fbnoscript
25 de octubre de 2016

Los vecinos contra el túnel de Avenida Balbín

Desde muy temprano y en el curso de pocas horas, las empresas Ausa y Construmex (hay versiones de que Calcaterra tendría participación en la sociedad) armaron ayer, lunes, un enorme vallado de 400 metros a lo largo de la Avenida Balbín que, además de caotizar el tránsito de la zona, suponía el inicio de febriles actividades de la obra para un futuro túnel bajo nivel en esa avenida, ubicada a la altura de la estación Saavedra. 
 
Las obras comenzaron sin ningún cartel de obra que las anunciara y, claro, sin siquiera notificar a los vecinos que habían conseguido una medida cautelar, dictada por el juez Gallardo, que luego fuera rechazada por los jueces de la sala II de la Cámara de Apelaciones de la Ciudad.
 
Desde antes de las 19, los vecinos comenzaron a acercarse a la cita para la asamblea convocada por la asamblea del túnel en la plazoleta del mástil, lugar icónico del barrio. La asamblea sesionó con la presencia de más de 300 vecinos de todas las franjas etarias, conmocionados por el inicio de las obras.
 
Primero hubo informes de los abogados que habían presentado la cautelar sobre el difícil escenario judicial que se presentaba luego del levantamiento de la medida y, a continuación, realizaron una serie de intervenciones los referentes de la asamblea, dando prácticamente por concluida la lucha. 
 
Esto hasta que un vecino que hizo uso de la palabra, planteó que tanta gente no se había reunido para un velorio, sino porque quería luchar contra el atropello del gobierno de la Ciudad y el hecho de que este ignorara los reclamos realizados por las inundaciones que se había sucedido en el barrio. Y dijo que lo que debía hacer la asamblea era votar medidas de lucha, porque nuestro pueblo había obtenido sus conquistas históricas con este método.
 
A partir de allí y mientras otros oradores hacían uso de la palabra, se desató una fuerte reacción popular que arrasó en poco tiempo con los vallados, la cartelería y todo lo que encontró a su paso en la obra.
 
La bronca de los vecinos tiene que ver con informes técnicos donde se indica que las obras van a agravar las inundaciones que sufre el barrio desde hace muchos años. Las medidas de reaseguro planteadas por el gobierno y los que construirían el túnel no aparece como una solución frente a los peligros que acarrearía la obra. 
 
De allí la indignación. Contra el gobierno macrista y contra las decisiones de la Justicia que no atienden los reclamos de los vecinos ni los alertas de los especialistas de la UBA que los realizaron. 
 
Ante la indignación de los vecinos, el gobierno de la Ciudad convocó a una “mesa de diálogo”, pero hoy martes ya había reconstruido los vallados y la cartelería, en una muestra de que la intención de proseguir con la obra se mantiene firme.
 
Los vecinos, nucleados en “No al túnel” realizarán una nueva reunión para definir las medidas a tomar y anunciaron que el 26 de octubre realizarán una conferencia de prensa para dar a conocer las razones de su oposición a la obra.
 

En esta nota:

Compartir

Comentarios