una pensión previsional mínima universal y se volvería a modificar la fórmula de movilidad para alejarla aún más de una actualización por el costo de vida. Como complemento se le sumarían los “ahorros voluntarios” para “compensar” la drástica rebaja de los haberes, lo cual supone el regreso al sistema de las AFJP.

Esta ofensiva oficial se explica por la decisión de reducir el déficit fiscal a costa de la masa de jubilados, que ya han sufrido sucesivos ataques a lo largo de los últimos años. En el pase de manos del gobierno kirchnerista al macrismo, el 65% de los jubilados cobraba el haber mínimo, que no llegaba a cubrir la mitad del costo de la canasta básica.

El cuadro se agudizó con el cambio del índice de actualización en diciembre pasado-aprobado por el Congreso en medio del repudio de la masiva movilización popular-, que hizo perder casi 10 puntos a los haberes en la primera actualización de este año.

A esto se sumó el desfalco de la denominada “reparación histórica” que supone recortarle a quienes hicieron juicios contra el Anses por actualización de sus haberes, un promedio del 85% de lo que les corresponde. Para presionar a los jubilados para que acepten esta reducción, el gobierno apela los juicios ante la Corte Suprema, que dilata sin fecha una resolución sobre los mismos.

Luego de las enormes jornadas de diciembre, pasado, se abre ahora una nueva etapa de preparación de la resistencia a este nuevo atropello a los jubilados actuales y futuros.

Compartir

Comentarios