fbnoscript
1 de febrero de 2019

Residentes de la provincia de Río Negro se organizan contra la precarización laboral

Por Corresponsal
Residente en Bariloche

El último jueves los trabajadores residentes del Hospital Ramón Carrillo de la localidad de Bariloche, Río Negro, convocaron un paro activo en el contexto de una jornada provincial de lucha por sus derechos y contra la precarización laboral. Participaron de esta jornada profesionales médicos, kinesiólogos, veterinarios y psicólogos en formación de posgrado desde diversos puntos de la provincia (Bariloche, Bolson, Conesa, Roca, Viedma, Beltran, Sierra Colorada, Cipolletti y otros) manifestando su apoyo a través de intervenciones en sus lugares de trabajo.

Los profesionales en formación realizan jornadas laborales de entre 65 y 80 hs semanales en el sistema sanitario, con carácter de becarios, sin percibir aportes jubilatorios, antigüedad ni aguinaldo por parte de la provincia. Denuncian discriminación salarial, ya que por la precariedad de su contrato no son reconocidos como trabajadores de la salud a pesar de ser actores fundamentales para sostener la atención en hospitales y CAPS (centros de atención primaria). Reclaman también la incorporación del núcleo familiar a la obra social que les corresponde, así como el pago de viáticos y cursos de capacitación correspondientes a su programa de formación obligatoria.

Los residentes, así como el resto de la clase obrera del país, se encontraron comenzando el año con una enorme pérdida salarial. Después de los tarifazos y la devaluación, la inflación de casi el 50% de 2018 ha devorado entre el 20 y el 25% del salario. En este contexto, ATE acordó el año pasado con el gobierno provincial unas sumas compensatorias a pagarse en octubre, noviembre y diciembre (que fueron pagadas por planilla complementaria, lo cual significa en negro) y resolvieron el pago de un bono anual de $7000 a pagar en enero y febrero; la incorporación de $3500 al sueldo no remunerativo y no bonificable ($1500 de los cuales serían incorporados progresivamente como suma remunerativa en enero/abril y junio) y un incremento salarial del 15% en el primer semestre. Los residentes de la provincia fueron excluidos del cobro de estos montos, que además caracterizaron como insuficientes ya que no llegan a resarcir la pérdida adquisitiva y la mayoría de los trabajadores del Estado permanece por debajo de la canasta básica familiar, calculada en la zona de la Comarca-Viedma hoy en $48.220. Desde octubre del año pasado, realizaron múltiples notas y pedidos dirigidos a las autoridades provinciales en reclamo de los mismos, sin recibir respuesta. Agotadas las instancias “formales”, se organizaron y decidieron convocar estas jornadas de lucha que tomaron alcance provincial.

A partir de la medida de fuerza impulsada, pese a los intentos del gremio de suspender la actividad y acordar de manera informal por migajas intentando contener el reclamo para evitar la repercusión que se logró, la organización independiente de los trabajadores conquistó un avance logrando se incorpore el bono anual y los 3500 de aumento salarial. Entendiendo esto como el primer paso de un proceso de lucha que recién empieza, los trabajadores anunciaron que buscan una instancia de revisión de su contrato para conquistar el total del pliego de reivindicaciones que pusieron en agenda y que convocarían a una Asamblea Provincial de Residentes próximamente para elaborar un plan de acción.

La “paz social” con la cual las direcciones sindicales vienen respondiendo al gobierno no responde a nuestras necesidades sino a las expectativas electorales de uno u otro bando en disputa, quedando así los trabajadores despojados de nuestra principal herramienta para enfrentar el ajuste de Macri y el FMI.

Vamos por el pase a planta transitoria de los residentes. No a la discriminación salarial: los residentes son trabajadores de la salud.

Actualización salarial acorde a la inflación, salario básico igual a la canasta básica familiar.

El bono es una miseria: reapertura de paritarias con representantes electos en asamblea.

Entonces, es importante también, que los trabajadores residentes puedan afiliarse al gremio y poder profundizar la lucha por sus derechos laborales, a través de la participación activa y la elección de delegados.

Compartir

Comentarios