12/05/2020

Observatorio de los trabajadores – Informe del sector de Salud

El sistema sanitario en terapia intensiva. Mirá el mapa interactivo
Por Sebastián Rodriguez Redactado sobre los informes de los trabajadores de la salud de Tribuna de Salud, del Partido Obrero y la Coordinadora Sindical Clasista

Los sectores populares desamparados ante la pandemia, porque para los gobiernos capitalistas, la salud es un negocio. Este informe contiene el más completo cuadro existente sobre la crítica situación que viven, en todo el país, el sistema de Salud y los trabajadores y profesionales de la actividad, quienes están colocados en la primera línea frente al coronavirus y a cargo del cuidado de la salud de la población. 


La pandemia desnudó la extrema vulnerabilidad del sistema sanitario a nivel mundial. La mercantilización de la salud es un aspecto intrínseco del capitalismo. La crisis del Covid-19 demostró una vez más que los estados son representantes del capital y que su prioridad es la defensa de la rentabilidad empresaria y no la satisfacción de las necesidades más elementales de las masas laboriosas.


En Argentina, los recursos destinados a salud son claramente insuficientes para la atención del pueblo trabajador. En un escenario de pandemia esta situación se agrava. Todos los gobiernos han colocado el presupuesto nacional al servicio del pago de la fraudulenta deuda pública y los subsidios al capital.


Se desperdiciaron más de 50 días para poner en condiciones el sistema sanitario de cara al pico de contagios. No hubo reconversión de la industria, ni impuesto a la riqueza, ni partidas especiales sustanciosas, ni centralización de la salud para atender las demandas sanitarias. Por el contrario, el gobierno cede a las presiones patronales por mayores subsidios y el fin definitivo de la cuarentena y el  aislamiento, aún sabiendo que son recursos indispensables para hacerle frente a la pandemia. 


El mapa se ve mejor en forma horizontal en celulares



No hay precisiones sobre el número de respiradores disponibles en el país pero se estima que serían menos de 10.000 para una población superior a los 44 millones. En este punto vale mencionar que el 31 de marzo el gobierno nacional pagó deuda por un monto equivalente a 25.000 respiradores, 14 veces el monto de la partida especial para salud.


A esto hay que añadirle los escándalos que se han conocido de las compras con brutales sobreprecios como, por ejemplo, el del gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, que adquirió barbijos a $3000 cada uno en medio de la pandemia. Negocios ante todo.


Prioridades del gobierno


Los números oficiales de la zona sur del AMBA sirven de referencia: Esteban Echeverría cuenta con 22 respiradores para atender a una población de más de 200.000 habitantes (1 respirador cada 9.000); en Lomas de Zamora el índice es de 1 cada 6.500; en Lanús, 1 cada 7.000 y, en Avellaneda, 1 cada 3.500. En la provincia de Neuquén el índice es 1 cada 4.500 con el agravante de que las dos terceras partes de los respiradores pertenecen al sistema privado.


En ese cuadro, la centralización del sistema de Salud, medida elemental para enfrentar la pandemia, pero que choca con los intereses del capital privado y de la burocracia sindical -que a su vez tienen enormes negocios en común- se está abriendo paso como reclamo del conjunto de los trabajadores de Salud. Así lo demuestra la combativa asamblea unificada de residentes de Caba y PBA y que se está extendiendo a las provincias.



La falta de elementos de protección personal recorre a todos y cada uno de los centros de salud del país. Es una expresión más de la degradación del sistema sanitario. No es casual que el país tenga una elevada tasa de contagio entre los profesionales (864 contagiados, 9 fallecidos).


La falta de personal es otro punto crítico. Los trabajadores de Buenos Aires, Río Negro y Córdoba denuncian que los gobiernos les extienden obligatoriamente la residencia. El estado debería pasar a todo el personal a planta permanente y convocar a los estudiantes del último año de las carreras sanitarias (medicina, enfermería) para incorporarlos con capacitación especial y salario de convenio a la plantilla de profesionales.


Otra forma de cubrir vacantes precarizando es la extensión de la jornada laboral. Las guardias de 36 horas son extenuantes y ni siquiera reconocidas salarialmente.


El pluriempleo es una constante en la actividad debido a los bajos salarios. El caso de las enfermeras de la Ciudad de Buenos Aires, a las que Rodriguez Larreta ni siquiera reconoce como profesionales de la Salud para mantener deprimido sus salarios y las condiciones de trabajo, es el mas emblemático pero no el único.



