23/04/2021

Chacabuco: los contagios crecen, el gobierno se empantana

¿Qué medidas hay que tomar?

En las últimas semanas hemos sufrido un aumento exponencial de los casos de Covid en nuestra ciudad, lo que llevó al Ministerio de Salud provincial a incorporar a Chacabuco a la lista de municipios con alto riesgo epidemiológico. Totalizamos más de 4 mil infectados desde el comienzo de la pandemia y 68 muertes. Las camas de terapia ocupadas siguen en aumento -36 pacientes cursando la enfermedad-, tensando aún más un sistema sanitario que ya funciona al límite.

Ante este panorama preocupante y de absoluta crisis, esta mañana el intendente Víctor Aiola junto a su secretario de Salud, Ignacio Gastaldi, anunciaron en conferencia de prensa que la ciudad pasa a fase 2 pero manteniendo las clases presenciales. A partir del próximo sábado los comercios, bares y restaurantes cierran a las 19hs, la circulación se restringe desde las 20 hasta las 6 y los deportes podrán practicarse con un máximo de 10 personas al aire libre.

Maquillaje para ocultar su fracaso

Sin embargo, este retroceso a fase 2 no ataca las causas reales del aumento de contagios. A pesar de la insistencia del intendente en que “las reuniones sociales son la principal causa del aumento de los casos”, la realidad indica otra cosa. Para enfrentar una pandemia lo que corresponde es restringir al máximo la circulación del virus, algo que por supuesto no se logra prohibiendo circular a las 3 de la mañana, donde de por sí la circulación es casi nula, o permitiendo las clases presenciales, donde cientos de padres y madres se trasladan para llevar y retirar a sus hijos, sumado al personal docente y auxiliar que acude a cada establecimiento educativo.

Mal que le pase a Aiola y su gabinete, los contagios se dan en los lugares de estudio (con burbujas que se rompen a diario, docentes y alumnos contagiados), en los lugares de trabajo (ya hay varias denuncias de empresas locales que no respetan los protocolos ni aíslan a los contactos estrechos) y en el transporte. Por eso es necesario limitar al máximo las actividades que no son esenciales durante 15 días, logrando así aplanar la curva de contagios. El Estado debe garantizar el salario de los trabajadores que se verán afectados, contemplando además un bono para monotributistas y desocupados que permita atender las necesidades básicas mientras dure el aislamiento. Es decir, hay que poner los recursos al servicio de garantizar la salud de la población y no de los negocios empresariales ni las patronales del campo, que ansían continuar la producción pensando en sus propias ganancias y poniendo en riesgo a toda la clase obrera.

Necesitamos una salida integral

Desde el Partido Obrero en el Frente de Izquierda Unidad tenemos propuestas de fondo para enfrentar esta crisis sanitaria:
1- Centralización de todo el sistema de salud, para mejor disponer de los recursos humanos y tecnológicos en beneficio de la población. Aumento salarial para todo el personal de salud equivalente a la canasta básica.
2- Garantizar los protocolos en todos los lugares de trabajo. Por comisiones de seguridad e higiene a cargo de los trabajadores.
3- Medidas restrictivas en actividades no esenciales con el sustento económico de $40.000 del Estado a los parados.
5- Suspensión de la presencialidad escolar hasta que se reduzcan los casos de acuerdo al semáforo epidemiológico. Condiciones para la virtualidad: dispositivos y conectividad gratuita para alumnos y docentes. Actos públicos presenciales, designación de nuevos cargos, aumento de la cantidad de auxiliares.
6- Vacunas para personal de salud, docentes y grupos de riesgo. Que el Concejo Deliberante se expida por la liberación de las patentes y la intervención de los laboratorios privados que producen la vacuna en Argentina y no las garantizan.

En esta nota

También te puede interesar:

El virus se extiende a las provincias del interior.
El distrito ya no tiene camas disponibles para pacientes con coronavirus y tampoco posibilidad de derivar.
El intendente Gay y Kicillof acuerdan pasar a fase 3 en medio de un récord de muertes por Covid-19.
La crítica situación se paga con la vida de los trabajadores
Un gobierno en “stand by” ante la catástrofe sanitaria en curso