fbnoscript
24 de octubre de 2016

El túnel en la Avenida Balbín y las inundaciones

El gobierno de Horacio Rodríguez Larreta consiguió que la Sala II de la Cámara de Apelaciones de la Ciudad revoque la medida cautelar que había frenado las obras del túnel, dictada por el juez Roberto Gallardo y solicitada por el colectivo de vecinos que se opone a esta enorme obra.

            Las obras que reclaman prioritariamente los vecinos son las que deben resolver el recurrente tema de las inundaciones en el barrio, provocadas por el desborde del arroyo Medrano y que generaran la catastrófica inundación del 2 de abril de 2013, donde seis vecinos fallecieron ahogados. En aquella ocasión, el único lugar que permitía el acceso desde el Oeste en la zona que estaba bajo las aguas, era el paso a nivel que ahora será reemplazado por el túnel.

            Es por esta razón que también plantean los vecinos que esta obra puede agravar la incomunicación del barrio ante la repetición de un evento como el de abril de 2013. Lo mismo opina María Eva Koutsovitis, ingeniera civil e investigadora de la UBA, quien en un informe solicitado por los vecinos sostiene: “la ejecución del cruce bajo nivel en Balbín podría conectar dos subcuencas actualmente separadas por la traza del ferrocarril y, por lo tanto, modificar el impacto de las aguas de lluvia durante el desarrollo de un evento extremo” (La Nación, 21/10).

            Los jueces de la Cámara II no dan respuesta a estos cuestionamientos y justifican la realización de la obra, planteando que los ingenieros de la misma previeron el funcionamiento de bombas alimentadas por un generador y sifones en los extremos del túnel, que en caso de necesidad drenarán las aguas del mismo a la cuenca del Medrano.

            Esta justificación no considera que tales “precauciones” serían inútiles en caso de un evento extremo ya que no habría donde drenar las aguas. Y lo más grave es que tal situación se puede repetir en cualquier momento ya que las obras en el Medrano que podrían evitarlo no solo no están realizadas, sino que ni siquiera están consideradas en ninguna planificación a corto plazo.

Peor aún, ni siquiera existe un plan de contingencia del gobierno de Rodriguez Larreta luego de aquella trágica inundación de hace 3 años, sobre la que Macri, que entonces gobernaba la Ciudad,  evitó  ser interpelado en la Legislatura gracias a la colaboración del bloque del kirchnerismo.

            En estas horas los vecinos deliberan sobre los pasos a seguir. 

En esta nota:

Compartir

Comentarios