El gobierno solo anunció el pago de un bono miserable a todo el personal de Salud que, rápidamente, se convirtió en un bono de alcance restringido.


En Caba, la ley de Emergencia Económica recientemente aprobada por la Legislatura está orientada al congelamiento salarial de los trabajadores, entre ellos los de Salud. Una importante movilización rechazó la ley y expresó el repudio de la base trabajadora.


Los profesionales de la salud privada sufren las mismas urgencias que los del sector público: bajos salarios, pluriempleo, ausencia de Elementos de Protección Personal (EEP). Es extendida la precarización laboral bajo modalidad de monotributistas: sin ningún beneficio de convenio, ni vacaciones pagas y, en algunos casos, ni ART. Además cobran por producción, con lo cual sus ingresos mermaron en proporción a la baja en las atenciones dispensadas en el marco del aislamiento. Lo mismo vale para las obras sociales.


Recientemente, patronales como las del Otamendi y del Hospital Aleman, descontaron el 50% del salario argumentando que la diferencia será depositada por el Anses de acuerdo al programa de subsidios ATP. Los trabajadores respondieron con asambleas. Algunas empresas, como las del Italiano, el Güemes y Mater Dei, además, recortaron salarios.


El gobierno no les exigió ningún balance, ni apertura de libros para acceder al beneficio, a pesar de que la medicina privada fue beneficiada en los últimos años con aumentos permanentes de las cuotas de los afiliados, por encima de la inflación, haciendo un recorrido inverso al salario de sus trabajadores y afiliados. A su vez, el desembolso del Anses no fue compensado con una modificación del paquete accionario a favor del organismo estatal, lo que constituye un vaciamiento de sus arcas.


En los geriátricos y residencias para mayores el cuadro es similar, agravado por la combinación de pluriempleo y población de riesgo. 35 personas (6 de ellos trabajadores de la Salud) fueron evacuadas del geriátrico Carpe Diem en Recoleta donde se produjo una contaminación colectiva. Anteriormente, casos de centros ubicados en los barrios de Parque Avellaneda y Belgrano habían dado la alarma.


El sistema público de la provincia de Buenos Aires, donde se atienden 18 millones de personas, es una síntesis de la situación general del sector. Según un informe relevado por Cicop, 53 de los 79 centros de salud necesitan obras importantes de infraestructura y, según las propias autoridades provinciales, dos necesitan ser demolidos. Faltan como mínimo unos 2100 profesionales (550 médico/as y 1550 enfermero/as) y se perdieron 663 camas por falta de inversión en infraestructura.


El gobierno provincial acaba de cerrar paritarias aceptadas “en disconformidad” por las direcciones sindicales: los médicos están lejos de cubrir el costo de la canasta familiar y denuncian que sus salarios viene deteriorandose frente a la inflación, paritaria tras paritaria. El gobierno de Kicillof en febrero desembolsó más de 24 millones de dólares de un bono emitido por el gobierno de Vidal. Otra vez: prioridades del gobierno.


En el interior del país, los trabajadores levantan los mismos reclamos. El paro anunciado por los médicos de Santa Fe obligó al gobierno provincial a hacer concesiones. Algo similar ocurrió con el reclamo de los autoconvocados de Salta por falta de EPP que tuvo su caja de resonancia en la Legislatura provincial a través de la banca del PO en el FIT-U.


En Tucumán, los profesionales del centro de Salud, Hospital de Niños y del Padilla visibilizaron sus reclamos por los EPP. En el Hospital de Famaillá, el personal de higiene -contratado fraudulentamente en una cooperativa trucha- está dando la bartalla contra el despido de todos sus trabajadores.


En Neuquén las asambleas recorren todos los hospitales y se pronuncian contra las deudas salariales y por elementos de bioseguridad. En Río Negro los trabajadores respondieron con una conferencia de prensa frente al ataque de funcionarios del gobierno. En Villa Regina la asamblea arrancó EPP y la rotación del personal.


Este cuadro encuentra a los trabajadores de la Salud en la primera línea de fuego frente al coronavirus. Los reclamos recorren los centros de Salud de todo el país, públicos y privados. El pedido de universalización del bono toma cuerpo entre los trabajadores, al igual que el planteo de no tomar tareas si no se cuenta con el EPP, el pase a planta permanente, la reapertura de paritarias y la centralización del sistema sanitario.


