fbnoscript
15 de marzo de 2012 | #1214

La cuestión del sindicato camionero

Un piquete camionero cortó las calles céntricas de La Plata, en protesta por el despido de 600 trabajadores de Covelia. No es que el sindicato le pare a su propia empresa, sino que Scioli le cortó los víveres de la distribución del Plan Vida, con lo que golpeó a los niños necesitados y a los obreros de Covelia al mismo tiempo. En la Capital, miles de miembros del sindicato se movilizaron junto a los despedidos de Eki: 2000 empleados de Comercio y 300 afiliados a Camioneros. Pablo Moyano se unió con Oscar Nieva, quien pertenece a la fracción moyanista opositora a Cavalieri. Los problemas no terminan aquí. Camuzzi produjo un sonado conflicto al despedir a 200 camioneros de la rama clearing en Chubut, quienes pasaron al freezer de una conciliación voluntaria con la promesa de una reubicación. Ese proceso no culminó, pero la reubicación sería, en el mejor de los casos, en el Correo, por un menor salario y con otro encuadramiento gremial. El tema Camuzzi es apenas la punta de un iceberg: hay en marcha toda una reorganización de las contratistas privadas de servicios, las que se preparan para los cortes de los subsidios en gas y luz -tarifazos-, por lo cual han desatado múltiples planes de 'racionalización' contra los trabajadores. Los primeros que pierden son los empleados de las tercerizadas de la rama de correos privados, encargadas del reparto de boletas de servicios -lo que no tardará en sentirse en intendencias y provincias. Tomada denunció que "los trabajadores no pueden ser defendidos en la actualidad con cortes y amenazas", en alusión a su ex socio Moyano. El ajuste en marcha no elude a los camioneros y al gremio hoy no lo arreglan con discursos altisonantes. En la regional Quilmes de Covelia, un movimiento reclama elegir un nuevo cuerpo de delegados. Ya había ocurrido algo similar en una empresa de recolección de la Capital, ante un durísimo conflicto. En la empresa Unir, propiedad de la "corpo", recientemente un movimiento acabó con un sistema de banco de horas, con lo que se recuperó la jornada laboral. La crisis del gobierno con los sindicatos plantea una reorientación completa de la política de Camioneros. Hacen falta fuertes cuerpos de delegados. Es también la tarea en Eki, donde hacen faltan delegados de las 120 sucursales que se basen en asambleas, sean éstos afiliados a Comercio o a Camioneros, para unir la lucha contra todo despido.

Julio Romano

En esta nota:

Compartir