fbnoscript
7 de enero de 2019

Rodríguez Larreta mete CEOs en los hospitales porteños

Abajo el decreto 409/18, fuera el ajuste.

Durante diciembre, el gobierno de Rodríguez Larreta dio otro golpe ajustador sobre la salud de la Ciudad de Buenos Aires y los hospitales públicos. Firmó el decreto 409/18 que autoriza al Ministerio de Salud a crear las “Direcciones de Gestión Administrativa Hospitalaria”, dependientes de la Subsecretaría de Administración del Sistema de Salud, un eufemismo que representa la intromisión de CEOs sobre la estructura de los directores de los hospitales porteños. En el decreto se designan estas nuevas autoridades en los catorce hospitales de agudos y en los dos de niños que existen en la Ciudad, con nivel remunerativo equivalente al correspondiente a la Dirección General.

A este nombramiento inicial, se le agrega que se designarán cuatro “CEOs” (gerentes) que se repartirán los 16 hospitales restantes. De esta manera, el gobierno incorpora un interventor que tendrá por delante las facultades de orquestar el ajuste sobre los hospitales.

Las funciones que otorga este decreto son muy amplias y están vinculadas al recorte que tiene que profundizar Rodríguez Larreta en la Ciudad para “achicar” el gasto público. Recordemos que durante el 2018 ha avanzado en una reforma de la ley de profesionales (Ley 6.035) que quita estabilidad laboral y le da más atribuciones al ejecutivo para avanzar en la ´compactación´ de servicios y cargos. Con la cristalización de esta nueva figura, quedará a su cargo todo lo vinculado a los nombramientos, auditorías, traslado de personal entre hospitales, cesantías sobre el personal, gestión de turnos, presupuestos de compras y hasta participar de los CATA (Consejo Asesor Técnico Administrativo).

El argumento del gobierno es que sólo el 5% del sistema hospitalario público porteño se cubre con fondos propios, surgido de obras sociales y prepagas. Pero la realidad de los hospitales es muy diferente. El presupuesto de salud en los últimos 5 años ha sufrido un involución total, representando para el 2019 un 14.9% sobre el total del presupuesto de la Ciudad, a contramano los fondos para el pago de deuda y vencimientos financieros, que se han incrementado en tres veces, comparado al ejercicio del 2018.

Este decreto va en sintonía directa con la aplicación efectiva de la Cobertura Universal de Salud (CUS), que plantea un avance privatista sobre todo el sistema, enmascarado bajo conceptos de ´eficacia´, ´eficiencia´ y ´racionalización´ de las prestaciones. En un reciente artículo en el diario La Nación se atribuye a fuentes del ejecutivo porteño que la razón para la intromisión de tal figura está directamente vinculada a que los directores médicos “no siempre saben de management”.

Debemos rechazar de plano este decreto y su orientación de fondo para defender un acceso universal e integral a la salud regido por las necesidades de cada trabajador y su familia y no por las necesidades del Estado que pretende de estos fondos para cumplir el pagó de la deuda.

La dirección del gremio de la AMM se dispuso a emitir dos comunicados en contra de tal resolución, pero adoleció de la convocatoria a cualquier tipo de plan de lucha o movilización contra tamaña intromisión. Ahora ha ingresado a una fase de negociación con el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires para que esta nueva figura tenga el mismo rango que el director médico (fuente de poder del gremio) y se necesite la firma de ambos para cualquier decisión hospitalaria. No se puede esperar menos de la burocracia que es socia fundamental de todo el plan de ajuste y ataque que Rodríguez Larreta ha orquestado contra la salud y las condiciones laborales de sus trabajadores. Los dirigentes de AMM fueron de los primeros en firmar una paritaria que pierde 15 puntos contra la inflación y la reforma de la carrera de profesionales de la CABA.

Es necesario poner en pie asambleas en todos los hospitales que rechacen el decreto 409/18 y voten un plan de acción.

Compartir

Comentarios