En hospitales y centros de Salud los trabajadores se manifiestan con cortes de calles, radios abiertas, movilizaciones y se organizan en asambleas por sus reclamos. Aún no atravesamos el pico de contagios y el sistema de Salud da muestras de extrema vulnerabilidad. 


Desde el Partido Obrero apoyamos e impulsamos cada uno de los reclamos y luchas de los profesionales de la salud. A continuación exponemos un breve recorrido sobre la situación en distintos distritos y las denuncias que nos hicieron llegar los trabajadores.



La crisis del sistema sanitario recorre todo el país


El siguiente es un cuadro pormenorizado de la crítica situación que viven el sector de la Salud y los trabajadores de la actividad, en los principales distritos del país.


Ciudad Autónoma de Buenos Aires (CABA)


Falta de Insumos, Equipos de Protección Personal (EPP) y rotación del personal


El Ministerio de Salud de CABA no provee los materiales de bio-seguridad y los EPP correspondientes y en las últimas semanas el gobierno de Rodriguez Larreta protagonizó episodios de corrupción alrededor de la compra de barbijos y las “máscaras” faciales de protección. Como contrapartida, en diferentes centros (Ramos Mejía, Gutierrez, Elizalde, Cesac’s) los trabajadores se organizaron en asambleas para reclamar estos EPP y la rotación del personal que, en algunos hospitales, se pudo imponer. En el Hospital Neuropsiquiátrico Borda hubo actividades de protesta en la puerta, mientras que la Justicia ha fallado a favor de los recursos de amparos presentados en el Hospital Ramos Mejía, Moyano y Tornú entre otros.



Pluriempleo


Las 9.000 enfermeras y enfermeros de los centros públicos de atención son las más postergadas ya que, en medio de la pandemia, se cristaliza el desprecio de Rodriguez Larreta por su trabajo y continúa con la exclusión de esos trabajadores de la Carrera Profesional. Así, los someten a bajos salarios que los obligan a extender sus jornadas laborales con un segundo empleo en establecimientos privados de Salud.


El pluriempleo es la norma para este sector y a su vez una fuente de contagios y trasmisión transversal del COVID-19. Como pasó en el los servicio de Maternidad del Ramos Mejia y el hospital Penna. Pero también lo sufren el resto de los profesionales. En el hospital Zubizarreta, por ejemplo, la jefa de la UTI (Unidad Terapia Intensiva) se contagió en una clínica y producto de eso tuvo que cerrarse el servicio del hospital y aislar a los profesionales. En el Hospital Fernandez pasó una situación similar con un médico residente de anestesia. En el hospital de Oncología María Curie se tuvo que cerrar el quirófano durante algunos días por otra situación del mismo tipo.


Salarios


Todos los trabajadores dependientes de la CABA y, por ende, los de la Salud, tienen su paritaria vencida. El sindicato Sutecba y la Asociación de Médicos Municiaples (AMM) han acordado con el gobierno el pago de una suma fija de 7.97% que es la mitad de la cláusula gatillo, que se terminó de pagar en marzo y correspondía a lo que se había perdido contra la inflación del período 2019-2020. Por ende el salario sigue siendo el mismo y se profundiza la pérdida del poder adquisitivo.


Como contrapartida, el gobierno ha congelado cualquier aumento mientras dure la pandemia y con la posibilidad de extender la disposición hasta fin de año, luego de haber logrado imponer la ley de Emergencia Económica. A esto se suma que los más de 5.000 residentes y concurrentes todavía no han cobrado el bono del Estado nacional. Por su parte, la mayoría de las enfermeras no alcanza un salario que cubra la canasta familiar.


Respuesta de los trabajadores


El martes 28 de Abril, los trabajadores de la Salud protagonizaron una jornada de lucha en la puerta de centros de Salud que luego se replicaron con otra jornada de lucha el jueves 7 de mayo, el día que en la legislatura porteña se votó la Ley de Emergencia Económica. En diferentes centros de salud surgieron asambleas de trabajadores, ante la connivencia de las delegaciones gremiales médicas con las autoridades o la ausencia de la Federación de Profesionales. Las mismas sirvieron para enfrentar el hostigamiento y los aprietes de los directores de los hospitales. En el Penna, la asamblea elevó un comunicado a la dirección que previamente había culpado al personal por los contagios, que la obligó a desdecirse y a pedir perdón. En el Piñero también se dio una situación similar.


