18/05/2020

Quilmes: director del hospital Iriarte contagiado con Covid-19

La primera línea de lucha contra el coronavirus continúa desguarnecida.

Al finalizar el día domingo se confirmó del contagio del director del hospital Iriarte, Juan Fragomeno, mientras su par, Daniel Abarquero, continua internado en una clínica del distrito. También están en estudio ocho directores más del nosocomio (5 días Periodismo del Sur, 17-5).


Entrado el fin de semana surgió la denuncia de un caso de Covid-19 en la fábrica Cattorini.


Los casos en el distrito de Quilmes continúan creciendo. Hace semanas los trabajadores del hospital reclamaban los elementos de bioseguridad para evitar su contagio y hoy gran parte del personal está en riesgo de haber sido contagiado.


Los trabajadores del hospital esperan la pronta recuperación de sus compañeros, “porque más allá de las discusiones que tuvimos por la falta de elementos, son compañeros que están todos los días poniendo el cuerpo en la lucha contra la pandemia” (palabras de una enfermera del hospital). Fragomeno es persona de riesgo, por su edad y por haber padecido cáncer, todo indica que es asintomático, lo cual lleva cierta tranquilidad a sus compañeros.


No obstante, la primera línea lucha con pocos recursos esta pandemia. Antes de ser “héroes” son trabajadores que llevan su labor en pésimas condiciones de trabajo y con salarios de pobreza.


Quilmes se está transformando en un foco de infección en sus barrios más populares. El hermetismo en la información incrementa la flexibilización de la cuarentena. No es lo mismo el contagio en el centro de Quilmes que en las barriadas más populares. En los días de cobro colapsan los escasos cajeros- por ejemplo en San Francisco Solano- y a su vez, en distintos puntos del distrito las personas realizan citas para comprar y vender; la falta de trabajo y la negativa a entregar los $10.000 a todos los trabajadores parados por la pandemia empujan a romper la cuarentena y se ponen en riesgo miles de vidas. El Polo Obrero de Quilmes continúa reclamando la entrega de alimentos que desde Nación- Provincia y el municipio niegan.


El foco de infección de la fábrica Cattorini es un peligro latente y la patronal continua produciendo envases de cerveza (¿la tarea que realizan es esencial?). Los trabajadores del Penta continúan reclamando el pago de sueldos desde hace dos meses. Los trabajadores del hospital Oller tienen insumos que provienen más de donaciones que del gobierno y continúan reclamando el Samo. El testeo, que tanta propaganda tuvo en los medios, fue una entrevista a familias y no 17.000 testeos que dicen haber realizado.


Mayra Mendoza desarrolla toda una campaña de fotos y videos en las redes pero estos problemas no son atendidos en los términos solicitados o que ameritan. El propio gobierno está relajando la cuarentena en la idea de que lo peor ya pasó. Nada de esto, recién se inicia el invierno y la propagación del virus con las enfermedades estacionales es un claro peligro.


Por la centralización del sistema de salud, equipamiento y un sueldo igual al costo de la canasta familiar. Por subsidio al parado de $30.000 ya. Comisiones de seguridad e higiene de trabajadores en cada lugar de trabajo.



 


 


 

También te puede interesar: