fbnoscript
4 de junio de 2019

UPA24: el reflejo de una crisis sanitaria general

Vecinos, trabajadores y estudiantes de Villa Domínico y Wilde se vienen expresando críticamente ante las precarias condiciones de la Unidad de Pronta Atención, ubicada en Caxaville al 5300 8 y Boulevard de los Italianos). Dentro de sus reclamos se ubican la falta de elementos básicos, pacientes con espera superior a las tres horas, cobertura de atención de 12hs (contradiciendo su nombre UPA24), deficiencia en el laboratorio y radiología. “Venimos a hacer una consulta traumatológica, me hice una placa, por suerte no se cortó la luz, que siempre pasa eso acá, pero ahiora me tengo que ir al Hospital Wilde para que analicen las imágenes”, nos comentó Luis, vecino de la zona. 

Recordemos que las UPAs son una creación de la gestión Scioli, quien en 2010, y copiando al intendente de Rio de Janeiro presentaba estas unidades como medio de “acercar la atención sanitaria a los barrios”. Más que acercamiento fue y es precarización, con el fin de liquidar los hospitales y llevar adelante una fuerte política de privatización del sistema médico. 

Pero las denuncias sobre la precarización en estas unidades no son solo expresadas por los pacientes. Por parte de los médicos y empleados de la UPA las denuncias se multiplican. No solo hay ausencia de profesionales, sino que los residentes, jóvenes que comienzan a dar sus primeros pasos en el sector, sufren amenazas de apertura de sumarios por parte de directivos provinciales si no se presentan a trabajar. 

Contratos laborales mediante la figura de becarios, negreando las condiciones laborales y salariales (menos de $10.000), que deben renovar de forma anual, provocan incertidumbre en los empleados. 

En marzo de 2019, el Concejo Deliberante de Lanús aprobó la administración compartida junto a Avellaneda de la UPA de Villa Jardín. Mediante la gestión compartida, la provincia aportará menos a las UPA y pone en un riesgo mayor de caída de un servicio esencial. Sumado a presupuestos municipales que han congelado en áreas como salud. 

No es algo llamativo, recordemos que cuatro años atrás (2015) el intendente pejotista de Avellaneda, Jorge Ferarresi, acordó con el macrismo la provincialización del Hospital Wilde. Entregándolo en bandeja para la destrucción y arancelamiento, que ya es denunciado por los pacientes a la hora de realizarse estudios en el nosocomio. 

“Convocamos a los vecinos, trabajadores de los barrios y de todas las unidades médicas a organizarnos en asambleas y definir un pliego de reivindicaciones, comenzando por la defensa de la salud pública y el rechazo a cualquier intento de privatización. Puesta en condiciones de las UPAs, hospitales y salitas. El pase a planta permanente de todos los trabajadores de la salud. Contra todos los convenios negreros y precarizadores.  Y basta de amenazas y aprietes a los trabajadores, ya que por este medio buscan implantar el terror, herramienta para instalar más ajuste en un área tan sensible como la salud”, afirmó Graciela Francisconi, dirigente del PO-FIT de Avellaneda. 

En esta nota:

Compartir

Comentarios