Residentes y Concurrentes CABA


Este sector, agrupado en su asamblea, fue el organizador de estas jornadas mencionada anteriormente. Luego de reunirse con el subsecretario de Planificación Sanitaria, Daniel Ferrante, a fines de marzo, no encontraron respuesta a sus reclamos y volvieron a la lucha. Replicando asambleas en varios hospitales y manteniendo el método de la democracia, votaron un pliego de reivindicaciones en su asamblea general. El martes 12 llevarán sus reclamos más inmediatos a una nueva reunión con el funcionario: reconocimiento salarial y derechos laborales para más de 1000 concurrentes y el pase a planta de residentes, concurrentes y jefes que terminan este año.



Córdoba


Con la expansión del COVID-19 se agudiza la situación crítica del sistema de Salud provincial. A la falta de instrumental, equipamiento, insumos, EPP, se suma la falta de personal, tanto en los nosocomios provinciales como los municipales. A pesar del ocultamiento de los casos de médicos/as y enfermeros/as ya contagiados/as en sus lugares de trabajo, después del contagio masivo en Saldan y los casos en Villa Santa Ana, que llevaron al cierre de las localidades sobre la ruta 5 e incluso Alta Gracia, han trascendido casos en clínicas privadas, ligadas al Pami, como el Hospital Italiano que terminó en cuarentena y casos ocultos en hospitales públicos que, según el Gobierno, serían limpios, como en el caso del hospital Misericordia. Se suma la situación en la propia capital  de la provincia, donde se aisló a uno de los barrios más populares de la zona sur, Hogar III, donde ocurrió un caso autóctono e incluso el de una vecina del mismo barrio, que se encontraba en un refugio del Ministerio de la Mujer.


Es decir que, en la provincia, aumentan los casos por la plena responsabilidad del gobierno que deja a la suerte al conjunto de les trabajadores de la Salud al no garantizar para el conjunto del sector los EPP. Además, con los salarios de misera, un enorme sector de trabajadores de la Salud tiene al menos dos trabajos, es decir el pluriempleo, que también termina siendo un factor que se convierte en potencial vector de contagio.


Frente a esto, los anuncios de Schiaretti hacen agua por todos lados. Los 700 nuevos agentes que anunció desde el comienzo de la cuarentena resultan insuficientes, por la falta de personal, que ya antes de la pandemia era denunciada sistemáticamente por les trabajadores. El anuncio de los 300,000 testeos a trabajadores de la Salud pública, se planteó tarde y también resulta insuficiente frente al problema del pluriempleo, ya que todo el sector de clínicas privadas queda por fuera. Hay que señalar también, que se realizan a cuentagotas.


Respecto del salario, el único anuncio es que la provincia podría emitir bonos, como se anunció en una sesión legislativa, que solo se habilitó para definir la emisión de cuasimoneda. Respecto del bono de $20,000 en 4 cuotas anunciado por el gobierno nacional, es una incertidumbre para les trabajadores porque nadie lo ha cobrado aún. 


A les residentes, les han extendido las residencias con el objetivo de no convocar el personal faltante. Es una denuncia histórica la de que la salud se sostiene con el trabajo precario de este sector. En el sector privado han avanzado en recortes en las becas.


La situación ha empeorado debido a los hostigamientos por parte del gobierno provincial, que amenaza con sumarios administrativos a les residentes.


Desde Tribuna de Salud, impulsamos la conformación de los comités de higiene y seguridad en los hospitales como así también la elaboración de pliegos de reclamos por hospital. Esta perspectiva fue tomada por la Unión de Trabajadores de la Salud (UTS), que ha impulsado la campaña de creacion de comisiones de biodeguridad y por les trabajadores del hospital Misericordia, que han sido convocados a formar parte del propio comité del hospital a partir de todas las.denucias realizadas. Los que habían hecho punta en este sentido fueron les trabajadores municipales del Hospital de Urgencias.


El reclamo del bono ha puesto el eje en el aumento salarial que en la provincia, el Sindicato de Empleados Públicos (SEP) cerró a espaldas de les trabajadores por un 16% en cuotas.


Mendoza


Al inicio de la cuarentena se sintió fuerte el reclamo por la falta de EPP. Circularon fotos de máscaras artesanales, hechas con botellas de Coca Cola, con las que habían tenido que intubar un caso de Covid. En ese momento, el gobierno bajó un memo a todos los hospitales prohibiendo la difusión de fotos, videos o cualquier informacion relacionada con "cuestiones internas del hospital".


