22/08/2020

El Covid-19 pega un salto en San Juan

A raíz de 27 casos positivos de coronavirus detectados esta semana en el departamento de Caucete, el gobierno sanjuanino resolvió el viernes el regreso a la fase 1 de la cuarentena. Previamente, había dictado un decreto que endurecía las medidas de aislamiento en la localidad mencionada y que suspendía en toda la provincia el turismo interno y las actividades deportivas y recreativas.

Hasta el momento, la provincia solo contaba con 22 casos positivos. Frente al brote en Caucete, el gobierno de Sergio Uñac realizó una conferencia de prensa junto a su secretario de seguridad Carlos Munizaga y otros funcionarios. Centró las culpas en la población, al aludir a fiestas clandestinas y al uso de caminos alternativos para entrar o salir de la provincia. Finalmente, reclamó “una alta dosis de responsabilidad”. En otra conferencia, volvió sobre el mismo punto: «el no cumplimiento obligatorio de la cuarentena de algún ciudadano (sic) determina que 800.000 sanjuaninos debamos hacer cuarentena en nuestras casas durante 14 días».

O sea, nada de mirar para adentro. Ninguna explicación de que hace pocos días se iniciaron clases presenciales en 3 niveles educativos, siendo que no están dadas las condiciones sanitarias ni pedagógicas para ello, ni cuentan con el apoyo de padres y docentes. Por eso, el ausentismo fue protagonista en esta semana, aun ante la presencia policial uniformada en los establecimientos.

Al mismo tiempo, la cuarentena no ha llegado a las grandes mineras, que han seguido funcionando. Recientemente, un caso sospechoso en Veladero obligó a aislar a aquellos trabajadores que habían compartido el viaje a la mina con el posible infectado, un trabajador de Caucete. Este problema es clave porque los lugares de trabajo se han mostrado a nivel nacional como grandes centros de contagio, como resultado de la concentración de personal y el incumplimiento de protocolos por parte de las patronales.

Mientras se muestra permisivo con las grandes empresas, Uñac instala retenes policiales que afectan a la población más oprimida.

El desborde de casos y de los hospitales en esta pandemia se da no por culpas individuales, sino por la negligencia empresaria y la debacle sanitaria, es decir por factores que hacen al modo de funcionamiento de un sistema. Todo esto refuerza la necesidad de luchar por protocolos en los lugares de trabajo y comisiones de higiene y seguridad en los barrios.

En esta nota

También te puede interesar:

La base de datos de la Universidad de Oxford consideró que las cifras oficiales "no tienen la calidad suficiente".
Récord de nuevos contagios diarios en todo el continente.
Denuncia de las enfermeras del Hospital Rawson de Córdoba y reclamo a las autoridades.
Entre los contagios de coronavirus y el incumplimiento del convenio colectivo de trabajo.