24/06/2020

Hospital Udaondo: paro de 48 horas en el servicio de quirófano

Por mejoras en la calidad y cantidad de EPP y los protocolos.

El lunes 22 y el martes 23 de junio los trabajadores camilleros del hospital y los técnicos instrumentadores quirúrgicos del servicio de quirófano realizaron un paro exigiendo mejorar la calidad de los Elementos de Protección Personal y aumento en la provisión de los mismos, principalmente. A su vez exigen que se expongan los datos de los pacientes, se le realicen los triages de ingreso pertinente ante las urgencias y que a todos los pacientes que ingresen se les haga el test de proteína. Esto, a raíz de que el viernes han hecho una intervención quirúrgica a un paciente con Covid-19 sin saberlo. La situación demuestra una gran improvisación en los protocolos de ingreso.


El hospital ya ha tenido casos de personal contagiado producto de este tipo de manejos hace más de un mes, entre ellos camilleros y enfermeros. Parece que las autoridades no han utilizado este tiempo para mejorar los protocolos de ingreso de los pacientes ni conseguido los EPP necesarios, en cantidad y calidad, que necesita el personal. Pero, como contraparte, han avanzado con descuentos a los trabajadores que estuvieron aislados durante mayo, un ataque directo en esta situación tan sensible de posible contagio. Esto por orden del director del Hospital y este mes los subdirectores pretende continuar el mismo camino. La junta interna de ATE ha pedido reunión para tratar estos problemas desde el 1° de junio y todavía no hay respuesta.


Durante la cuarentena, el hospital no ha modificado su trabajo producto de la derivación de pacientes con patologías gastrointestinales desde los hospitales generales de agudos, que se han focalizado en el tratamiento de pacientes Covid-19. Sumando la mala calidad y cantidad de EPP y la falta de protocolos de protección para el personal, se configura una combinación muy peligrosa para los trabajadores.


Los compañeros en estos momentos están deliberando como sigue el plan de lucha, ante las presiones de la dirección para que vuelvan a prestar servicio y se normalicen las cirugías. Si no hay una mejora concreta, los trabajadores podrían sostener las medidas de lucha.