Despues de esto empezaron a aparecer donaciones particulares y, retricciones de servicio mediante, también algunos insumos de parte del Estado, pero a cuentagotas (según ellos para que no sea malgastado por los trabajadores de la Salud antes de tiempo). Los trabajadores administrativos fueron los últimos en acceder a los barbijos y máscaras, recién cuando su uso fue obligatorio para todos los ciudadanos. Esta falta de EPP al principio genera que de alrededor de 80 contagiados que tiene la provincia, 12 sean trabajadores de la Salud (pública y privada).


Siguen latentes los reclamos salariales y de pase a planta de precarizados. Al momento de redactar este texto (11/5) transcurre una asamblea en el Hospital Central por estos temas. Desde el gobierno ya anunciaron también pago desdoblado del próximo sueldo para trabajadores de planta.


La OSEP, que es la Obra Social de los Empleados Públicos que maneja el gobierno, está en la misma situación o peor que el resto del sistema público.


En el sector privado la falta de EPP fue igual que en el sector público, faltando en particular para al personal administrativo. La Clinica Francesa cerró sus puertas apenas se iniciara la cuarentena por varios casos positivos entre el personal y teniendo que aislar a todo el resto por la falta de protocolo.



Neuquen


El gobierno de Gutierrez rebaja los salarios de los estatales. No paga el ajuste salarial por IPC, ni los ítems “Ropa de trabajo” ni “Movilidad horizontal” correspondiente al primer trimestre del año.


Entre el sistema de salud estatal y el privado Neuquén cuenta con solo 2,5 camas disponibles cada 1000 habitantes en toda la provincia mientras la OMS recomienda 8 por cada mil. De las camas de UTI, el hospital público tiene 35 y las clínicas privadas 102. Con respecto a los respiradores el sistema público cuenta, según datos oficiales, con 43 mientras el sistema privado más que duplica esa cifra, con 92.


En la Jornada nacional de lucha del 7 de mayo, Trabajadores del Hospital Zapala y el Hospital Plottier se pronunciaron por el pago YA. En Zapala se constituyó una Comisión de Bioseguridad: reclaman EPP e insumos y sacaron una Carta Abierta a la comunidad denunciando la situación.


Hospital de Cutral Có: asamblea de trabajadores autoconvocados reclaman EPP e insumos al igual que en el Hospital Castro Rendón donde, además, se realiza una encuesta por la necesidad de constituir comités de Bioseguridad, 

En el Hospital de Loncopué los trabajadores que atienden pacientes COVID 19 tuvieron que comprarse en forma personal los EPP para atenderlos en forma mas segura.


 


Los trabajadores y trabajadoras tercerizados del Hospital Villa La Angostura denuncian que la empresa Plaxo SA no pagó salarios adeudados. A raíz del accidente de un trabajador se les informa que no tienen cobertura de la ART.


La banca del Frente de Izquierda, presentó en la Legislatura un proyecto de pase a planta de los tercerizados de salud.


Santa Fe


La crisis sanitaria desatada con el Covid 19, vino a tirar por la borda el planteo levantado durante años por el Frente Progresista (con el médico y ex gobernador Binner a la cabeza) y ahora también, por el gobierno del PJ: la falsa afirmación de que Santa Fe cuenta con un sistema de salud público sólido y con recursos y personal suficiente.


Perotti tuvo que admitir que el 73% de las camas de terapia intensiva corresponden a las clínicas privadas. Y esto en el mejor de los casos, ya que contabilizó nuevas camas de cuidados intensivos creadas en las últimas semanas de dudosas condiciones, y una porción de ellas sin respiradores.


Además que, por sobre todo, no considera la ocupación ya existente de esas camas de terapia intensiva. El gobierno provincial indicó que con reprogramaciones de operaciones y con la reducción de la circulación social, la ocupación de las camas de cuidados intensivos se redujo de un 80 o 90% a un 60%.


Por lo tanto, en el mejor de los casos, ese 40% son efectivamente alrededor de 100 camas libres para cuidados intensivos en toda Santa Fe, para una provincia con más de 3 millones de habitantes. La estadística publicada por todos los medios de comunicación, que indican que Santa Fe cuenta con 4,7 camas cada mil habitantes, no solo demuestra la insuficiencia (ya que la recomendación es de 8 a 10 camas cada mil habitantes), sino que oculta que esta cifra se alcanza cuando se suma el sector privado que es el mayoritario.


