fbnoscript
26 de julio de 2012 | #1232

Cerro Dragón: la puja intercapitalista embarra la negociación

Las largas negociaciones entre los Dragones y la Pan American Energy (PAE) aún no han arrojado resultados definitivos.

El conflicto ha desatado una importante puja política y económica entre grupos capitalistas. La reprivatización de YPF es uno de los puntos centrales de estas disputas, porque la PAE es una de las suministradoras de crudo a YPF, junto con otros grupos petroleros entre los que está incluido Cristóbal López -agente económico directo de los Kirchner, ahora interesado en ser vendedor privilegiado de YPF. López explota el yacimiento Cerro Negro -cercano al Cerro Dragón- y tiene las destilerías de San Lorenzo, en la provincia de Santa Fe. También es propietario de la OIL y de un centenar de estaciones de servicio con esa marca en todo el país. Los reclamos gremiales de los Dragones, desconocidos por la PAE -los cuales culminaron con la toma de los yacimientos-, ahora están siendo utilizados como parte de esa negociación. Pero la cuestión de fondo es la siguiente: Gerardo Martínez; el gobernador de Chubut Buzzi, y la PAE actuaron durante meses en una alianza de militarización de la zona, para lograr la derrota militar de los Dragones mediante la Gendarmería.

Gerardo Martínez tiene su interés en volver a recuperar el espacio perdido en Chubut por la desafiliación masiva de 3.000 trabajadores a la Uocra. Tiene un grupo de choque que actúa en Cerro Dragón. Buzzi, el gobernador, fue un peón fiel de la PAE hasta la movida nacional que reprivatizó YPF. A partir de allí, fue cambiando su libreto de actuación política.

A partir del conflicto, con la presencia en Chubut de funcionarios nacionales, se abrió una línea dictada por el gobierno de Cristina, que busca también condicionar, también dentro de la solución, las antiguas relaciones que se mantenían con la PAE -incluso, con reclamos del mismo Kicillof para que esta empresa redujera un 20% los precios de venta de crudo a YPF.

Cristóbal López fogonea desde su diario El Patagónico, los "incumplimientos" de la PAE. Y hasta el propio gobernador -antes un perro fiel de la multinacional- anuncia multas por incumplimientos. Por su parte, los medios financieros de la oposición al kirchnerismo hablan de una alianza de los Dragones con Cristóbal López.

Sin embargo, no debe existir en la Argentina un empresario más antiobrero que Cristóbal López. Eso lo saben mejor que nadie los Dragones, como también lo saben los compañeros de la histórica huelga del Casino Flotante y los empleados de los Casinos y Bingos de López en todo el país, en los que reina una dictadura de patotas gremiales y el cercenamiento de los derechos gremiales mínimos de los trabajadores.

Cualesquiera sean las intenciones de Cristóbal López para sacar provecho del conflicto, el reclamo de los Dragones sigue siendo la equiparación salarial con los petroleros; un acta donde se establezca que todos los trabajadores están dentro del yacimiento; la restitución de los fondos de su mutual ilegalmente congelados por el gobierno y que se los exima de las causas penales armadas por la PAE contra su organización. De no establecerse estos acuerdos, habrá un nuevo round en este largo conflicto.

Juan Ferro

Compartir

Comentarios