fbnoscript
18 de marzo de 2020

Coronavirus: el Gobierno de la Ciudad expone a los profesionales de salud de grupos de riesgo

Por las inmediatas licencias necesarias, la incorporación masiva de residentes y enfermeras y centralización del sistema de salud de la Ciudad (público, privado y obras sociales)
Por Matías Neuro
Hospital Gutiérrez

El colapso de la salud pública es anterior a la pandemia, con personal altamente precarizado y en condiciones de vulnerabilidad sanitaria.

 En este cuadro, y luego de que el gobierno nacional mediante el DNU n° 260/pen/2020 dictaminase la emergencia sanitaria y estableciese normas sobre la disposición del personal de Salud -considerado un área de máxima esencialidad-, en el día de ayer (martes 17) el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires dictó el decreto 147/2020 y una resolución reglamentaria del mismo. Todas las licencias del personal de salud fueron interrumpidas por tiempo indeterminado a partir de abril, sin compensación económica alguna; y las excepciones del personal dependiente del Ministerio de Salud se encuentran sujetas a la definición de riesgo según cada autoridad sanitaria.

En la Ciudad de Buenos Aires, la burocracia sindical de Asociación de Médicos Municipales (AMM) acordó con Horacio Rodríguez Larreta que las licencias sean evaluadas por un denominado “Comité de evaluación de grupos de riesgo COVID-19” constituido por ambos;  rechazando así la inmediata implementación de las restricciones a los grupos de riesgo claramente demostrados. De acuerdo con la resolución nacional si un trabajador tiene más de 60 años, embarazo, diabetes o asma, se le otorga la licencia. Pero les trabajadores de la salud que estaremos notablemente más expuestos al contagio quedan sujetos a las arbitrariedades de cada reglamentación provincial y comités de evaluación. Quieren restringir al máximo las solicitudes porque la falta de personal es catastrófica, de forma previa al coronavirus.

En un acto absolutamente criminal el gobierno de CABA convocó como refuerzos a enfermeres jubilades que no llegan a fin de mes -es decir, quieren exponer al principal grupo de riesgo en la primera línea de atención. Es el golpe final para quienes el gobierno siquiera reconoce como profesionales de la salud en la carrera municipal. Planteamos la inmediata incorporación de 1000 enfermeres en CABA, recién graduades o en el último año de su carrera, para cubrir el déficit precedente y sumar personal joven.

Les concurrentes de CABA no tienen ni siquiera ART, no reciben almuerzo ni cobran por su trabajo. Larreta lo sabe hace años. Incluso fue un reclamo central de la huelga de residentes y concurrentes en diciembre, volteando la ley exprés en la Legislatura Porteña.  Desde entonces el gobierno de CABA canceló reuniones con les delegades, el ministro de Salud Fernán Quirós declaró en una entrevista radial de FM La Patriada no tener tiempo para atenderlos por estar "muy ocupado con el coronavirus" y no resolvieron en todo este tiempo ninguno de los reclamos de la asamblea. Por este motivo muches concurrentes esta semana dejaron de asistir a sus hospitales, ya que en caso de contraer el virus y requerir cuarentena no solamente carecen de ART sino que además dejarán de cobrar en sus trabajos afuera, generalmente como monotributistas y en negro, de donde obtienen los ingresos para su subsistencia. Desde Tribuna Municipal planteamos todo nuestro apoyo a la inasistencia de concurrentes.

Una situación parecida ocurre con la modalidad de "cursistas", una forma extrema de precarización laboral sin salario ni ART, asociada fundamentalmente a la Universidad de Buenos Aires, en convenio con hospitales porteños pero también nacionales. Nutriendo la enorme caja de posgrados arancelados que maneja Carlos Rojo en  la Facultad de Medicina. El Hospital Garrahan tiene además un recurso propio que cobra bajo esta modalidad. Semejante precarización encuentra ahora la resistencia de muches para no asistir. Se verifica en la práctica que quienes son presentados como estudiantes de una carrera universitaria, están en verdad al frente de la asistencia sanitaria.