El inmenso crecimiento de grupos empresariales como el grupo Oroño de Rosario, contrasta con el brutal vaciamiento de los hospitales públicos, tanto provinciales como municipales y la flexibilización y precarización laboral de los profesionales de la salud. La superexplotación y flexibilización laboral, la necesidad de contar con más de un trabajo por los bajos salarios, la falta de elementos de bioseguridad, ha derivado en un cóctel explosivo: el 21% de los contagios de Covid 19 en Rosario, corresponden a personal de Salud. Es incluso una cifra que está por encima de la media nacional.



Paro de médicos: ante el anuncio del paro de 72 horas por parte de los sindicatos Siprus y Amra, el gobierno provincial de Perotti tuvo que reacomodarse y anunciar que les pagará el bono de cuatro cuotas de 5 mil pesos a los trabajadores de atención primaria, y no solo a quienes se desempeñan en áreas de internación.


Río Negro


No hay acuerdo del gobierno provincial con Nación sobre la definición de “caso sospechoso”. Aún no se cobró el bono. Gran parte del EPP corresponde a donaciones, muchas de dudosa calidad, en lugar de ser garantizadas por el estado.


Frente a la falta de personal se redistribuyó el recurso dejando muchas veces sin cobertura a los centros de atención primaria, limitando así a los equipos que trabajan en el territorio. El municipio convoco voluntarios para cubrir esos baches.


Para cubrir el plantel médico se obliga a los residentes a extender sus contratos hasta septiembre, inhabilitando su posibilidad de acceder a cargos al negarse a dar los certificados correspondientes al final de residencia/jefaturas si se renuncia antes de lo estipulado por la prórroga. (Cuando el contrato firmado era hasta el 31 de mayo).



La provincia tampoco tiene concurso para los cargos. Aumentó el número de pacientes con obra social que se atiende en hospitales y centros de Salud, ante la falta de respuesta (especialmente Pami).


Faltan muchos medicamentos no covid (insulina, anticonceptivos inyectables y pastillas, misoprostol, etc.).


El pluriempleo de varios de los profesionales claramente es un factor que suma al contagio intrahospitalario del personal. Debido a los bajos salarios es imposible sostenerse con un solo cargo. Incluso quiénes son contratados full Time tienen trabajos extras para complementar. Agentes sanitarios, administrativos especialmente, utilizan las horas extras a modo compensatorio.


Tampoco se definió desde el hospital como directiva general la implementación de equipos rotativos (solo algunos servicios).



En Villa Regina, el 6 de mayo pasado se realizó la primera asamblea de trabajadores. Se consiguió la entrega de barbijos y alcohol en gel a simple petición en Farmacia y la rotación y suspensión de todas las actividades programadas.


Un funcionario de Salud Ambiental y una enfermera de Control de Infecciones acusaron a los trabajadores de estar derrochando insumos. Estos respondieron con una conferencia de prensa de alto impacto en los medios.


Chaco


El vaciamiento, la falta de insumos, elementos de higiene personal y ambiental, la falta de inversión trae como consecuencia que más del 50% de los contagiados son trabajadoras y trabajadores de la salud.


El sistema de salud provincial viene siendo golpeado desde hace años por los grandes recortes presupuestarios destinados a este sector. Trabajadores precarizados, falta de personal, salarios de miseria, recursos y equipamientos insuficientes para garantizar la atención de sus usuarios; esta problemática se encuentra agravada por la situación de emergencia sanitaria que atraviesa la sociedad.


Hoy, los encargados de cuidar la salud de la población no cuentan con los insumos de bioseguridad necesarios para protegerse del contagio: mascarillas, viseras protectoras, guantes de látex, camisolines estériles, así como otras condiciones mínimas de seguridad. Esta situación se agrava en el interior de la provincia.


Un informe oficial del Ministerio de Salud del Chaco reveló que el 52,7% de los contagiados son trabajadores de Salud o empleados relacionados a esos servicios: médicos, enfermeros, kinesiólogos, técnicos y administrativos. ¡Y en estas condiciones el gobierno provincial propone flexibilizar la cuarentena!


El Hospital Julio C. Perrando, donde una masiva asamblea de trabajadores denunció ante los medios la falta de insumos e inversión para garantizar los protocolos de salubridad e higiene, tiene la mayor cantidad de afectados: 41 contagios entre los profesionales de la Salud y otros 19 entre el personal relacionado (asistentes y administrativos), lo que da un total de 60 trabajadores. Trabajadores con salarios de miseria, con becas o contratos de servicio como salario. En esas condiciones mantiene el gobierno provincial a "los héroes" de la Salud.



