fbnoscript
15 de enero de 2019

A un mes del incendio del hospital Oñativia

En Almirante Brown. Vamos por la apertura completa inmediata
Por Corresponsal

Los trabajadores y vecinos de Almirante Brown estamos frente a una emergencia de la salud pública no declarada. Hace un mes que el Hospital Oñativia permanece prácticamente cerrado tras sufrir un incendio. Las derivaciones han saturado a los hospitales vecinos, Gandulfo y Melendez, lo que, entre otras cosas, dificulta una correcta atención de los pacientes derivados. 

Esta situación, delicada de por sí, se ve agravada porque se da en el marco de un abandono, falta de inversión, mantenimiento e insumos de todos los hospitales y salitas de la provincia. El trasfondo de este derrumbe de la salud pública es el plan privatista de la salud, llamado Cobertura Universal de Salud, que significa una transferencia de recursos al sector privado y limita las prestaciones brindadas por el sistema público de salud. 

El pueblo quiere saber

Ni Vidal, ni el intendente Mariano Cascallares se atienden en el hospital público. Somos los vecinos y los trabajadores los que realmente estamos interesados en defender el sistema público de salud. Frente al cierre del hospital no se presentó ni desde provincia ni desde el municipio un plan de emergencia. 

Al momento, en el Oñativia funcionan las guardias y el laboratorio. Si bien hay obras en marcha, tanto los trabajadores del hospital como los vecinos desconocemos de qué se tratan. Se rumorea un plazo de 7 meses para que el hospital reabra sus puertas. Pero se desconoce el plan de obras, el cronograma estimado, las prioridades. Tampoco se garantiza la reapertura con la capacidad de atención, con el equipamiento y complejidad, como mínimo, previas al incendio.

El último “abrazo” al hospital convocado por la Comisión Interna de ATE y Cicop, con el apoyo de ATE Almirante Brown. Hubo una presencia testimonial de ATE provincial y un boicot explícito del Sindicato de Salud Pública que ofician de voceros oficialistas ante la crisis del Oñativia. Aun así, reunió a un amplio sector de vecinos y trabajadores. Allí se expresó de manera contundente una gran disposición a defender el hospital por medio de la movilización popular. La gravedad y urgencia que atraviesa a este hospital provincial requiere de una respuesta y un plan de acción a su altura; es necesario un plan de acción provincial de ATE y Cicop en defensa de la salud pública, discutido y resuelto en un plenario de delegados conjunto de los dos sindicatos.

Nuestro planteo

Debemos exigir al gobierno provincial que haga público el plan de obras y su cronograma estimado. El seguimiento del mismo debe quedar a cargo de la asamblea de trabajadores y vecinos. Es responsabilidad de ATE y Cicop impulsar su convocatoria y garantizar el funcionamiento democrático de la misma.

El plan debe garantizar el funcionamiento y las prestaciones del hospital, como mínimo requisito, en las condiciones previas al cierre. Las prioridades de las obras deberían ser discutidas con los trabajadores por ser ellos quienes mejor conocen el funcionamiento operativo del hospital.

Mientras duren las obras, a su vez, hay que exigir al gobierno provincial y al municipal un plan de emergencia. Que las salitas de primeros auxilios funcionen a pleno. Que se les garantice el presupuesto y el personal necesario. Y que se garantice la aparatología necesaria para la atención (por ejemplo: ecógrafo y equipo de rayos portátil).

El gobierno provincial debe garantizar las internaciones, empleando para ellos las camas disponibles en todas las clínicas del distrito. Es prioridad absoluta la salud de la población. El estado de emergencia es crítico.

En defensa de la salud pública. No al pago de la deuda externa. Triplicación del presupuesto en salud. Por un sistema único de salud, público y gratuito. Derrotemos el ajuste de Macri, Vidal, y la pseudo oposición pejotista.

TE PUEDE INTERESAR: 
Masivo abrazo al Hospital Oñativia de Almirante Brown

Compartir

Comentarios