16/03/2021

17 de marzo: jornada nacional autoconvocada de organizaciones de jubilados

Por un aumento de emergencia de $15.000.
Integrante del Plenario de Trabajadores Jubilados/ CSC

El debut de la nueva movilidad, con el 8,07% para el primer trimestre del año, puso rápidamente en evidencia que se trata de una nueva pérdida de 3% en solo tres meses de la nueva fórmula; como muchas organizaciones de jubilados lo anticipamos.

Es una nueva confiscación a millones de jubilados, pensionados y PUAM, que se suma a los decretos de Fernández del pasado año. Las dos cuotas del bono de $1.500 a lo largo de tres meses para la mínima es para hacer pasar el nuevo robo. ¡$50 por día o $100 por dos meses (con el bono de la vergüenza) para la mínima!

El haber mínimo quedara en $20.571. Debajo de la línea de la indigencia que es por ahora de $21750. Las PUAM, peor aún, quedarán en $16.547.

El “paliativo” del bono de $.1500 para quienes cobran hasta $30.000, sólo se percibirá en abril y mayo y no será retributivo, es decir que no se integra al haber. De este modo los haberes superiores sufrirán una quita mayor, como sucediera en el primer trimestre 2020. Tenemos entonces que el gobierno “popular” PJ-kirchnerista vuelve a hacer una quita millonaria en la masa de haberes de los “abuelos” para cumplir con sus compromisos con el FMI.

En las cajas especiales de Anses, recibirán 7% los universitarios y 10,4% los docentes que es aún peor que para el resto porque abarca un semestre entero.

De este modo las condiciones ya penosas de vida de la inmensa mayoría de los adultos mayores, sólo podrá agravarse, sin la menor esperanza de que pueda revertirse esta situación mientras subsista esta política. Ya sabemos por propia experiencia que no se trata sólo de haberes miserables, sino de un derrumbe asistencial para las y los adultos mayores en Pami, Obras Sociales provinciales y el verdadero escándalo de la vacunación por Covid tardía, insuficiente y nuevamente con el sometimiento a largas colas. En Tres de Febrero lucha contra el cierre el colectivo del personal de salud de la Clínica San Andrés que atiende a 18.000 afiliados al PAMI.

Salir a luchar, el único camino

Seguir soportando esta gravísima situación no puede ser la perspectiva de nadie. Así lo entendemos desde la Autoconvocatoria de Organizaciones de Jubilados: tenemos que salir a luchar si queremos vivir dignamente.

Llamamos entonces a todas y todos los jubilados, pensionados y PUAM estén o no organizados, a sumarse a nosotros este próximo 17/3 en cada localidad del país, y a las 15h frente al Congreso. En el acto, nos sumaremos a la convocatoria al ruidazo el día 20 a las 20hs convocado por Eugenio Semino, de quién se escuchará una invitación especial.

Cada provincia y localidad ganará las calles, movilizando con el siguiente programa:

Derogación de la movilidad confiscatoria. Por el 82%, movilidad automática según la inflación o los sueldos. $15.000 de aumento de emergencia ya y proporcional a todos los haberes. Recuperación de lo perdido durante el gobierno de Macri y el de Fernández.

$56.000, haber mínimo equivalente a la canasta básica jubilatoria. No a los topes jubilatorios. Jubilación inmediata de los miles de mayores que no acceden al beneficio por no reunir los requisitos. ¡Cuando la mayoría han sido despedidos y terminaron trabajando en negro! Moratoria ya. Incorporación de las pensiones graciables y de las PUAM a los derechos jubilatorios plenos.

Por la restitución de los aportes patronales, fuera la intervención de Anses y Pami. Por direcciones electas entre sus beneficiarios y trabajadores. Vacunación inmediata a los adultos mayores preservando la seguridad, la higiene y la comodidad junto con la garantía de vacunación universal a toda la población. Liberación de las patentes. Fabricación nacional bajo control de los trabajadores.

¡Fuera el pacto con el FMI! Reclamamos a las centrales sindicales que rompan con el gobierno y lancen un plan de lucha. Unidad de trabajadores activos y jubilados.

También te puede interesar:

La ley de movilidad jubilatoria en vigencia establece una actualización trimestral de los haberes.
Ocho millones de jubilados y pensionados no cubren sus necesidades básicas.
La reforma jubilatoria de Kicillof y Santín al servicio de los bonistas buitres.​