fbnoscript
1 de abril de 2020

Schiaretti contra los trabajadores de la Salud

En medio de la pandemia aplican descuentos a quienes se organizan.
Por Martín Gamron
médico, Tribuna de Salud Córdoba

Con la última liquidación de sueldo numerosas trabajadoras y trabajadores de la salud de distintos hospitales provinciales se dieron con la terrible noticia de padecer descuentos en sus recibos de haberes. Y claro que la novedad es terrible porque a los ya paupérrimos salarios de todo el sector no le sobra ni un peso como para que sean descontados. 

Los casos se multiplican en el Neuropsiquiátrico, en el Hospital de Niños y en el Rawson (estos últimos dos hospitales afectados de pleno a la atención de pacientes con Covid-19) así como en otros nosocomios.
Justamente estos son algunos hospitales donde últimamente se han llevado adelante medidas de protestas contra el vaciamiento y la precarización, o pidiendo elementos de protección personal frente al virus o reclamando recomposición salarial. 

Schiaretti y Cardozo (ministro de Salud) eligen de esta forma perseguir y castigar a los trabajadores de los equipos de salud justo en el momento donde los mismos se encuentran luchando a brazo partido y exponiendo su integridad física para contener la pandemia y a contramano de un extendido reconocimiento y reclamo social a favor de los mismos. Claro está que en este trabajo de persecución y castigo a quienes reclaman cuentan con el silencio cómplice de la burocracia sindical del SEP con Pihén (secretario general del gremio y legislador del PJ) a la cabeza.

Desde Tribuna de Salud repudiamos enérgicamente los descuentos y la persecución a los trabajadores de la salud que se organizan y luchan. Exigimos la restitución inmediata de todos los descuentos y el cese del hostigamiento de parte del gobierno de Schiaretti. 

Levantamos además en nuestro programa un aumento salarial de urgencia, que los $5.000 pesos del bono nacional se apliquen al básico para que tenga un incremento mayor en el salario de bolsillo, no esté atado al presentismo y se sostenga en el tiempo y no sea solo por cuatro meses. Reclamamos además ante un cuadro inflacionario que se espiraliza la aplicación nuevamente de la cláusula gatillo. 

Trabajadores y trabajadoras de la salud es hora de organizarnos para frenar los atropellos, defender nuestros derechos y nuestro bolsillo. Recientemente en el Hospital de Urgencias, el intendente Llaryora (delfín de Schiaretti) intentó implementar medidas que perjudicaban y ponían en riesgo la salud de los trabajadores. La respuesta fue contundente, con asambleas, denuncias públicas, una carta abierta dirigida a la población y un pliego de reclamos que hizo retroceder esas medidas. Organicémonos por hospital en asambleas, formemos comités de seguridad e higiene que realicen los reclamos y denuncias. 

 


 

 

Compartir

Comentarios