27/05/2020

Los contagiados de Villa Azul sufren abandono en la Universidad de Quilmes

Video: las unidades sanitarias precarias imponen pésimas condiciones a los pacientes.

La precariedad de las instalaciones de unidades sanitarias en toda la provincia de Buenos Aires, para intentar solventar un sistema de salud totalmente deficitario frente a la pandemia del Covid-19, no son noticia. Esta vez vecinos de Villa Azul -barrio con 174 casos de contagio- que se encuentran en la unidad sanitaria instalada en la Universidad Nacional de Quilmes (Unqui), denunciaron esta mañana las condiciones de abandono que viven los pacientes de dicha unidad.


La Unqui fue equipada con 133 camas para albergar a pacientes confirmados y a confirmar, los cuales obviamente debieran ser tratados por separado, con un prudente distanciamiento. Sin embargo, los pacientes no cuentan hoy ni siquiera con los alimentos suficientes, ni con medidas de distanciamiento entre los confirmados y los que se encuentran a las espera.



Los pacientes allí aislados cuentan con escasos productos para alimentarse. En el video denuncian que pasan hambre, teniendo que racionar productos como el azúcar o pan dulce en mal estado; no les suministran ni siquiera frutas para los niños que se encuentran también en la unidad; tampoco cuentan con elementos como vasos (los cuales deben compartir); tienen un solo dispenser de agua para pacientes contagiados y quienes aún están a confirmar. No tienen los insumos básicos de higiene como jabón, alcohol en gel, pañales para los niños o papel higiénico. Esto sumado a las malas condiciones en la que se encuentran los baños e instalaciones para pasar los días de aislamiento. Denuncian también que se encuentran obligados a pasar frío, ya que no cuentan más que con pequeños calefactores para aulas con ocho camas. 


La instalación de la unidad sanitaria tenía como objetivo asilar casos leves, con tratamientos para prevenir que estos empeoren, como así también el aislamiento de posibles casos contagiados. El vicerrector de la Unqui, Alfredo Alfonso, dijo en una entrevista estar articulando con referentes de la Unión Industrial, la Economía Social y Solidaria y del sector productivo para que las enfermeras y los médicos que asistan a la Unqui puedan contar con todos los insumos (ropa adecuada, barbijos, etc.) para atender a los pacientes. Sin embargo, los pacientes no cuentan con la atención necesaria. Denuncian que algunos están empeorando y no son asistidos. Se trata de personas que podrían comenzar a necesitar otro tipo de asistencia para salvar su vida. Tampoco les brindan medicamentos para los malestares como dolor de cabeza, o control de la fiebre, o información para su tranquilidad.


El fracaso de los objetivos con los cuales se dispuso la unidad sanitaria instalada en la Unqui no escapa a la realidad que se vive en el resto de las unidades, como tampoco en el conjunto de las instituciones de salud que exponen un alto grado de carencias estructurales y económicas.


Esta crisis sanitaria desatada en el Conurbano bonaerense está dando lugar a que, por ejemplo, en la Villa Azul donde hay 174 contagiados y los vecinos presentan condiciones de vida de hacinamiento y altos niveles de pobreza, el gobierno provincial y municipal militarice la zona, en vez de proporcionar tratamiento médico, sanitario, alimentos y brindar elementos de higiene al los vecinos del barrio; lo mismo sucede estaría sucediendo en la vecina Villa Itatí, que alberga a más de 40.000 personas; o en Villa Inflamable (Avellaneda) donde ya hay rumores de avanzar con los mismos métodos que en Villa Azul.


La provincia de Buenos Aires ya cuenta con 4.000 afectados sobre un total de 12.000 contagiados por coronavirus a nivel nacional, el propio gobernador Axel Kicillof reconoció la gravedad de esta situación teniendo en cuenta las pocas posibilidades del sistema sanitario del conurbano de hacer frente a una mayor brote pandémico.


Es necesario volcar todos los recursos a reforzar el sistema de salud, y mejorar las condiciones de vida de los barrios más vulnerables al contagio. Exigimos inmediata asistencia a la unidad sanitaria instalada en la UnquI, con equipamientos proporcionados por el gobierno de la provincia para tratar debidamente a los pacientes, como así también la proporción de alimentos, bidones de agua y los elementos de higiene necesarios. A su vez, debe haber un plan integral de asistencia médica, sanitaria y alimentaria en los barrios, así como tomar todas las medidas para prevenir futuros brotes de contagio.