No cabe duda de que les residentes estarán al frente de la atención en los Cesac y Hospitales. Se está presionando fuertemente a residentes para cubrir la abrumadora falta de personal para la atención telefónica del 107, sumando guardias de 24 horas a sus jornadas extenuantes. La falta de personal de planta que se agrava con el coronavirus plantea tomar una resolución fundamental, tanto en CABA como en Provincia de Buenos Aires y Nación. El 31 de mayo, cuando varias predicciones calculan que seguiremos en epidemia, toda una camada de residentes y concurrentes terminarán su contrato laboral y quedarán desempleados. Es lo que ocurre todos los años con algunas excepciones que acceden a un cargo de planta, nutriendo de profesionales muy calificados a los sanatorios y clínicas privadas que se aprovechan de la situación desesperante para contratarlos en forma precaria con salarios de miseria. Por este motivo planteamos el pase a planta permanente en forma electiva para todes les residentes y concurrentes que finalicen sus contratos, a partir del 1 de junio de 2020.

Este fortalecimiento de la planta de trabajadores de la salud está plasmado en un proyecto de ley que Gabriel Solano (FIT-PO) presentó de manera urgente en la Legislatura porteña.

En los hospitales se está desarrollando una gran conmoción por este brutal ataque al personal de salud. Nuestra agrupación clasista Tribuna Municipal recibió en el día de ayer múltiples denuncias de rechazos de licencia a una secretaria de 71 años, una residente embarazada, un médico de planta de 63 años con enfermedad respiratoria, por citar algunos ejemplos.

Hay una fuerte decisión política gubernamental y de la burocracia sindical para que no se reúnan les trabajadores en reuniones o asamblea, sosteniendo un estado de sitio bajo el pretexto de la pandemia. En casos que se consideren podrían votarse delegades por sector y hacer reuniones con los recaudos que amerita el caso; les trabajadores de la salud sabemos mejor que nadie como proceder al respecto. Consideramos indispensable poner en pie Comisiones de Seguridad de Higiene integradas por el conjunto de les trabajadores de planta y tercerizades como ocurre con limpieza, lavandería y cocina en la mayoría de los Hospitales, quienes prestan servicios esenciales para el control de la infección.

La falta de insumos y aislamientos, con el consiguiente incumplimiento de los protocolos de atención, pone en riesgo la salud de los pacientes y el personal. No podemos dejar su estricto cumplimiento en manos de las direcciones hospitalarias que responden al gobierno en lugar de a nuestras necesidades. Al mismo tiempo es hora de reclamar una partida presupuestaria extraordinaria a quienes no dudaron en pagar a rajatabla los vencimientos de la deuda externa. Sabemos que utilizarán el pretexto de la pandemia para liquidar las paritarias y llevar el ajuste fiscal a una escala mayor para cumplir con el FMI. La burocracia sindical nos convoca a la pasividad aceptando migajas mientras el dueño de Swiss Medical reclama subsidios del Estado. Exijamos la recomposición salarial correspondiente a la contingencia sanitaria, con el consiguiente estrés y riesgo laboral. Defendamos nuestras condiciones de trabajo. Ahora es cuando.

Desde la agrupación Tribuna Municipal planteamos:

  • Licencia  inmediata de todo el personal de salud que pertenezca a un grupo de riesgo.

  • Conformación de comisiones de seguridad e higiene con delegados electos.

  • Incorporar a la planta hospitalaria a los más de 1400 residentes médicos y profesionales de la salud que egresan dentro de un mes.

  • Incorporar 1000 enfermeras y enfermeros recién recibidos o en el último año de formación a la planta hospitalaria de la Ciudad.

  • Remuneración proporcional y ART para concurrentes.

  • Duplicación del personal de atención del 107 para atender la enorme demanda existente.

  • Formación de un comando centralizado por parte del Estado y bajo control de los trabajadores para utilizar el conjunto de los recursos de salud de la Ciudad, tanto públicos, privados y de obras sociales para atender al conjunto
     

 

Compartir