fbnoscript
6 de julio de 2012 | #1229

Defendamos la gran huelga de los Dragones

Por Miguel Antunez
Comodoro

La huelga general de los 3.500 tercerizados petroleros encuadrados en la construcción se está transformando en la lucha más grande contra la tercerización, continuadora de los tercerizados ferroviarios, reprimidos por la patota de Pedraza que mató a Mariano.

Contra lo que dice la campaña difamatoria del gobierno y de las "corpos" acerca del ‘violentismo' de los trabajadores, los Dragones acataron tres conciliaciones obligatorias. El reclamo que levantan es que se les asigne el mismo porcentaje de aumento que a los petroleros (23%, les ofrecen un 12) y un vale de transporte equivalente a 4 horas, de 28 pesos, como tienen los petroleros, que luego bajaron a tres pesos.

Al fin de las sucesivas conciliaciones y el inicio de la nueva fase del conflicto, tuvieron 40 despidos, ahora ampliados a 150. En esta etapa no hubo conciliación alguna; la Panamerican, el gobierno de Buzzi y el de Cristina se jugaron a quebrarlos, Gendarmería "cristinista" incluida.

El fondo de este conflicto es que su enorme organización sindical, ni siquiera inscripta, ha conseguido arrimar sus salarios al de los petroleros (aún inferiores en cuatro mil pesos) y echar a la patota de la Uocra de Gerardo Martínez. El "601" Martínez, aliado estratégico de Das Neves y Buzzi, sigue cobrando por ellos el 1,5% de cada salario, por descuento compulsivo de convenio, y otros $84 por cada trabajador al momento de la firma de la paritaria.

Das Neves les prometió la inscripción gremial y así logró la adhesión de algunos dirigentes de los Dragones: de allí su "enredo" en la interna pejotista, como tantas veces les ocurrió a los delegados petroleros y tercerizados del norte santacruceño. Fueron totalmente traicionados por Buzzi y por Das Neves, agentes estratégicos de las compañías petroleras.

Panamerican y el kirchnerismo están empeñados en mantener -y profundizar- todo un esquema de tercerización laboral y trabajo basura en el petróleo, funcional a las "inversiones" que la nueva gerencia "profesional" de YPF, junto a De Vido y Kicillof, pretenden para la Exxon y demás "inversores" a los que se les ofrecen las áreas.

Los Dragones han procedido a cortar las rutas 3 y 26 y 3 y 30 tras el desalojo, para evitar la represión de la Gendarmería. Los piquetes se mantienen con guardias rotativas masivas, las 24 horas, en medio del rigor del invierno patagónico. Las "dragonas" y su movilización mostraron la cara de la familia obrera en lucha, subiendo la moral de los huelguistas, que lejos de tener un "contrapeso" en sus casas se sienten acompañados por sus familias.

En las últimas horas el gobierno propone una nueva conciliación obligatoria. Pero lo propone con el revólver en la cabeza de las tropas desplegadas y la orden judicial en la mano. Una asamblea obrera, el martes 3 de julio a las tres de la tarde, la rechazó antes de ser dictada. El olfato obrero interpreta, con justicia, que levantar los piquetes sin obtener las reivindicaciones y las reincorporaciones, llevaría una derrota.

Compartir

Comentarios