05/07/2020

Falleció en Chaco por coronavirus la enfermera Mónica Moyano

Una nueva víctima de la precarización en la provincia.

Las Autoridades de la Unidad Médica Educativa Uncaus confirmaron en la mañana del sábado 4 el fallecimiento de la enfermera Mónica Moyano, internada por Covid-19, luego de 18 días de permanecer internada. La suya es la muerte número 108 en la provincia del Chaco, y la segunda, tras la del doctor Miguel Duré del hospital Perrando, entre el personal de salud.


La sensación inevitable de dolor que atraviesa el personal médico es comparable con la bronca que despierta la precariedad salarial y laboral, criminal, en la que se encuentra “la primera línea” o los “héroes y heroínas” que son las y los trabajadores de la salud. Mónica era una de las tantas trabajadoras precarizadas del sistema de salud del Chaco, una enfermera becada con un salario de miseria, sin los insumos ni protecciones necesarias.


La precarización y la falta de inversión, dos puntos vitales que intervienen en la crisis de la salud en el Chaco, es de arrastre: han pasado gobiernos radicales y peronistas y no han hecho más que mentir y profundizar el ajuste de un presupuesto indiscutiblemente insuficiente. A la falta de inversión, de respuestas salariales, del pase a planta o las condiciones laborales y de salubridad, se suma que el personal está trabajando al máximo de sus capacidades humanas y técnicas, con varios compañeros y compañeras contagiados, y hasta viendo morir a sus colegas en sus propias manos.


El caso de Mónica es el de cientos de compañeras y compañeros que tienen que salir al campo de batalla día a día en pésimas condiciones, con escasos recursos, en una de las provincias más afectadas por el Covid. Son altísimos los porcentajes de trabajadores de la cartera de la salud en negro, con salarios precarios y en precarias condiciones laborales.


La dolorosa noticia de la muerte de Mónica, de tan solo 33 años de edad, como así también la muerte del doctor Duré, no van a pasar desapercibidas. Debemos organizarnos, contra la parálisis de la burocracia sindical, contra el abandono de un Estado que no defiende los intereses de las y los trabajadores, por la triplicación del presupuesto de salud, por el pase a planta, el aumento de salario, los insumos, los reacondicionamientos de los centros de salud y ambulancias. Estos reclamos serán parte de pliego de reivindicaciones por los que nos movilizamos el próximo lunes 6 de julio, a las 8 h, desde el Hospital Pediátrico.


Que la lucha recorra la provincia. Pongamos en pie asambleas que discutan las necesidades de cada sector y un plan de lucha unificado hasta obtenerlas. Que no tengamos que lamentar más víctimas de la precarización como Mónica Moyano y Miguel Duré.