Otro caso (similar al de la clínica Providencia de Buenos Aires) es el Fresenius, una corporación internacional especializada en servicios de diálisis, con sedes en todo el mundo. Tiene 19 contagiados: 6 profesionales y 13 del personal relacionado.


Dos de los nueve fallecidos en Chaco eran pacientes de esta clínica de diálisis. Hay otra persona que falleció cuyo hisopado todavía no fue analizado; de confirmarse que había contraído Covid-19 sería la tercera víctima de ese establecimiento privado.


El Sanatorio Modelo, también privado, está tercero en la lista con 18 casos. Le siguen otros privados, con uno o dos casos. El Hospital Pediátrico tiene un caso.



Prácticamente no existe establecimiento de Salud en la ciudad capital chaqueña (la más afectada por la pandemia) que no tenga al menos un caso de contagio


Los trabajadores del servicio de emergencias de las ambulancias 107 UCEM, del Ministerio de Salud del Chaco, que cumplían funciones en dependencias del Hospital Perrando, fueron trasladados de manera sorpresiva e inconsulta a realizar tareas en una casilla precaria dentro de un predio con un edificio en obra, en Resistencia. Son 124 trabajadores de ese servicio, entre médicos, enfermeros, paramédicos, choferes y otros. Este ataque a los derechos laborales atenta contra el funcionamiento de este servicio esencial dentro del sistema sanitario, en medio de la situación de pandemia.



Salta


“No podemos apagar un incendio sin insumos, además muchos de nosotros ni siquiera tenemos ART porque somos contratados”, dijo uno de los voceros de la asamblea de médicos del Hospital Del Milagro, especializado en coronavirus en la capital de Salta; es el lugar en donde se realizan los análisis de los casos sospechosos.


Casi a la misma hora se reunió otra asamblea de médicos, reclamando EPP en el hospital Papa Francisco. Al igual que los trabajadores del hospital Del Milagro. En este caso, además, se convocaron ante el anuncio de que podrían sufrir una merma en sus salarios en nombre de que los profesionales de ese hospital tendrían “baja productividad”.



Un cinismo notable ya que se trata del hospital que será el centro de la atención a los contagiados, el único que ha quedado con esa función de manera exclusiva. Los pacientes de otras patologías fueron trasladados a otros hospitales y en el edificio de una escuela colindante se instalaron decenas de camas para la atención de baja complejidad. Son los médicos de este hospital los que están en un ritmo muy intenso de capacitación porque serán la primera línea de atención en caso de que los contagios se disparen.


Se produjeron renuncias del gerente del hospital de Mosconi y de los médicos de la guardia del hospital de Joaquín V. González con denuncias sobre de falta de insumos y de directivas claras en el manejo del Covid-19.


En el Papa Francisco se aprobó un petitorio que defiende la integridad del salario en todos sus ítems; se repudió el memorándum de la ministra de Salud que traslada la responsabilidad de un eventual contagio a los trabajadores de la Salud, en lugar de que el Ministerio garantice los elementos de calidad suficientes para preservar la vida de los trabajadores; reconocimiento del ítem “actividad critica” para los trabajadores del hospital; se manifestó la solidaridad con el reclamo de los trabajadores precarizados para su pase a planta permanente; se planteó el repudio a las amenazas contra profesionales que han hecho público algunos de estos reclamos y se realizó un emplazamiento al gobierno a dar respuesta en las próximas 48 horas.



El sistema de salud de Salta colapsa por falta de inversión. Al gobierno de Sáenz solo se le ocurrió financiarlo con un descuento de los salarios estatales que ha sido rechazado de plano. El PO en el Fit-U presentó en la Legislatura un proyecto de ley para que los grandes patrimonios y grandes rentas de la provincia financien un conjunto de medidas para enfrentar la pandemia que incluyen todos los reclamos de los trabajadores de la Salud.


La Rioja


El gobernador de La Rioja, Ricardo Quintela, atacó duramente a los trabajadores de la Salud, adjudicándoles la responsabilidad por la propagación del coronavirus en la provincia. La Rioja es la que figura con más casos entre las provincias del Noroeste del país en relación a su población. Y donde el 80% de los positivos son trabajadores de Salud.


