29/07/2020

Crecen los contagios en el Roca: es urgente la necesidad de protocolos obreros en los ferrocarriles

Vamos por la organización de los trabajadores para frenar la curva de contagios.

Esta última semana volvió a incrementarse la profusión de positivos de coronavirus en el ferrocarril Roca, luego de una seguidilla en Boletería y otras áreas que hace difícil seguir el conteo de casos.

El martes, en el obrador de vía y obra de Glew, se dio un positivo de Covid-19 y hubo cinco aislados, entre ellos el capataz y el subcapataz. Luego aislaron al turno tarde de los revisadores de Plaza Constitución por el contagio de la hija de uno de los compañeros y a un trabajador del mismo sector, pero de Berazategui. También dio positivo un compañero de puesto fijo de Quilmes. Otros contagiados fueron un mecánico de Escalada y una compañera tornera de Tolosa.

En Ezeiza, se detectó el contagio de dos encargados de mesa de brigadistas, que son quienes hacen entrega diaria de los elementos de prevención al personal, por lo que los compañeros del turno mañana se autoaislaron, llamaron a la línea provincial 148 y pidieron licencia médica para ser testeados.

Llavallol y Tolosa

Desde el 21 de este mes estaban aislados un supervisor del depósito de Llavallol y su hijo, que también se desempeña allí. Este martes 28 se los confirmó como positivos, y fueron aislados once trabajadores del turno mañana. También se espera el resultado del hisopado de un compañero de almacenes de turno noche.

En lugar del aislamiento y testeo de todo el personal del depósito, el gremio pactó el aislamiento por turnos. Primero, el aislamiento y testeo del turno mañana; si hay positivos, el turno tarde; si hay también allí, el turno noche. Un escalonamiento propenso a facilitar varios días la expansión del contagio.

En los talleres de Tolosa se conoció que la jefatura se proponía efectuar traslados de personal con destino al depósito de Llavallol, con motivo de cubrir el licenciamiento de estos compañeros afectados por el contagio o aislamiento de Covid-19. Otro grave error: el traslado de personal de un lugar a otro también fomenta los contagios.

El protocolo obrero de protección contra el Covid-19 que elaboró el Sindicato del Neumático (Sutna), por poner el ejemplo de una gremial clasista que lucha porque se respete en todas las empresas del sector, se basa en el encapsulamiento de trabajadores evitando los traslados de sector, para impedir precisamente la diseminación del virus.

Por disconformidad con esta situación, los compañeros de los talleres de Tolosa recurrieron a la Comisión de Reclamos de la Unión Ferroviaria. Los representantes sindicales prometieron a viva voz que «de acá no se mueve nadie, ya paramos los traslados». Al día siguiente, por intermedio de mensajes de WhatsApp, la jefatura notificaba a estos mismos compañeros de Tolosa que debían trasladarse hacia el depósito de Llavallol. Encima se discutía por la no entrega de los elementos de prevención personal.

Ante la evidente entregada, los compañeros se reunieron exigiendo la notificación escrita correspondiente y repudiando la inoperancia del gremio. Un descontento contra las actitudes de los delegados que no nace con los traslados sino con las promesas y cajoneo de notas reclamando por la recategorización del sector.

Desde el principio de la pandemia, defendimos que se trabaje con las dotaciones mínimas imprescindibles para garantizar el servicio. Los brigadistas deberían haber continuado trabajando por rotación, como fue al principio, de modo de reducir el impacto sobre la plantilla de personal de cualquier contagio.

En el caso del depósito de Llavallol, con guardias mínimas de cuatro o cinco trabajadores por turno alcanzaría para el alistamiento de los equipos y una reparación diaria no profunda sino de mantenimiento correctivo. De ese modo, ante una emergencia habría personal de reserva para ser convocado sin necesidad de traslados. Esto también vale para los talleres de Escalada.

Los «protocolos» empresarios subordinan la salud del trabajador al objetivo de la explotación capitalista. Hacen falta protocolos obreros como en el Sutna.

Por eso planteamos, una vez más, que se garanticen elementos de prevención suficientes para cada trabajador, la desinfección permanente de las formaciones y dependencias, el licenciamiento inmediato y testeo masivo en cada área con contagio, dotaciones mínimas imprescindibles para garantizar el servicio y licenciamiento del resto de los trabajadores. Basta de traslados de personal. Que se conformen comités obreros de seguridad e higiene, electos por los trabajadores, para exigir a la Unión Ferroviaria y a Trenes Argentinos el cumplimiento de protocolos votados en asamblea.

También te puede interesar:

Fue presentado por el Sindicato de Trabajadores Municipales.
El nosocomio "está operativo internamente" sin responder a reclamos de les trabajadores.
Pese a ser diabético, no había sido licenciado. No recibió atención por parte de la obra social de UTA ni de Ioma.
La provincia de Córdoba con nuevos récord diarios, complicada situación en el interior.