fbnoscript
30 de enero de 2019

El Hospital San Martín de La Plata continúa en terapia intensiva

El apagón y la aptitud de sus trabajadores
Por Corresponsal
Trabajadores del HIGA San Martín

Si bien en el hospital San Martín de La Plata ya estamos "acostumbrados" a los apagones, durante el apagón del 23 los grupos electrógenos no funcionaron (responsabilidad del Estado). Y la vida de los pacientes conectados a aparatos que necesitan constante corriente eléctrica fue salvada por la pronta atención de los trabajadores presentes en esas horas de total oscuridad (más de 3 horas). 

Situaciones como éstas son las que nos muestran concretamente qué queremos decir cuando proclamamos "¡gobierno de los trabajadores!".

El HIGA San Martín de La Plata al ser interzonal y general es de alta complejidad, por lo tanto está destinado a atender pacientes de toda la provincia de Buenos Aires y todas las patologías. Por tal motivo, es uno de los hospitales más importantes de esta provincia. Pero esto no parece importarle a los diferentes gobiernos tanto de Vidal como otrora de los K. La población ha ido aumentando pero estos gobiernos, en lugar de invertir acorde a la demanda, han ido achicando por todos lados demostrando que les importa poco y nada la vida de las personas. Sin ir más lejos el presupuesto destinado a Salud para el año 2019 es el más bajo de la historia.

Hace muchos años que el sistema de salud pública viene en picada y en el HIGA San Martín, como en el resto de los hospitales, hemos sido testigos de esta desidia: servicios que cierran por cuestiones edilicias; sobrecarga de trabajo por falta de personal en áreas críticas (no sólo en el cuidado de los pacientes sino también la falta de maestros en la Guardería donde cientos de trabajadores nos encontramos con la problemática de no tener dónde llevar a nuestros hijos); recorte en las consultas o estudios por falta de personal; cirugías programadas con meses de espera; ascensores que se caen; falta de higiene; y falta de medicamentos.

A esto debemos añadir aparatos y equipos hospitalarios que se rompen reiteradas veces por la falta de mantenimiento; falta de equipos y aparatos hospitalarios (actualmente no hay mamógrafo en el hospital); y muertes evitables (virus intrahospitalarios, falta de elementos imprescindibles), etc.   

La salud es un derecho inalienable y los hospitales están colapsados.

¿Y los sindicatos? 

En los hospitales los gremios que reciben dinero de los trabajadores para funcionar y bregar por mejores condiciones laborales de sus afiliados son: el SSP (Sindicato de Salud Pública), UPCN, ATE y Cicop. A ellos les exigimos que tomen cartas en el asunto porque esto no da para más.

Por un tajante rechazo a la CUS (Cobertura Universal de Salud) que en el 2005 ha sido impuesta por el Banco Mundial y la OMS y que significa entregarle en bandeja nada menos que nuestra salud y calidad de vida a los negociados de los ricos.

¡No necesitamos "cobertura" porque en nuestro país el acceso a la salud es un derecho universal y gratuito! ¡Defendamos el derecho a la salud pública! ¡Por un presupuesto acorde a las necesidades del sistema de salud! ¡Por un paro general de 36 horas!

Pacientes, vecinos y trabajadores debemos organizarnos para juntos frenar esta desidia.

Compartir

Comentarios