La respuesta de los trabajadores fue la denuncia generalizada de la situación del sistema de Salud, público y privado, ambos bajo la responsabilidad del Estado. Por ejemplo, el Consejo Médico denunció en un comunicado “la carencia de insumos para atender los casos, y  la falta de elementos apropiados para poder prestar la atención médica con seguridad”.


También lo hicieron desde el Colegio Médico Gremial de La Rioja que denunció “innegable deficiencia en la provisión de medios de protección” y reclamó “pagos complementarios, descansos compensatorios, provisión de equipos de bioseguridad seguros, testificación a todo el equipo de choque”. También fueron numerosas las denuncias particulares de personal de Salud que subieron imágenes a las redes sociales de los elementos lastimosos que les entrega el gobierno, mientras los funcionarios usan para sus fotos protectores de primera línea.


Igualmente hubo un gran repudio popular a los dichos de Ricardo Quintela, ya que el pueblo de La Rioja viene de años de padecer el ajuste y la destrucción del sistema de Salud provincial. Por ejemplo, el mismo día que el gobernador atacaba a los trabajadores, se conoció el reclamo por parte del director del Hospital de Chilecito por una deuda de sumas por guardias a sus trabajadores. Sumas que permiten completar un salario para paliar la situación de crisis que se vive. Cabe recordar que los salarios de los trabajadores de planta son los más bajos del país y que existen muchos trabajadores precarizados (contratos, becas, ayudas). Situación que lleva, por ejemplo, a la falta de profesionales, ya que muchos emigran a otras provincias en busca de mejores sueldos.



Tucumán


Los números que el propio gobierno tucumano difundió al inicio de la cuarentena muestran que la provincia contaba con menos de 300 camas disponibles y en la mayoría de los casos escasean los insumos, las instalaciones son deficientes y el personal está precarizado cobrando salarios por debajo de la canasta familiar. Para citar algunos ejemplos, el Hospital de Famaillá (una ciudad de aproximadamente 30 mil habitantes) tiene apenas 18 camas, Lules (68 mil habitantes.), 20 camas al igual que La Cocha. Esta situación es alarmante ya que la provincia es la más densamente poblada del país. 



La ministra de Salud, Rossana Chahla, en alguna de sus tantas respuestas “irresponsables” aseguró que “teóricamente si está asintomático no puede contagiar” (sic), cuando es conocido que la expansión de casos se ha dado mayoritariamente mediante personas que no presentaban síntomas. Además, planteó que la provincia cuenta con 40 respiradores para una población que supera el 1,6 millón de habitantes. Esto revela el vaciamiento crónico de la Salud pública por parte de todos los gobiernos en los últimos 30 años.


También en esta provincia se sucedieron las protestas en los principales centros sanitarios desde el inicio de la pandemia. Los médicos del Hospital Centro de Salud (uno de los más grandes de la provincia) denunciaron que “carecen de elementos básicos para trabajar ante la pandemia del Corona Virus”. Faltan barbijos, camisolines, guantes, alcohol en gel y todo lo que se necesita para protegerse, revelaron los trabajadores. 



El despido de 6 trabajadores de la cooperativa San Lorenzo Mártir a principios de abril pasado, que se desempeñaban realizando tareas de limpieza en el hospital de la localidad de Famaillá por salarios que ni siquiera cubrían el salario básico, volvió a destapar la precariedad en la que revestían estos trabajadores. La limpieza de los hospitales y centros primarios de asistencia de la provincia son tercerizados a manos de cooperativas truchas que según denuncian sus propios trabajadores están en manos de funcionarios que operan a través de testaferros.


Estas cooperativas funcionan como empresas, con el agravante de que no pagan aguinaldo, vacaciones ni licencias médicas a sus trabajadores. Negocio redondo que es avalado por el gobierno provincial y por la burocracia sindical de ATSA. En el caso de la cooperativa San Lorenzo Mártir, por ejemplo, tiene a su cargo la limpieza de 20 nosocomios.



 

También te puede interesar:

Ante el avance de los contagios, reclaman el avance urgente de los proyectos, luego de que diputados de varios bloques manifestasen su apoyo.
Una nueva víctima de la precarización en la provincia.
Observatorio de los trabajadores – Informe número 11
Que la desidia estatal no se lleva más trabajadores de la salud. Impulsemos el relevamiento en los distintos efectores.
Entrevista por Instagram Live con integrantes de la Asamblea de Residentes y Concurrentes de CABA